Economía y Empresas > En Paysandú

UTE exige garantía a nuevos clientes por deudas de otros usuarios e inmobiliarias reclaman

UTE tiene la potestad de solicitar garantías pero el criterio de aplicación depende de cada oficina departamental. La Cámara Inmobiliaria trasladó su inquietud al ente

Tiempo de lectura: -'

21 de enero de 2020 a las 05:03

Desde mediados de 2019 los agentes de la Inmobiliaria Paysandú comenzaron a encontrarse con una situación nueva. Cuando pretendían alquilar un inmueble e instalar un nuevo servicio de UTE, la empresa les decía que el servicio de esa vivienda tenía una deuda y que era necesario colocar una garantía para poder realizar el contrato con el nuevo cliente, sin ningún tipo de vínculo con el usuario anterior. “Era algo que hasta entonces nunca nos había pasado”, explicó a El Observador Walter Garré de la Inmobiliaria Paysandú y presidente de la Cámara Inmobiliaria del departamento. 

Los contratos de UTE son “personales e intransferibles” por lo que el titular del contrato “no podrá exonerarse de sus responsabilidades ante la empresa pública”, según dice el propio contrato de suministro. Es decir, si un servicio de UTE contrae deuda quien se debe hacer cargo es el titular del contrato y no el dueño del inmueble donde está conectado ese servicio. “Yo cliente contraigo una deuda con UTE y la deuda queda a mi nombre, no tiene nada que ver con el inmueble ni mucho menos con el cliente que venga después”, dice Garré para explicar cómo había funcionado la relación con el ente público hasta entonces.

Desde Inmobiliaria Paysandú decidieron preguntar en la oficina departamental de UTE y les dijeron que el ente público podía pedir garantía sin dar mayores explicaciones. Entonces, decidieron plantear, a través de la Cámara Inmobiliaria del Uruguay, una consulta ante la oficina central de la empresa en Montevideo y solicitaron una reunión con el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla. El presidente, según les dijeron, no estaba disponible pero fueron recibidos, entre otros, por el gerente de la División Comercial Interior, Dante Aliverti, y mantuvieron contactos en varias oportunidades con representantes de la empresa. “La respuesta era siempre la misma: no hubo ningún cambio en la normativa pero (pedir garantía) es algo que UTE puede hacer”, explicó Garré. 

Es que la normativa no cambió pero cada oficina departamental tiene la potestad de aplicarla según su criterio, explicó a El Observador una fuente de la empresa pública que prefirió el anonimato. El propio contrato de suministro, disponible en el sitio web del ente, asegura que “UTE podrá exigir la constitución de garantía de pago a los clientes que contratan un servicio definitivo” pero no explica en qué caso podrá pedir dicha garantía sino que asegura que “las modalidades de constitución (de la garantía) serán las establecidas en la normativa vigente”.

“Nos empezó a pasar que todo servicio que tuviera una deuda mayor a los $ 10.000 del cliente anterior se nos exigía garantía”, explicó el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Paysandú. Los contratos de UTE son intransferibles pero las deudas que estos generan pueden traerle problemas a clientes que no estén vinculados a esos contratos. UTE tiene la potestad para cobrar o exigir una garantía a un usuario nuevo por una deuda de un usuario anterior, aunque entre ellos no exista ningún tipo de vínculo más allá de ocupar el mismo inmueble. 

Según las fuentes consultadas existen apenas 50 casos de garantías entre los más de 1,5 millones de clientes que tiene la empresa pública y agregaron que siempre se busca la forma de conectar el servicio. “Tratamos de ser lo más flexible posibles. Porque si no conectamos el servicio nosotros no cobramos nada”, agregó la fuente para explicar la postura del ente. Solo inmobiliaria Paysandú tuvo entre noviembre y diciembre al menos 5 casos en los que se le exigió una garantía. Además, aseguran, han hablado con colegas del departamento y de otras partes del país que han tenido el mismo problema. 

Para explicar cuándo se aplica una garantía de este tipo, desde la empresa lo graficaron de la siguiente manera: un local es alquilado para una carnicería, cierra y deja deuda con UTE, luego abre una veterinaria en el mismo lugar y también deja deuda. Para asegurarse el pago, al siguiente que vaya a alquilar el lugar se le pide una garantía de pago por los problemas que tuvieron sus antecesores, aunque ni siquiera los conozca. 

Pero la decisión de aplicar o no las garantías es de las oficinas departamentales que tienen metas de recaudación por año. Entonces, una oficina departamental puede decidir aplicar garantías (para asegurarse de cobrar) cuando las metas de recaudación estén lejos de ser cumplidas, lo que no tiene ninguna vinculación con la situación del inmueble a alquilar. “El año pasado en Paysandú cerraron varias industrias”, explicó una de las fuentes consultadas para justificar el uso de garantías.
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...