Agro > EXPO PRADO

Valores camperos en la ciudad: una guardería de corderos en la Rural del Prado

La primera gran transferencia de valores que se le da al niño en los establecimientos ganaderos es criar un cordero guacho y eso se puede vivir en esta Expo Prado

Tiempo de lectura: -'

09 de septiembre de 2019 a las 05:04

Alimentar a un corderito, dándole leche mediante una mamadera, algo cotidiano en los establecimientos ovejeros del país, es una experiencia posible en la Expo Prado 2019, donde se instaló una innovadora guardería de corderos, uno de los espacios más visitados en estos primeros días de la exposición ganadera que organiza la Asociación Rural del Uruguay (ARU).

La iniciativa, promovida por el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), tiene como objetivo principal que los niños de la ciudad “tengan la posibilidad de disfrutar de algo común en el campo”, explicó Marcos García Pintos a El Observador, aludiendo a “esa primera gran responsabilidad y transferencia de valores que se le da al niño en los establecimientos ganaderos que es participar en la cría del cordero guacho”.

 

Marcos García Pintos con dos de los integrantes de la singular guardería.

 

 

García Pintos es ingeniero agrónomo, se desempeña como técnico de transferencia y extensión del SUL en Lavalleja, Maldonado y Rocha y está a cargo de esta singular guardería, ubicada donde está la denominada Calle Verde (donde exponen los viveristas) y frente al pabellón de Francia.

Comentó que “al SUL le pareció una buena iniciativa lo de la guardería de corderos”, luego que se conociera esta experiencia en otros países, por ejemplo en Nueva Zelanda, con muy buenos resultados.

“Lo que buscamos es un contacto más fluido de la gente que visita la Expo Prado con los animales, especialmente lo buscamos en niños y jóvenes, con un ejemplo perfecto de eso que se afirma sobre que acá está el campo en la ciudad”, expresó.

 

 

 

 

Recordó que quienes han tenido la posibilidad siendo pequeños de estar en contacto con un corderito, darle de comer, cuidarlo, “es algo muy fuerte y que te queda para siempre” y que, en ese marco, “hacer posible que esto lo vivan muchos niños acá es una experiencia preciosa también para nosotros y es una linda manera de contribuir a lo que todos buscamos, una mayor conciencia agropecuaria”.

García Pintos explicó que quienes atienden la guardería son estudiantes de la Universidad de la Empresa (UDE), de diversas carreras con base en la agronomía. Son 12 jóvenes distribuidos en diversos turnos. Todos fueron capacitados, previamente, sobre qué y cómo explicar a los niños, padres y también a los docentes que lleguen con escolares.

Esas instancias, en la que los escolares visiten la guardería con sus maestras, es especialmente esperada, para poder trasladarle a los docentes algunos conceptos clave sobre la relevancia que tiene el ovino en Uruguay.

 

 

 

 

Los corderos que se están exhibiendo son más de 20, hay de todas las razas que participarán en las calificaciones de la Expo Prado desde este lunes y hay algunos con pocos días de nacidos y otros con más de una semana, 15 días y hasta de dos meses. Son todos “guachos”, denominación utilizada para señalar a los corderitos cuyas madres no se hicieron cargo de ellos o incluso puede que alguna de las madres hayan muerto. Por lo tanto, necesitan de la ayuda del humano para avanzar en la cría.

“Como se puede ver, son corderos que pese a que la madre no los pudo criar, no la pasan mal, no sufren, están muy bien atendidos”, precisó.

Cada día en promedio los corderitos consumen un litro de sustituto lácteo. Además, lo más grandecitos, ya reciben alimentación adicional, alfalfa y pastura básicamente. Y una experiencia aparte es poder ver cómo aprenden a comer.

 

 

 

García Pintos dijo que el cuidado de los corderitos es extremo. Por ejemplo, se dialogó con los dueños para ver cómo estaban siendo criados en sus establecimientos, de modo de no alterar los manejos y no provocarles estrés. Además, hay un riguroso seguimiento del tema sanitario. Se pone especial cuidado también en que estén expuestos al público determinado tiempo y que haya, en una corral techado y alejado de la gente, las adecuadas horas de descanso. “Toda esta experiencia cumple con todas las normas de bienestar animal”, subrayó.

Finalmente, el profesional resaltó que esta propuesta es algo que se añade a lo que habitualmente el rubro ovino brinda en cada Expo Prado, con su fuerte en las calificaciones en las pistas, los remates de genética, actividades como concurso de vellones, conferencias y la propuesta del stand propio del SUL en la zona de los escritorios, frente al galpón de los lanares.

 

 

 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...