The Sótano > THE SOTANO/ EDUARDO ESPINA

Viajes al espacio

Tras 45 años a solas, la superficie lunar recibirá nuevamente una misión tripulada

Tiempo de lectura: -'

13 de diciembre de 2017 a las 04:29

La Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) enviará nuevamente misiones tripuladas a la Luna. Si bien hay quienes viven en la Luna, esta continúa deshabitada. Desde que el ser humano la visitó por primera vez el 20 de julio 1969, ha prevalecido la percepción aseverativa de que ahí no hay nadie ni nada. Entonces, ¿para qué regresar? Esta ha sido la pregunta del millón que la NASA se ha venido haciendo desde el último viaje a la Luna, realizado por el Apolo 17 el 11 de diciembre de 1972.

Ahora, tras 45 años a solas, la superficie lunar recibirá nuevamente una misión tripulada. Tal como había prometido durante la campaña presidencial, Donald Trump firmará la directriz llamada Space Policy Directive 1, que ordena a la agencia federal a desarrollar "un innovador programa de exploración espacial", que entre otras cosas incluye el envío de astronautas a la Luna.

Once años atrás, la NASA había anunciado que planeaba construir en la Luna una base ocupada de manera permanente, probablemente en uno de los polos del satélite natural de la Tierra, y destacó la importancia que tendrá desde el punto de vista científico y estratégico. Se habló incluso del año 2024 como fecha de inauguración. La base estaba planeada para ser una especie de laboratorio científico, así como centro de pruebas para las tecnologías que se utilizarán en futuros viajes tripulados a Marte. Sin embargo, los fondos para llevar a cabo el proyecto nunca aparecieron.

Esta vez los fondos para concretar la idea están prontos, y todo indica que se reflotará el plan presentado en 2006 respecto a construir la base lunar, la cual tendrá múltiples usos, además, tal como se dijo, de fungir como estación de partida y llegada de los viajes tripulados a Marte.

El futuro de la carrera espacial, por tanto tiempo guardado en el congelador, está a la vuelta de la esquina, auspiciada su realización por los enormes avances tecnológicos logrados por la NASA, la mayoría de los cuales se mantienen en secreto, a la espera de ser puestos en prueba en misiones más sofisticadas que las del pasado. El sueño de tantos, y me incluyo, de poder ver por fin la salida de una misión a Marte, cuna de tantas fabulaciones, comienza a hacerse realidad, al menos en las palabras. Ya es algo.

Comentarios