Nacional > DÍA HISTÓRICO

Video: así fue el primer día de venta de marihuana

La venta de marihuana legal en farmacias se inició con alta demanda

Tiempo de lectura: -'

20 de julio de 2017 a las 05:00

Apenas eran las nueve de la mañana y la farmacia Tapié de 25 de Mayo y Colón ya había recibido a una decena de clientes. "Buen día, para comprar marihuana", dijo un hombre de traje y maletín, de unos 40 años, que entró sonriendo al comercio.

Del otro lado del mostrador lo atendió Sebastián Scaffo, el dueño de esa farmacia, una de 16 habilitadas por el Instituto de Regulación y Control de Cannabis (Ircca) que este miércoles inauguraron la venta de marihuana legal. Scaffo le explicó al hombre que primero debía colocar su dedo en lector de huellas dactilares para corroborar que efectivamente estuviera registrado como adquirente de cannabis en el Ircca. Lo intentó. Probó primero con el pulgar, después con el índice, y así hasta completar todos los dedos de ambas mano. El sistema no funcionaba. El hombre juró que se había inscrito como lo obliga la ley, y por eso Scaffo le recomendó que fuera a una oficina de El Correo a consultar por su situación, ya que si el sistema no lo reconoce no puede venderle.
100 clientes tuvo la farmacia Medicci III de Paysandú, una de las dos registradas en ese departamento. "Fue tremendo, nunca pensamos que iba a ser así", dijo a El Observador uno de los empleados.
En apenas una hora y media esa farmacia ya había vendido unos 15 paquetes, que corresponden a 75 gramos de marihuana.

Para el mediodía, el deseo por comprar en el primer día de venta y los problemas del sistema de reconocimiento dactilar generaron largas filas en esta y en las otras tres farmacias habilitadas en Montevideo, departamento que tiene el 60% de los 4.959 usuarios registrados para adquirir el producto en esos comercios. En la farmacia Pitágoras, en la esquina de Alberto Zum Felde y Pitágoras (Malvín Norte), sobre las 11 de la mañana unas 10 personas hacían fila para comprar marihuana legal. El propietario del local, Esteban Riveira, intentaba sin éxito que el sistema leyera las huellas dactilares de un cliente. "La venta viene bárbara, pero está muy trancado el sistema. En cuanto se destranque nos quedamos sin producto", dijo Riveira a El Observador. Su farmacia se dotó con 50 paquetes para vender el primer día y en un par de horas solo le quedaban 16. En las cuatro farmacias habilitadas para la venta en Montevideo, el producto se agotó en el transcurrir de la jornada, informó El País. Fuentes de la Junta Nacional de Drogas dijeron a El Observador que la droga se había agotado solo en dos locales.

farmacia marihuana
Cada farmacia está habilitada a tener en stock hasta 2 kilos de marihuana, lo que corresponde a unos 400 sobres. A raíz del resultado de la venta, Riveira ya solicitó 150 sobres más. El propietario de la farmacia Pitágoras dijo a El Observador que decidió vender marihuana como una forma de "ser un canal de apoyo al gobierno", pero también porque puede ser un negocio y para "generar interés en la farmacia comunitaria".
Carlos Rodríguez, dueño de la farmacia Las Toscas de Canelones, contó que le sorprendió que cerca de la mitad de los clientes que fueron a buscar marihuana llevaran otros productos.
Adriana, de 74 años, llevaba ya más de media hora esperando fuera de la farmacia Pitágoras para poder acceder a un sobre de marihuana legal cuando llegó su turno. Pasó el dedo por el detector de huellas dactilares y compró sin problemas. "Gracias por animarse a vender", le dijo la mujer al propietario de la farmacia. "Gracias a usted por estar a la vanguardia de la compra", le contestó Riveira con una sonrisa. Al salir, abrió el contenido del sobre y un joven de unos veintitantos años que estaba detrás de ella en la fila le ofreció una pipa de acero inoxidable para que probara la droga. La mujer tomó el objeto en sus manos, sacó una flor reseca de color verde pálido, la molió sobre la pipa, la encendió y tomó una bocanada de humo.

En la mañana de este miércoles, la fila de compradores más larga fue la que se formó en la esquina de Colonia y Javier Barrios Amorín. Allí la farmacia Antártida tuvo problemas para poner en marcha el sistema de reconocimiento dactilar desde el comienzo de la mañana.

marihuana
Sobre el mediodía, el propietario de esa farmacia le explicó a un hombre que el sistema no lo reconocía, que ya le había pasado con varios y que lamentablemente no le iba a poder vender.

Eso no impidió que unas 40 personas hicieran fila durante más de una hora para adquirir la preciada droga legal. Allí, mientras un grupo de jóvenes conversaba animadamente, un hombre comenzó a tocar la flauta y otro armó un porro con cannabis que había adquirido en el mercado negro.
Horacio Albisu, dueño de la farmacia Albisu de Salto, dijo que atendió a entre 10 y 15 clientes a lo largo de la jornada. Afirmó que la venta fue similar entre los dos tipos de cannabis disponibles: uno tiene 6% de CBD y el otro 7%.
Lucila, de 19 años, estuvo durante casi dos horas esperando en esa fila cuando finalmente llegó su turno. A ella el sistema de reconocimiento dactilar le funcionó, y al cabo de unos minutos salió con su sobrecito de 5 gramos de cannabis. "Sabía que iba a demorar porque todos iban a querer el primer día. Me emociona mucho esta situación. Mucha gente luchó por esto, por algo se hicieron las marchas, para que se dejara de ver la marihuana como un tabú, para que se pudiera usar de forma medicinal y se pudiera regularizar", opinó.

marihuana huellas
Luego de posar para las fotos para medios locales e internacionales, Lucila caminó junto a un amigo por la angosta vereda de la calle Colonia rumbo a la plaza de los Treinta y Tres Orientales. Allí, bajo el sol del mediodía, armaron y fumaron su primer porro legal.

La legalidad y el narcotráfico

marihuana
Cuando en 2012 el gobierno de José Mujica anunció su plan para regularizar el mercado de la marihuana, uno de sus principales argumentos fue que sería una forma de combatir el narcotráfico. Sin embargo, que las dos variedades de marihuana legal (la Alfa I y la Beta I) tengan 2% de tetrahidrocannabinol (THC)–el componente psicoactivo de la droga– y entre 6% y 7% de cannabidiol (CBD) –que neutraliza los efectos del THC– generó dudas sobre si cumpliría con los requisitos de los consumidores recreativos. Adriana de 74 años y consumidora desde hace 48 años dijo que le parece "fantástico que se venda marihuana en farmacias", aunque opinó que el hecho de que tenga que tenga 2% THC le parece "una reverenda cagada".
140 paquetes de marihuana vendió la farmacia La Cabina de Maldonado durante la jornada. Su propietaria, Alicia Chavert, dijo que el viernes pedirá más al Ircca.
La mujer que hacía fila en la farmacia Pitágoras de Malvín Norte dijo que si la droga "no pega", entonces volverá a comprarle al narcotráfico. En el mismo sentido, Martín (27 años) dijo, mientras hacía fila en esa farmacia, que era necesario probar la "calidad de la droga". "Hay que ver si la calidad compite con el mercado negro porque, si no, se va a volver a comprar al narcotráfico", opinó. Según contó, a partir de la ley aprobada que regulariza el mercado de esta droga, los narcos están empezando a vender cogollo, y no solo prensado paraguayo, por lo que la calidad ha mejorado. El mayor atractivo de lo que se vende en farmacias es el precio. El gobierno decidió que esta droga no tenga impuestos para, así, poder competir en mejores condiciones.

Comentarios