Cargando...
BBC
La vida de Xianzi, una activista de 28 años, ha cambiado notablemente desde que comenzó el caso

BBC News Mundo > CENSURA

Xianzi, la mujer símbolo del #MeToo que están tratando de silenciar en China

"Suspenden las cuentas constantemente. No hay forma de comunicarse", lamenta la joven

Tiempo de lectura: -'

11 de octubre de 2021 a las 17:57

Xianzi suena exhausta. "Lo siento. He estado llorando la última media hora", le dice a la BBC por teléfono desde Beijing.

Es el día después de que un tribunal desestimara por "falta de pruebas" el histórico caso de acoso sexual de la activista china contra una de las celebridades más importantes del país, que la ha convertido en el rostro del incipiente movimiento #MeToo de China.

Llegó a un callejón sin salida, siente.

Antes de nuestra llamada, Xianzi había intentado ponerse en contacto con una simpatizante a través de Weibo, la plataforma de redes sociales similar a Twitter en la que el joven de 28 años tiene un grupo de apoyo muy unido.

Pero tanto ella como su simpatizante habían sido había sido bloqueadas en Weibo después de la audiencia judicial. Al darse cuenta de que estaba aislada de su comunidad en línea estalló en llanto.

"Suspenden las cuentas constantemente. No hay forma de comunicarse. Los últimos tres años han estado separando a las feministas chinas entre sí".

Una creciente represión

En 2018, cuando #MeToo se popularizó en China, Xianzi -cuyo nombre real es Zhou Xiaoxuan, pero es más conocida por su seudónimo- fue una de las muchas mujeres que comenzaron a compartir relatos de acoso sexual.

En un ensayo de 3.000 palabras que se volvió viral, acusó a Zhu Jun, un presentador de la emisora ​​estatal CCTV, de acosarla sexualmente en 2014 cuando visitó su camerino con la esperanza de hacerle una entrevista.

En ese momento, ella era una pasante de 21 años, mientras que Zhu era famoso en China, un rostro familiar para decenas de millones por presentar el evento televisivo anual de la Gala del Festival de Primavera.

En un ensayo posterior presentó más detalles, acusándolo de tocarla repetidamente durante unos 50 minutos, a pesar de sus intentos de impedirlo, y de besarla a la fuerza.

Zhu Jun
Reuters
Zhu Jun es una estrella de la televisión china.

Su interacción fue interrumpida varias veces por personal entrando y saliendo brevemente de la habitación, pero ella describió estar tan congelada por el miedo y la vergüenza que no podía alertarlos. Dijo que solo salió de la habitación cuando Zhu se distrajo mientras hablaba con alguien, lo que le permitió "recobrar el sentido".

Zhu ha negado sistemáticamente todas las acusaciones. Ha dicho que es víctima de una campaña de desprestigio y que ha soportado una "tremenda humillación".

El día después de ese encuentro, Xianzi denunció el incidente a la policía.

Pero, según ella, le dijeron que callara, ya que Zhu era un ejemplo nacional de "energía positiva", una campaña estatal destinada a promover el buen comportamiento, y por lo tanto alguien cuya reputación no podía mancharse.

Obedeció, hasta que llegó el movimiento #MeToo.

Chica con #MeToo escrito en la frente
Getty Images
#MeToo, en español: «Yo también», es el nombre de un movimiento iniciado de forma viral como hashtag en las redes sociales. Surgió en octubre de 2017 para denunciar la agresión y el acoso sexual.

El caso ganó aún más notoriedad después de que Zhu la demandara por difamación. Ella lo contrademandó por "violación de los derechos de la personalidad", utilizando una ley que en ese momento era lo más parecido a la discriminación contra el acoso sexual.

Desde entonces, la vida de Xianzi ha cambiado.

Nacida en una familia de clase media en Wuhan, se mudó a Beijing para estudiar dirección cinematográfica cuando tenía 18 años y trabajaba como guionista.

Desde entonces renunció, y estos últimos tres años ha estado viviendo de sus ahorros e ingresos esporádicos de trabajos como escritora independiente. Su abogado solo le está cobrando una tarifa mínima.

Xianzi se ha centrado en librar su batalla legal y hacer campaña por las víctimas de acoso sexual, muchas de las cuales se han acercado a ella para pedirle consejo, en sus cuentas de redes sociales, donde ha conseguido más de 300.000 seguidores.

Al mismo tiempo, los esfuerzos de las autoridades para censurarla se han intensificado, cerrando las discusiones y prohibiéndole publicar en Weibo. Incluso la frase "conejo de arroz", un homónimo chino de la campaña #MeToo, ha sido eliminada de las redes sociales chinas.

Chica con cartel de conejo + arroz
Getty Images

Al principio, ella eludió la censura pasándole sus ensayos a seguidores que los publicaban en sus cuentas en su nombre. Pero luego esas cuentas también fueron suspendidas.

Xianzi también se ha convertido cada vez más en un blanco de críticas, con algunos blogueros nacionalistas acusándola de mentir y alegando que estaba "en connivencia con fuerzas extranjeras" para provocar controversias. Esta semana, un comentario sobre su caso en el periódico estatal Global Times afirmó que las fuerzas occidentales estaban utilizando el movimiento #MeToo para "destrozar la sociedad china" .

Luego, están los reveses legales. Según Xianzi, el tribunal rechazó su solicitud de etiquetar el caso como una demanda por acoso sexual después de que entró en vigor una nueva regla judicial.

También dijo que durante el juicio, el tribunal le dio poca oportunidad de hablar y bloqueó sus esfuerzos para presentar evidencia de apoyo, como imágenes de video del área fuera del vestuario y una foto de su encuentro con el Sr. Zhu.

En 2014, entregó una prueba, un vestido que había usado el día de su encuentro con Zhu. El examen inicial no encontró rastros de su ADN. Y cuando solicitó un examen más profundo, dijo que en el tribunal le dijeron que el vestido "no se encontraba en ninguna parte".

Dijo que el tribunal también le dijo que era "innecesario" obligar a Zhu a testificar.

Xianzi llorando
Getty Images
Xianzi dice estar exhausta, pero eso no significa que dejará de luchar.

El experto en derecho de China, Darius Longarino, le dijo a la BBC que considera que el razonamiento del tribunal es "poco convincente".

Algunos en China creen que hubo motivaciones políticas detrás de estas decisiones judiciales.

Además de todo esto, Xianzi todavía tiene que lidiar con la demanda por difamación de Zhu en su contra, en la que exige 650.000 RMB (US$100.000 dólares) como compensación.

La BBC ha intentado ponerse en contacto con Zhu y sus abogados, pero no ha recibido respuesta.

Todo eso le ha pasado factura a Xianzi. En un video compartido por simpatizantes la semana pasada, parece abatida mientras les habla poco después de salir de la sala del tribunal en Beijing.

"Tenía 21 cuando ocurrió el incidente. Ahora tengo 28, estoy tan cansada ... no sé si tengo el coraje para luchar otros tres años", dice.

Xianzi hablando con periodistas y simpatizantes tras una audiencia en septiembre 14 en Beijing.
Getty Images
Xianzi cada vez está bajo más escutrinio.

Sus amigos activistas, su familia y su novio han sido vitales para brindar apoyo emocional, le dijo a la BBC.

Pero la terapia más eficaz para ella ha sido hablar con amigos y a través de sus ensayos. "Hablar es curativo", dice, por eso la creciente censura ha sido dolorosa.

"Si se le prohíbe a las personas decir que están heridas, entonces realmente están tratando de destruirlas", dice Xianzi. "No entiendo qué hice mal. ¿Por qué quieren destruirme?"

Una carga pesada

El caso de Xianzi es el segundo de alto perfil en las últimas semanas que se detuvo.

A principios de septiembre, los fiscales retiraron los cargos contra un empleado del gigante tecnológico Alibaba que había sido acusado de violar a una colega en un viaje de trabajo mientras estaba borracha, a pesar de que las investigaciones policiales encontraron que el hombre había "cometido indecencias".

El hombre fue despedido de Alibaba y detenido durante 15 días.

Solo unos pocos casos de acoso sexual han llegado a los tribunales en China. Según expertos legales, un alto nivel de evidencia, que tiende a exigir grabaciones de video o fotografías del incidente real, impone una gran carga de prueba a los demandantes para probar su caso.

"Las víctimas sienten que no tienen más remedio que acercarse al público, lo que refleja el fracaso de estas instituciones en atender las quejas. Una víctima no debería necesitar publicar su experiencia en Weibo para que su empleador les preste atención", dice Aaron Halegua. investigador de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York.

Pero hacer esto las pone en riesgo de ser demandadas por difamación por parte de sus presuntos acosadores, y los estudios de tales casos muestran que muy a menudo pierden.

En enero entró en vigor un nuevo código civil en China, que contiene el artículo 1.010 el cual especifica claramente que una persona puede demandar si ha sido acosada sexualmente, y que las instituciones y organizaciones deben tomar medidas para prevenir tal comportamiento e investigar los casos.

Cuando se presentó el año pasado, se anunció como una victoria. Pero con quienes hacen acusaciones de acoso o agresión sexual enfrentando una realidad diferente, el sistema legal está enviando un "mensaje contradictorio", dice Longarino, un investigador académico de la Facultad de Derecho de Yale.

"Hay muchas más desventajas que ventajas en demandar, lo que crea un efecto escalofriante", agrega.

"Juntos persistimos"

El resultado del caso de Xianzi ha sido un revés obvio para el movimiento #MeToo de China, dicen los activistas. Algunos lo ven como una amarga ilustración de las crecientes dificultades a las que se enfrentan las presuntas víctimas.

La activista Liang Xiaowen le dice a la BBC que un grupo feminista de 300 miembros en la aplicación de chat Wechat fue silenciado poco después del juicio de Xianzi. Los miembros aún podían publicar en el chat, pero no podían ver los mensajes de otros. "Estás aislado, pero ni siquiera te das cuenta", dice Liang.

El lado positivo en el caso de Xianzi ha sido su legado, pues ha aumentado significativamente la conciencia sobre los derechos de las mujeres en China.

"#MeToo es importante por su rebeldía, es una de las últimas pocas voces significativas que todavía se expresan en China", dice la veterana feminista Lu Pin. "Y no puede desaparecer, porque se deriva de las experiencias vividas reales por las mujeres chinas".

Xianzi dice que considera que su caso ha logrado "avances" en la lucha por la justicia.

"Juntos persistimos. Eso ya es una victoria", dice con determinación.

"Nunca he pensado que no vale la pena [todo el esfuerzo]. Ni por un segundo".


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

BBC

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...