15 de julio 2024
Dólar El Observador | Auspicio BROU Cotizaciones
Compra 39,00 Venta 41,20
19 de junio 2024 - 12:53hs

Natalia Dei y su hijo de 9 años llegaron al aeropuerto el 3 de junio para tomar el vuelo UX046 de Air Europa con destino a Madrid pero no pudieron subirse al avión porque al hacer los trámites migratorios saltó un aviso de que el niño tenía vigente una orden de cierre de fronteras.

Desde ese momento hasta la tarde de este martes, en que la situación comenzó a destrabrase con la intervención de una ministra de la Suprema Corte, la mujer y el niño vivieron un “dramático periplo”, como expresó ella en una carta que elevó a las autoridades en busca de ayuda.

El caso judicial por el que le cerraron las fronteras al niño

El contacto de Dei con la Justicia empezó en 2018 cuando vivía en Colonia, se había separado de su pareja y empezó a notar comportamientos extraños en su hijo que la llevaron a consultar con un psicólogo, según relató a El Observador

Más noticias

En ese momento su expareja, un español al que conoció en Madrid donde vivió 9 años y con el que se volvió a vivir a Uruguay, la denunció por violencia doméstica.

Según surge del expediente judicial al que accedió El Observador la medida cautelar del cierre de fronteras la tomó el juez letrado de Colonia Guillermo Royes el 17 de diciembre de 2018. En ese momento argumentó que lo hacía “a los efectos de impedir que el niño pueda salir del pais (...), oficiándose a la Direccion Nacional de Migraciones para su cumplimiento”.

Despúes de tres citaciones a audiencia sin que la mujer se presentara el juez pidió que fuera ubicada y conducida por la Policía de Colonia y a la Unidad de Violencia de Género del departamento para que le infomrarn de “forma inmediata su localización”.

Finalmente, el 21 de enero de 2019 luego de ser ubicada en San Gregorio de Polanco, Tacuarembó, a dónde se había trasladado a vivir con su hijo, la jueza de feria de Colonia, Nicole Sturla, retuvo el pasaporte del niño y en una resolución que tomó en otro expediente lo acordonó (lo ató con hilo, como se estila en el Poder Judicial) al expediente principal.

En el expediente principal el juez Royes había dispuesto el 10 de diciembre “la prohibición a la denunciada de ejercer violencia psicológica o de cualquier otra naturaleza respecto del denunciante, asi como del menor”, dispuso un “régimen de visitas provisoria" para el padre, y ya en ese momento había pedido el pasaporte del niño pero como la madre no se presentaba a audiencia no se había concretado esa medida. También dispuso pericias psicológicos y remitó el caso a penal por la denuncia de abuso sexual contra el padre.

Luego de las pericias, el juez advirtió que existían "indicadores específicos de alerta" aunque ante la falta de pruebas contundentes dispuso el régimen de visitas del padre "con vigilancia permanente de profesionales técnicos de INAU" y pericias urgentes al ITF (Instituto Técnico Forense) de Montevideo. Como en ese entonces el niño vivía en Tacuarembó derivó el expediente al juzgado de Paso de los Toros, incluido el pasaporte que seguía custodiado por la Justicia. Dispuso también que se desacordonara el otro expediente, algo que al parecer no sucedió.

En 2021 ante una nueva mudanza de la madre y el niño, esta vez a Piriápolis, el expediente pasó a Maldonado. Luego de varias pericias y consultas recién en enero de 2023 se le impuso al padre "con carácter cautelar y con plazo de 90 días, una prohibición de comunicación y acercamiento en un radio de 500 metros, hacia su hijo y su domicilio". En julio se prorrogaron las medidas por 180 días más y se dispuso que el niño recibiera asistencia psicológica.

En setiembre la jueza letrada Sylvana García Noroya archivó el expediente y el 15 de marzo pasado informó a la Dirección Nacional de Migraciones del vencimiento de las medidas cautelares por las que se levantaba el cierre de fronteras.

A su vez, el 5 de febrero, como consecuencia del trámite penal que probó el abuso sexual la Justicia decidió quitarle la patria potestad al padre del niño.

Dei contó que con la resolución de la jueza García Noroya fue a Migración a tramitar un nuevo pasaporte para poder viajar a España con el niño. No se explica cómo en el aeropuerto saltó el aviso y no había saltado en Migración cuando tramitó el pasaporte.

El "periplo dramático" de Natalia y su hijo

Según contó la mujer a El Observador desde el aeropuerto se fue derecho con las valijas hasta la Defensoría de Familia en donde la directora Analia Cancela tomó el caso. Luego de tres días de rastrear los expedientes del caso del niño se encontró con que en el “acordonado” al otro que había sido archivado en el juzgado letrado de 11 turno de Maldonado, la orden de cierre de fronteras estaba sin levantar.

La defensora Cancela envió en carácter urgente un escrito en el que pidió el levantamiento de la medida. En el escrito explicó que Dei había decidido irse a vivir a España porque tiene la ciudadanía y su hija mayor vive en Madrid, para lo cual vendió la casa, renunció al trabajo, su hijo dejó de ir a la escuela “además de donar todas las pertenencias incluida la ropa de abrigo”, ya que en España es verano.

“En estos momentos estamos deambulando en casas de conocidos, sin ropa de abrigo. En esta semana hemos soportado una presión sicológica enorme afectando nuestra salud mental", ya que perdieron los pasajes de avión, contó Dei.

Adjuntó una captura de pantalla de una comunicación con su hija que vive en Madrid, en la que Air Europa le informaba que le daban 4 o 5 días para resolver el trámite y conservar el pasaje abierto.

El escrito llegó el lunes 10 de junio al despacho de la jueza, dos días después la defensora la derivó con una colega de Maldonado. El viernes 14 la jueza letrada de Maldonado resolvió devolver al expediente a la sede de origen (Colonia) “por no ser competente". Argumentó que el caso (el acordonado) nunca se tramitó en esa sede. "Esta suscrita no es competente para disponer un levantamiento de medida cautelar que no dispuso, ni asumió competencia con posterioridad, debiendo recurrir la interesada ante la sede competente", dijo.

De todos modos, aclaró que las medidas cautelares que se tomaron en un proceso de violencia domestica tienen un plazo por lo que vencido ese plazo su cese es automático.

La solución en camino

Al enterarse del caso la socióloga Teresa Herrera y la psicóloga Andrea Tuana, ambas activistas en temas de violencia de género, se movieron para ayudar a Dei en el ámbito judicial. Enterada de la situación la ministra de la Corte, Bernadette Minvielle, tomó cartas en el asunto.

Según supo El Observador, este martes Minivielle le encomendó al prosecretario de la Corte, Juan Pablo Novella, que se buscara una solución. Desde la corporación se comunicaron con el director de Migraciones que estaba en el exterior, con la defensora de Maldonado, con el actuario del juzgado de ese departamento y con el juez de Colonia para lograr que se levantara la orden del cierre de fronteras en el expediente acordonado.

El expediente fue puesto en el correo desde Maldonado hacia Colonia en carácter urgente y se espera que este miércoles el juez de Colonia lo reciba y comunique el cese de la medida a Migraciones para que madre e hijo puedan viajar a España.

(Producción: Gervasio Schusman)

Temas:

España Justicia error administrativo

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos