Opinión > ANÁLISIS

¿Bajar el gasto o subir impuestos? He ahí la cuestión

Los principales candidatos presidenciales se cruzaron en un debate anticipado, más propio de la campaña hacia octubre

Tiempo de lectura: -'

25 de mayo de 2019 a las 05:04

Martínez y Lacalle Pou tuvieron un cruce anticipado, como ensayo de lo que podría verse después que arranque julio.

¿Más impuestos o menos carga tributaria? ¿Bajar el gasto drásticamente o examinar los egresos y distribuir partidas?

A Martínez se lo critica por no hacer anuncios contundentes, por no expresar propuestas firmes, cerradas y concretas, por dejar demasiado abierto el abanico de posibilidades. Eso le da una ventaja y una desventaja.

La desventaja es que lo expone como insulso, como no atractivo para las entrevistas, como sin sal para el debate diario.

La ventaja es que no lo compromete a una hoja de ruta con paradas marcadas en cada punto, ni a que el archivo le recuerde en caso de ganar el gobierno, que debe cumplir tal o cual cosa, no más o menos, sino así mismo como se le hubiera anunciado.

Aunque no sea así estrictamente, Martínez da la imagen más de “tal vez” que de concretos y simples “sí” o “no”.

Aunque esto  sea una elección personal y un lineamiento de campaña, lo cierto es que para un candidato del Frente Amplio, salvo que sea un líder fuerte indiscutible de toda o casi toda la coalición, cualquier pronunciamiento muy concreto lo expone al riesgo de choque con una u otra corriente.

Cuando le preguntan a Martínez si en caso de ganar, subirá o bajará impuestos, el exintendente dice que para eso hay que esperar.

No da una definición a priori, porque no fija como objetivo programático variar la presión impositiva o la combinación de tributos con qué se recauda, sino que lo deja en un ámbito de estudio pragmático.

¿Es criticable eso? Bueno, Lacalle Pou saltó para decir que ahí está lo que el Frente quiere, que es subir los impuestos, pero sin decirlo desde ahora. Eso, porque su adversario Martínez no excluye la posibilidad de subir impuestos.

El caso es que Martínez no se limitó a decir “habrá que ver”, sino agregó que la presión tributaria es “adecuada” para el Uruguay.

Esa sí es una definición. Y además choca de frente con la bronca de muchos uruguayos que creen que su situación económica no es tan buena como quisieran, porque los impuestos le sacan demasiado.

La respuesta ambigua de Martínez no solo se explica en la lección aprendida por el Frente Amplio de que no se puede prometer no subir impuestos, porque si luego hay que hacerlo, el costo político es demasiado alto.

Se explica porque el ingeniero socialista tiene una base de apoyo con sectores que sí quieren aumentar impuestos, como la mayoría del Partido Socialista, Casa Grande de Constanza Moreira  y otros. Lo mismo ocurre con los que apoyan al comunista Andrade o a Carolina Cosse. No quieren aumentar tributos para cubrir el déficit fiscal, sino con un criterio redistributivo. Cargar más sobre empresas o patrimonio de familias ricas, y a la vez acotar o eliminar exoneraciones a inversores o instituciones privadas.

La ambigüedad, en este caso, no era mala respuesta para Martínez. Lo que sí le jugó en contra fue lo dicho en la entrevista de El País, lo de “carga tributaria es acorde al país que tenemos”. Eso irrita a una franja grande del electorado que se queja de vivir para pagar impuestos (como los comerciantes antibancarización), o de que el IRPF le lleva de las horas extras más de lo que va a su bolsillo (empleados).

Ante los dichos de Martínez, Lacalle Pou saltó con fuerza, para que más gente que la que lee una entrevista larga, sepa que si gana el Frente hay riesgo de que los impuestos suban más.

El candidato blanco se para firme en el tema de “no más impuestos”, porque está convencido del trabajo que su equipo económico le ha hecho sobre el resultado potencial de recortes de gasto público.

Por eso marca la diferencia: ellos quieren más impuestos, yo quiero menos.

Aunque el líder blanco ha dicho varias veces “que hay que ser corto en la promesa y largo en el cumplimiento”, la iniciativa del “ahorro de US$ 900 millones” del gasto público, aparece como una de las propuestas más jugadas de la campaña. Es una promesa “larga”, tan larga que fuera de su equipo técnico no era fácil conseguir alguien que coincidiera con eso.

Esta semana, Talvi habló de un plan para ahorrar US$ 1.000 millones anuales del gasto público. 

Lacalle Pou consigue que otro sector diga que eso es posible, pero la propuesta genera dudas (para decirlo suave) en consultoras privadas, organismos internacionales y calificadoras de riesgo.

Solo con el tiempo, y con un resultado favorable a los partidos fundacionales, podrá comprobarse si es posible o no.

Más allá de dudas, comprometerse a no subir impuestos, y jugarse un plan tan drástico, es de alto riesgo político para el futuro, sin beneficios a corto plazo. 

¿Qué deja la semana para los dos precandidatos favoritos?

Martínez no asumió compromiso en política tributaria, lo que es entendible por la realidad política y económica. Pero dijo que lo de ahora está bien (“es adecuado”), y eso lo deja mal ante muchos votantes.

Lacalle Pou quiso aprovechar la oportunidad pero se expuso públicamente con una propuesta que no es convincente fuera de su círculo, que no es comprendida por sus potenciales socios.

¿Subir impuestos? ¿Bajar gastos? ¿Una combinación de ambas? Con los últimos datos de producción industrial, ventas de comercio, mercado laboral y recaudación de impuestos, lo único seguro es que hay que ajustar. ¿Cómo se hará? Eso se verá en el momento de hacerlo y con el acuerdo posible para que tenga respaldo.

Poco se sabe.

Lo que sí se sabe es que los dichos de ambos candidatos chocan contra creencias populares arraigadas en el tiempo; como que la presión tributaria en el Uruguay no es adecuada, sino excesiva, y que las promesas de una descomunal baja del gasto público no pueden cumplirse. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...