Economía y Empresas > RRHH

¿Cómo identificar a los talentos estrella?

El IEEM desarrolla una investigación sobre las personas con altas capacidades en Uruguay

Tiempo de lectura: -'

03 de octubre de 2018 a las 05:02

El artista e inventor que estremece todos los tiempos, Leonardo Da Vinci. El futbolista fuera de serie que hizo historia, Pelé. La varias veces campeona de tenis, Serena Williams. ¿Qué tienen en común las figuras con talento, además de despertar el asombro de la humanidad?

La Escuela de Negocios IEEM de la Universidad de Montevideo lleva dos años realizando una investigación sobre las personas con altas capacidades, conocidas como “estrellas”, en las más diversas áreas: matemáticas, informática, lengua, deporte, música,  escultura, publicidad, diseño y otras. 

El objetivo es identificar patrones en común entre ellas, para diseñar un modelo de trabajo que  permita gestionar mejor los talentos en las organizaciones, o en sus ámbitos de desempeño.
“Nos estamos enfocando en casos reales de Uruguay. Nuestro país tiene cracks no sólo en el fútbol y buscamos explicar por qué se dan tantos casos de éxito en una nación tan pequeña como esta”, dijo a El Observador Valeria Fratocchi, licenciada en psicología, MBA y profesora de Comportamiento Humano en el IEEM, quien está a cargo de la investigación. 

El estudio, basado en un modelo de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), está relevando las características de las personas con talento, sus capacidades, sus historias de vida, contextos, cómo manejan las oportunidades, cómo superan las adversidades, cómo desarrollan sus marcas e imagen. A la fecha, el IEEM ha realizado 30 entrevistas de talentos nacionales, quienes se ofrecieron a colaborar con la investigación, contando sus vidas. Entre ellos, están Santiago Urrutia (piloto de automovilismo, ganador de competencias internacionales), Gabriel Peluffo (músico y cantante de la banda de rock Buitres) y Alfonsina Maldonado (amazona y campeona paralímpica). El trabajo de campo está casi concluido y los resultados finales se darán a conocer el próximo año.

Cabe agregar que Fratocchi también conduce el programa SOAR (Stars in the Organizations: Alignment and Results) del IEEM, que está dirigido a gerentes que quieren comprender y liderar a las personas con altas capacidades en función de los objetivos del negocio. 

¿Por qué el interés en las personas talentosas?
Principalmente porque son un activo colectivo, benefician a la sociedad e incluso, a las economías. Un caso muy claro es el fútbol, donde las estrellan mueven todo un mundo de negocios. Además, aunque no siempre estén involucrados los entornos monetizados, hace bien a las sociedades saber detectar y potenciar sus talentos.

¿Cuáles son los patrones comunes de las estrellas?
Todas tienen alguna capacidad muy por encima de la media, un compromiso casi obsesivo con su actividad, perfeccionismo y un componente original en lo que hacen. La pasión que sienten es existencial, es decir no pueden dejar de correr, o de jugar al tenis, o de tocar un instrumento, o lo que sea que hagan. No se conciben sin ejercer el talento y son perseverantes. Además, no solo alcanzan la excelencia técnica, sino que imprimen un sello propio, un estilo, una marca, que es lo que define la genialidad.

¿Cómo incide la clase social en la que nacen y crecen esas personas?
Sabemos que el talento se distribuye democráticamente, en toda la sociedad. Pero la clase social puede llegar a ser una limitante de oportunidades. Si no existe alguien que detecte el talento y no se hace nada al respecto, a los pocos años se va perdiendo.

Hay quienes piensan que la gente con talento que proviene de clases necesitadas, pone más empeño en salir adelante. ¿Es así, o es un mito?
Es cierto que la necesidad actúa de presión o estímulo que potencia el compromiso, pero se ha comprobado que lo que lleva al éxito no es tanto el hambre de gloria, sino la disciplina.

¿Cómo llegar a un alto grado de disciplina mantenida?
El tener rutinas incorporadas desde edades tempranas es lo que más determina la capacidad de perseverar. Esto se correlaciona con hogares estructurados, hábitos familiares, lecturas a la hora de dormir y hasta con el hecho de cenar todos los días a la misma hora.

Todas las disciplinas altamente competitivas conllevan una enorme frustración y la única manera de tolerarla es con hábitos ya incorporados. De esa forma, se sigue practicando, llueve, truene, o se haya perdido un campeonato.

Pero el fracaso desestimula a gran parte de la gente talentosa.
Así es. Las personas que triunfan toman los fracasos como parte del camino hacia el éxito, como un aprendizaje. Saben digerir la frustración y ponen su foco no en el tropiezo, sino en la confianza en sí mismos. Muchas variables llevan a que las personas abandonen sus metas, o se desvíen.

“Entrevistamos a treinta estrellas uruguayas. Ahora profundizaremos el análisis, la tabulación de la data, las conclusiones”, Valeria Fratocchi, profesora del IEEM.

También hay otro tipo de desvíos, como la sobre-exigencia y el dopaje, ¿verdad?
Sí, de hecho, en el programa del IEEM incluimos el caso de Lance Armstrong, el famoso ciclista que ganó siete veces consecutivas el Tour de Francia, pero dopado. También su historia se estudia en la Universidad de Harvard, porque es importante analizar cómo la presión por ganar puede estropear el camino.

¿Cuáles son los errores más frecuentes que cometen las organizaciones en esta materia?
Muchas veces a las personas con talentos especiales les cuesta integrarse a los equipos, en especial si están en entornos por debajo de sus capacidades, o donde no pueden desplegar sus habilidades.

Otras veces, se les presiona para que alcancen el éxito en forma inmediata, sin esperar los tiempos adecuados, lo que es un error. También se ve que, por ejemplo, cuando coinciden dos estrellas en un mismo equipo, es difícil que trabajen entre sí en forma colaborativa. Generalmente las organizaciones no saben qué hacer ante esas situaciones.

¿Qué debería hacer Uruguay para potenciar a sus talentos?
Lo primero es desarrollar mayor conciencia sobre el tema, para que se ponga más interés en la detección de los talentos y luego desarrollar formas de gestionarlos adecuadamente.

Como sociedad, es importante lograr que las personas de altas capacidades no pierdan su pasión, que sigan perfeccionándose, que trabajen en equipo y, llegado el momento, que también sepan asumir roles de liderazgo, como mentores o desarrolladores de otras personas con potencial.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...