Economía y Empresas > Informe

Liquidez de empresas: con lo hecho hasta ahora no alcanza y se requieren nuevas medidas, según Rosselli

La consultora Exante detalló la espalda financiera de unas 2.000 empresas; hay unos 300 negocios con niveles de liquidez reducidos 

Tiempo de lectura: -'

20 de abril de 2020 a las 11:18

El coronavirus llegó a Uruguay y paralizó la actividad económica en muchos rubros. Casi nadie previó la llegada del virus y las consecuencias que esto podía traer para el país. Sin embargo, un análisis de los estados financieros de las empresas puede ayudar a develar como está el sistema empresarial uruguayo para enfrentar esta crisis. 

Tras varios años de un crecimiento económico pobre, en un contexto de estancamiento de la economía del país, muchas empresas tienen malos resultados, según el relevamiento realizado por la consultora Exante entre unas 2 mil empresas. Por ello considera que se deberían instrumentar medidas adicionales para ampliar el acceso al crédito, en particular, para las grandes empresas. De todos modos, la situación es mejor que la del año 2000, previo a la crisis del 2002. 

"Si uno mira los números macro, la conclusión que sacamos es que el nivel de endeudamiento de las empresas es moderado en Uruguay y debería ser posible acomodar un incremento de ese endeudamiento", dijo a El Observador el socio de Exante, Pablo Rosselli. 

El nivel de deuda de las empresas en la actualidad es "notoriamente" inferior al del año 2000. En aquella oportunidad, explicó Rosselli, la crisis bancaria argentina sacó a la luz una "cantidad de debilidades domésticas". Pese a la incertidumbre que existe respecto a la duración e impacto del virus en la economía, el socio de Exante asegura que hay que "pensar que esta recesión va a ser mucho más transitoria". 

"Partiendo de un nivel de endeudamiento menor, debería ser posible que las empresas tomaran más deuda para financiar la falta de caja de estos meses y también debiera ser posible un escenario de readecuación de los pasivos financieros de las empresas bastante rápido porque nos encontramos a los bancos en una situación de una solidez mucho mayor", apuntó.

“Un 13% de las empresas de LINCE (base de datos con 2.000 estados financieros) tuvieron resultado operativo (antes de pagar intereses) negativo”, publicó la consultora en un tuit. La mediana de la rentabilidad de las empresas uruguayas fue de un 10,8%. 

Unas 300 empresas (15% del total), en tanto, cerraron el último ejercicio con resultado neto (después de pagar intereses e impuestos) negativo. Y otro 10% cerraron con resultado neto positivo pero muy pequeño (menor a 5% de su patrimonio).

La base de datos cuenta con datos mayoritariamente de 2018 y 2019 con empresas de casi todos los sectores de actividad. El 40% del total son empresas grandes, con facturación por encima de US$ 10 millones. 

Más de 100 empresas mantenían deudas financieras y al mismo tiempo obtuvieron un Ebitda (el beneficio bruto de explotación previo a la deducibilidad de los gastos financieros) negativo. Es decir, estaban endeudados y la generación de caja era negativa. 

Otras 300 empresas tuvieron un Ebitda positivo pero su endeudamiento era “relativamente elevado”, según la información publicada por la consultora. 

Si bien Rosselli señaló una situación favorable respecto al año 2000, también destacó que luego de varios años de "crecimiento económico pobre" hay un conjunto de empresas "no despreciable" que venían operando con un nivel bajo de rentabilidad y otro conjunto que tenía un "nivel de endeudamiento elevado". "Un 20% de las empresas analizadas tienen una combinación de mala rentabilidad o alto endeudamiento", apuntó. 

“El endeudamiento de las empresas con el sistema bancario está en niveles moderados. Por lo tanto, no deberíamos aguardar un deterioro muy importante de las condiciones financieras si la recesión es corta (aunque profunda) y la recuperación es vigorosa”, apunta la consultora en un hilo de Twitter. 

Sin embargo, la suba del dólar, que se apreció un 10% en marzo y durante abril se estabilizó, ejercerá cierta presión sobre el balance de las empresas ya que el 80% del crédito corporativo está en dólares. Si bien los préstamos en moneda nacional aumentaron su incidencia (eran 7% en 2005 y 20% en 2019), todavía sigue siendo baja. 

En cambio, las familias están endeudadas casi en su totalidad en pesos, unidades indexadas o unidades reajustables. Solo el 5% de los créditos a las familias está en dólares. 

De todos modos, el informe aclara que unas 300 empresas se encontraban con “niveles reducidos de liquidez – activos de corto plazo menores a sus pasivos de corto plazo (razón corriente menor a 1)”. 

Según plantea la consultora, las compañías operan, en general, con niveles reducidos de caja porque en “tiempos normales” una caja elevada es “financieramente costosa”. La mitad de las empresas de la base de datos contaba con disponibilidades inferiores a 13 días de venta. 

Para el socio de Exante es importante señalar que "lo habitual" es que las empresas operen con poca caja. La caja se fianncia con deuda o con capital del accionista. Si se apela a la deuda luego hay que pagar intereses mientras que los accionistas siempre quieren obtener retorno.

"Por eso se opera con poca caja. No es cierto que las empresas operan con abundante liquidez y pueden resolver de forma fácil una caída de la actividad", dijo y agregó que algunas pueden acceder a líneas adicionales de crédito pero no todas. 

El economista aseguró que estas conclusiones no son extrapolables a todo el tejido empresarial uruguayo pero aseguró que le consta que hay un "número alto de empresas" operando con niveles reducidos de rentabilidad y elevado endeudamiento. Además, sostuvo que esto no depende del volumen de negocios de las empresas. 

Se requieren nuevas medidas

“La fortaleza de los bancos y los ajustes regulatorios implementados por el BCU dejan un buen espacio para la readecuación del endeudamiento de las empresas ante esta nueva situación”, finaliza el informe. 

En ese contexto fue que se expresó la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, el pasado jueves 16 cuando pidió a los bancos privados “una mayor respuesta” frente a la crisis por el coronavirus. 

“La primera respuesta (de los bancos privados) fue positiva, nos gustaría que haya una respuesta mayor porque todavía hay problemas de liquidez”, dijo en diálogo con radio Sarandí.

De todos modos para Rosselli es necesario tomar nuevas medidas. "Los banco privados tienen patrimonio, liquidez y se tomaron medidas. Esas cosas van a ayudar a que los bancos refinancien a sus clientes, pero es probable que se necesaria tomar otras medidas", consideró.  

Esas medidas, señaló, deberían apuntar a que las grandes empresas tengan acceso al crédito. "No necesariamente alcanza con las medidas que se están tomando ahora", apuntó. 

 


 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...