Economía y Empresas > DERES

¿Cómo pueden contribuir las empresas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

La nueva agenda ha llevado a que las empresas ya no quieran imponerse metas de crecimiento por encima de las posibilidades o descuidar aspectos normativos

Tiempo de lectura: -'

09 de enero de 2019 a las 05:01

Cr. Martín Clerino 
Socio de KPMG

En 2015 la Asamblea General de la ONU adoptó la denominada Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción estratégico a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, basado en la erradicación de la pobreza, reducción de los efectos del cambio climático y de las desigualdades. La Agenda 2030 plantea 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) que contienen 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económica, social y ambiental.

Esto ha llevado a que en los últimos tres años se hayan definido un sin fin de estrategias para contribuir a los ODS, que están siendo impulsadas tanto por gobiernos, como por organizaciones y la academia en general. En el ámbito de las organizaciones (ya sean públicas o privadas con o sin fines de lucro), esta nueva agenda ha llevado a que las empresas ya no quieran imponerse metas de crecimiento por encima de las posibilidades o descuidar aspectos normativos.Esta realidad está haciendo que las organizaciones incorporen gradualmente nuevos elementos a sus estrategias y estructuras de gobierno, incluyendo el establecimiento de canales de comunicación con los grupos de interés (clientes, inversores, gobierno, comunidad, etc.).

Un aspecto clave de los canales de comunicación, tiene que ver con que las organizaciones capturen integralmente las demandas de los grupos de interés y les den una respuesta concreta.

Está claro que en pleno siglo XXI las demandas de los grupos de interés no pasan exclusivamente por lo económico financiero, sino también por cuidar el medioambiente y por aspectos sociales como la salud y seguridad en el trabajo o la no discriminación, por mencionar un par de asuntos. Es por ello que las estrategias de las organizaciones para dar respuestas a dichas demandas terminarán inexorablemente focalizándose en los ODS en los que su actividad tenga un impacto material. Las respuestas se divulgan a través de reportes periódicos de difusión masiva (comúnmente conocidos como Reportes de Sostenibilidad), existiendo diferentes estándares para su elaboración. 

Ahora bien, ¿qué tanto están contribuyendo las organizaciones con los ODS? De acuerdo con un estudio reciente de KPMG titulado “Cómo informar sobre los ODS: qué aspecto tiene y por qué es importante”, el cuarenta por ciento de las 250 organizaciones más grandes del mundo ya hacen referencia a los ODS en sus reportes de sostenibilidad, lo que sugiere que el interés en reportes ODS ha crecido rápidamente desde su lanzamiento en setiembre de 2015. Sin embargo, menos de uno de cada diez ha reportado acciones relacionadas con los ODS (8%) o ha establecido objetivos de desempeño comercial específicos y mensurables (SMART) relacionados con los objetivos globales (solo 10%).

Dentro de los principales hallazgos del estudio se destacan:
• Los ODS más comúnmente priorizados por las organizaciones son “Acción por el clima” (ODS13), “Trabajo decente y crecimiento económico” (ODS8) y “Salud y bienestar”  (ODS3).
• Los ODS menos comúnmente priorizados son “Vida de ecosistemas terrestres” (ODS15), “Hambre Cero” (ODS2) y “Vida submarina” (ODS14). •Tres cuartas partes (75%) de las organizaciones que reportan sobre los ODS discuten sobre el impacto que tienen en su negocio los objetivos, pero la presentación de informes es en gran parte desequilibrada, ya que la mayoría de las empresas discuten sus impactos positivos pero no los negativos.
• Sólo una de cada cinco empresas informa sobre cualquiera de los 169 objetivos individuales de ODS establecidos por la ONU.

El informe concluye que hay inmensas oportunidades de negocio inherentes a la solución de los problemas más difíciles del mundo, pero hasta ahora sólo pocas de las grandes organizaciones han demostrado que lo entienden. Estos líderes se beneficiarán por reconocer en los ODS un poderoso catalizador de innovación, alianzas y transformaciones del mercado que construyen negocios. También estarán en ventaja cuando se comuniquen con los muchos inversores, gobiernos y otros grupos de interés que están dándole una importancia creciente a la contribución de las organizaciones a los ODS.

Uruguay no es ajeno a esta situación. Más aún, la preocupación por la divulgación de reportes de sostenibilidad bajo estándares reconocidos, está recién comenzando a asomar, por lo que lejos está la discusión acerca de su contenido. Independientemente de ello, es sabido que nuestro país adhiere a los ODS y los promueve tanto a nivel de gobierno, como a nivel empresarial y académico, por lo que el desafío está planteado.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...