Agro > JORGE BONINO MORLÁN

"EEUU manifestó interés en que Uruguay concrete un compartimento genético"

Entrevista al delegado de ARU y SUL ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE)

Tiempo de lectura: -'

08 de junio de 2018 a las 05:00

¿Desde cuándo participa como delegado del sector privado de Uruguay en las asambleas de la OIE en París?
Desde 1990. Arranqué cuando ante la presencia de Cochliomya hominivorax (gusano barrenador del ganado) –generador de la Mosca de la Bichera– en Libia se acusaba su ingreso desde Uruguay por la exportación de ovinos en pie y la OIE definía una norma que impediría esas exportaciones en pie. Eso perjudicaba mucho a Uruguay y la Asociación Rural del Uruguay (ARU) resolvió apoyar al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) nombrando a su directivo Luis Pedro Saenz para integrar una delegación y negociar en la OIE. Saenz solicitó al Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) mi concurrencia como apoyo técnico. Además de desactivar la norma contra la Mosca de la Bichera, se lograron otras cosas importantes que ameritó al ministro Álvaro Ramos a crear una denominada Comisión de OIE, la que se reunía asiduamente para estudiar documentos y asesorar sobre acciones ante este organismo sanitario mundial.

¿Qué características destacaría de la asamblea de la OIE que se desarrolló este año?
Es relevante que el acto inaugural registrara la presencia de 161 de los 181 países que integran la OIE, con una concurrencia de 932 personas, para dar idea de la magnitud de este evento sanitario mundial. Sobresalía en cantidad la delegación de Brasil, que fue a gestionar su condición de libre de fiebre aftosa con vacunación para todos sus estados, menos uno que es libre sin vacunación –Santa Catarina–.

¿Y la importancia que tuvo para Uruguay?
Estuvo en la ratificación de sus estatus sanitarios, en primer lugar el de libre de fiebre aftosa con vacunación. Uruguay fue el primer país en tener esta categoría, luego de la fiebre aftosa de 2001. El segundo fue Paraguay que logró esa condición el año pasado y ahora lo será Brasil. Otro reconocimiento fue en peste equina, porque también nuestro país es libre. En la enfermedad de la vaca loca tiene la máxima condición, riesgo insignificante. También Uruguay es libre de peste bovina, que está erradicada en todo el mundo. Y se logró ese reconocimiento en Peste de los Pequeños Rumiantes, una enfermedad vírica de la que toda América estaba libre.

¿Qué significa lo último?
Es muy relevante, porque es una enfermedad importante para los ovinos y caprinos que tuvo notoriedad por los hechos que ocurrieron hace un par de años en Europa y Medio Oriente. Eso llevó a que Uruguay, un país ovejero y reconocido a nivel mundial por su estatus sanitario, tuviera que trabajar con sus servicios sanitarios oficiales y con nuestra colaboración durante varios años hasta llegar a este logro de alta significación para la producción comercial ovina uruguaya. Ahora se seguirá trabajando para obtener el libre en peste porcina africana y en pleuroneunomía contagiosa.

¿Sigue en el tapete declarar a las Américas libres de fiebre aftosa sin vacunación?
Para la OIE las enfermedades más preocupantes siguen siendo la fiebre aftosa, la peste porcina africana y la tuberculosis. Fue importante la consideración del tema de libre de fiebre aftosa en las Américas. Brasil viene avanzando muy bien hacia la categoría libre sin vacunación y a todos nos gustaría alcanzar esa condición, pero debe estar acompasado a un tiempo, cuando se den las condiciones no solo a nivel de país, también de la región. Hay que tener en cuenta que luego de erradicar una enfermedad viene una vigilancia epidemiológica que cuesta dinero, de servicios veterinarios oficiales, con recursos humanos y económicos bien capacitados, donde la profesión veterinaria y los productores fundamentalmente tienen un rol muy importante.

¿Se siguió avanzando con EEUU por el compartimento ovino?
La delegación de EEUU solicitó mantener una reunión bilateral con Uruguay, donde trasmitió su visión satisfactoria sobre el funcionamiento del compartimento ovino, pero también EEUU manifestó interés en que Uruguay concrete un compartimento genético. Es un tema que está técnicamente muy adelantado en su implementación y se estuvo conversando sobre las posibilidades que ofrece en materia de comercio genético de semen ese emprendimiento que viene impulsando la Sociedad de Criadores de Hereford del Uruguay. Se trata de una integración púbico-privada para beneficio de todos a quienes les interese este tema, independientemente de la raza. A través de esta figura podríamos estar ingresando a EEUU con material genético en primera instancia. Las primeras posibilidades de mercado que existen están referidas a la exportación de semen bovino.

¿Y qué receptividad tuvo este compartimento genético?
Tuvo un apoyo pleno de los delegados de los países de África, Asia, Europa y de toda América. Es una opción que la OIE ve con muy buenas perspectivas desde el punto de vista comercial y para evitar el ingreso de enfermedades zoonóticas o productivas. Las autoridades científicas de la OIE nos han demostrado su interés por la cristalización de esta medida, de la misma manera que en su momento estuvieron interesados por la puesta en marcha del compartimento ovino. Eso nos dejó muy contentos, de la misma manera que cuando se habla de la integración público-privada de la representación uruguaya. Los privados hace 29 años que estamos integrando la delegación oficial del país ante la OIE.

Es una integración que valoriza la representación de Uruguay.
Esa una integración que mucho pregonamos cuando trabajamos internamente en Uruguay. Siempre destacamos la posibilidad de trabajar juntos, porque juntos somos más eficientes y ese es un mensaje que brinda Uruguay que mucho nos enorgullece, porque incluso la OIE lo pone como una recomendación.

Esa fortaleza que implica la acción público-privada se continúa potenciando a cada instante.
Este año se cumplieron muy buenas jornadas en ese marco, como lo hicimos con anteriores directores de Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, en este caso con el director general Eduardo Barre, las asesoras Patricia Lagarmilla y Alejandra Lozano y Jaime Coronel del área de animales acuáticos.

Comentarios