Economía y Empresas > Entrevista

“El líder de hoy tiene que ser generoso y dejar fluir”

Alberto Parra se acaba de hacer cargo de la gerencia de Talento y Cultura de BBVA Uruguay con prioridades como que el empleado sea protagonista de su desarrollo  

Tiempo de lectura: -'

09 de octubre de 2019 a las 05:03

En las amplias salas de la casa central del BBVA en Montevideo, el pasado martes 1° los empleados del banco se dividían en grupos:  algunos, en ronda, intentaban maniobrar una cuerda, otros pintaban o dibujaban, mientras en un rincón otros guiaban a compañeros con los ojos vendados para resolver un juego. Todos llevaban camisetas que hacían alusión a la jornada denominada Values Day. Y entre ellos el español Alberto Parra observaba satisfecho. Hace poco más de dos semanas que Parra desembarcó en Montevideo para hacerse cargo de la gerencia de Talento y Cultura, en sustitución de Juan Carlos Alonso.

Parra explicó que esta jornada, que es la segunda vez que se realiza, es una ocasión para celebrar pero también para interiorizar los  valores de la compañía y escuchar a los clientes, porque además se realiza en la red de oficinas de atención al público. “Todos los juegos tienen relación con ser solo un equipo, con el pensar en grande, con el retarnos constantemente, con que el cliente sea lo primero. Es un día de recordatorio, en el  que la gente se puede sentir orgulloso”, amplió.

¿Gerente de Talento y Cultura vendría a ser gerente de Recursos Humanos?
Era gerente de Recursos Humanos y en un momento cambiamos el nombre. Una de mis funciones es RRHH más tradicional. Pero además tenemos que salvaguardar toda la cultura corporativa que tiene el banco, y que a nuestro empleado le llegue, lo viva y lo transmita en el día a día a la clientela. Venimos transformandonos, asumiendo un rol de digitalización. Ese proceso de cambio, tenemos que acompañarlo con el talento. Tenemos gente muy talentosa a la que ayudar para que vaya hacia las nuevas formas de trabajo que se requieren; que crezca con la organización y la acompañe con otros roles que aparecen. 



Ante el cambio, siempre hay distintas actitudes. ¿Cómo se ayuda a los empleados?
Una de las piezas angulares es la cercanía. Tenemos un equipo que se dedica a conocer al empleado, para saber sus inquietudes, y hacia donde le gustaría ir. Por otro lado tenemos formación: invertimos bastante porque un profesional muy formado puede adaptarse a ese cambio, pero además puede atender mejor a la clientela. Es un requisito que estén constantemente formándose. Para eso tenemos un campus online al que tienen acceso todos los empleados. Antes al empleado le decíamos que tenía que hacer determinado curso; ahora queremos que el protagonista sea él y empoderarle a que primero se forme. Puede acceder cuando quiera a hacer el curso que le apetezca, no el que nosotros le digamos. Es su formación, tiene que hacerse responsable de su desarrollo.
Tenemos un sistema interno en el que a medida que va haciendo horas de formación, le vamos dando “tokens” para que los pueda canjear por formación presencial, y acceder a cursos de más valor para seguir creciendo personal o profesionalmente. Lo presencial es más de habilidades.  

¿Cómo cuales?
Desde liderazgo, gestión de equipos, gestión del conocimiento.

Además de un cambio de mentalidad para el empleado, ¿se trataría también de un cambio para el liderazgo?
No puede ser el líder antiguo de “yo mando y yo dirijo por vía jerárquica”. Lógicamente hay una jerarquía pero buscamos un líder que esté abierto al cambio, que denominamos líquido, y que sea capaz de acceder a conocimientos tecnológicos, a movilidad absoluta, que ayude a sus equipos a crecer. Hay que ir a un concepto de “en qué te puedo ayudar para conseguir tus retos”.

Tiene que ser un líder que deje fluir. Hemos creado una herramienta que se llama mobility, que cuando hay una necesidad en puesto, la publicamos y le llega a todos los empleados, y deciden si apuntarse o no a esa vacante. El líder tiene que impulsarlo, dar un feedback claro y transparente. Es otro cambio.
Si la persona es seleccionada, el líder tiene que ser generoso. Primero por el desarrollo de la persona, pero también porque es bueno para la organización. Si tenemos a gente motivada, comprometida, haciendo lo que quiere, es bueno para todos.
Pero a ese líder también le afecta positivamente, porque se puede apuntar a otro puesto, crecer profesionalmente. Es para toda la organización.
Yo soy ejemplo de ello. Estoy aquí porque surgió la posibilidad y me apunté estando en España.

¿Qué lo motivó a postularse?
Es un reto atractivo, y un país estable para venir con mi familia.
El mayor consejo para un empleado que quiera postularse a una movilidad es que primero lo consulte y lo analice de forma personal, y cuando tenga eso despejado se apunte.  

¿Cómo le parece que debe encararse el relacionamiento con las nuevas generaciones?
Vamos a una generación a la que le importa la flexibilidad, el poder acceder a nuevas cosas, que busca aportar por proyecto.
Ya no te hablan de puestos de trabajo, sino de proyectos. Les tenemos que motivar dándoles proyectos. l

 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...