Fútbol > INFORME

El ocaso del Centenario que está solo: gasta US$ 100 mil al mes y casi no se usa

El Estadio solo recibió cinco partidos en estos cinco meses del año y si bien apuesta a los ingresos por conciertos, estos tampoco aparecen; el 20% del presupuesto de CAFO lo paga el Museo  

Tiempo de lectura: -'

18 de mayo de 2019 a las 05:01

Iban 61 minutos de un partido cerradísimo aquel viernes 18 de julio. Uruguay debutaba en su Mundial, el de 1930 y estrenaba su estadio. Sin embargo, no podía con la férrea marca de los peruanos. Pero llegó el gol, el primero en la historia del Centenario, en el arco de la Colombes con el copyright del Manco Castro para ganar 1-0.

Para la Copa del Mundo se construyó el Centenario. El predio lo donó la Intendencia de Montevideo (IMM), pero el costo de la obra lo pagó la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

El acuerdo entre la IMM y la AUF llevó a que fuera creada la Comisión Administradora del Field Oficial (CAFO), una comisión mixta que se encarga de la administración y conservación del estadio y que el 6 de julio celebrará sus 90 años.

El 12 de junio de 1930, poco antes del Mundial, fue la propia CAFO la que resolvió llamarlo “Stadium Centenario”.

Otro 18 de julio, en 1983, el presidente de FIFA de entonces, João Havelange, descubrió una plaqueta nombrándolo “Monumento al Fútbol Mundial”. Es el único estadio del mundo que tiene ese privilegio.

El Centenario fue testigo de mil batallas: estuvo presente en el comienzo del profesionalismo, en el quinquenio de Nacional, en los dos de Peñarol, en las Copas Américas ganadas por Uruguay en 1942, 1956, 1967 y 1995, en la Copa de Oro de 1980 cuando fue remodelado a medias. También en las Libertadores ganadas por Peñarol y Nacional, más allá de que alguna de esas vueltas olímpicas hayan sido fuera de fronteras. Y en la Copas Intercontinentales de los manyas y los bolsos hasta que se fue a jugar a Tokio.

Miles de anécdotas están quedando enterradas debido a que cada vez se utiliza menos.

Hasta hace algunos años, los grandes se alternaban jugando uno el sábado y otro el domingo. Después, cada uno pasó a jugar a su estadio y quedaba solo el clásico para jugarse en el Centenario, pero ahora, ni eso. El pasado domingo se disputó el primero en el Campeón del Siglo y el viejo eterno de cemento solo queda en exclusividad para la selección.

En estos primeros cinco meses del año, solo se jugaron cinco partidos: dos clásicos y tres de clubes que llevaron a Peñarol: Wanderers, Boston River y River.

El año pasado, Nacional jugó 11 encuentros, Peñarol nueve y la selección solo uno. En los últimos cuatro años, la celeste disputó solamente 12 partidos. Si bien se usó en otros juegos, la historia de la utilización del Centenario se diluye.

“Es un momento complicado por los hechos de pública notoriedad. El Estadio fue concebido y construido para albergar todos los partidos que se realizaban, que eran muchísimos. En la década de 1970, CAFO no solo se autofinanciaba, sino que repartía dinero entre los clubes de Primera y Segunda. Eran otras épocas. Había partidos sábado y domingo,  aparte de las copas internacionales. CAFO llegó a organizar las Copas Montevideo de verano, hoy no tiene arte ni parte. Hoy si hay algo, lo organizan la AUF con Tenfield”, explicó el presidente de CAFO, Enrique Baldrich a Referí.

El presupuesto mensual es de US$ 100 mil y los ingresos son muy pocos debido a la falta de partidos que cada vez se hace más latente.

“Gastamos $ 500.000 de luz en el Centenario. Aunque haya un solo partido en el mes, eso implica que hay que bajar la palanca para encender las torres de iluminación y la palanca tiene un mínimo de consumo que son 1.800 kilovatios de potencia contratada y eso tiene costo fijo”, dijo Baldrich. Se trata de una entrada de 1.000 kilovatios y otra de 800. En ese contexto, CAFO está en tratativas con UTE para reducir la potencia contratada y quedarse solo con una de las dos entradas de luz que tiene, la de 1.000 kilovatios, que produciría “un ahorro bastante considerable”.  La potencia contratada es la que UTE exigía de acuerdo a lo que se utilizaba el Centenario. Ahora con muchos menos partidos pretenden bajarla.

En 2016, en CAFO trabajaban 34 personas. Un año después eran 32 personas y hoy son 30. En 2003 eran 90. Además de los sueldos de esos funcionarios (el gasto principal), al presupuesto del Centenario hay que sumarle el mantenimiento de la cancha (lo que incluye fertilizantes, filtrado de agua y riego, para lo cual se usa agua de pozo pero también de OSE), y mantenimiento de tribunas y palcos (pintura, carpintería, herrería y herramientas).

El alquiler del Centenario para partidos es considerado “barato” por parte del presidente de CAFO si se lo compara con otras canchas uruguayas. Alquilarlo cuesta $ 125.000 por encuentro y se restan $ 5.000 por cada tribuna que no se habilita. Con una tribuna sola se cobra $ 110.000. “Cualquier cancha de club chico cuesta más que el Centenario. Lo que pasa es que todo depende de lo que se adjudique por Policía, y seguridad; eso encarece todo. Pero lo que recibe el estadio es nada más que eso”, dice. 

CAFO se lleva el 6% de la recaudación de los partidos, pero Baldrich aclara que eso sucede cuando lo recaudado supera el monto pagado por el alquiler. Para dar un ejemplo, en el encuentro de hace un par de semanas entre River y Peñarol “se recaudó muy poquito más aplicando el 6%. Fueron $ 130.000 y algo”.

El Museo es un gran ingreso

“Cuando en 2003 reabrimos el Museo del Fútbol, eran todos pesimistas, pero hoy es una realidad. Se recaudan unos US$ 20.000 por mes”, indica Baldrich.

La entrada tiene el mismo valor desde hace tiempo: $ 100 para los uruguayos, $ 150 para los turistas extranjeros y $ 50 si quieren subir a la torre.

El auditorio del museo también se alquila para eventos publicitarios. Esto acrecienta ese 20%.

Otros ingresos de CAFO son los alquileres del Centenario para avisos publicitarios. Estos no solo se han mantenido últimamente, sino que han ido en aumento. “Estamos en contacto con productores y agencias de publicidad para que filmen en el estadio. El precio que pagan es entre US$ 5 y 10 mil y con bastante frecuencia”, agregó.

A su vez, se acaba de renovar un contrato con una marca de gaseosas con una merma económica al vínculo anterior debido a que cada vez se venden menos entradas y hay menos encuentros. Este nuevo contrato es por cinco años.

Baldrich es muy claro: “Estamos haciendo milagros, sacando conejos de la galera para llegar a fin de mes y pagar el presupuesto. Lo asumimos que es así, no podemos hacer otra cosa. No hemos podido hablar con el nuevo Ejecutivo (de la AUF), estamos esperando que se acomode para hacerlo”.

El Centenario es la sede de varias organizaciones, pero las que están vinculados con la AUF no pagan alquiler, según Baldrich: ni la Asociación Uruguaya de Árbitros de Fútbol (Audaf), ni la Asociación Uruguaya de Entrenadores de Fútbol (Audef). “El vínculo más importante que tenemos es con SUAT que ocupa mucho lugar. Es una buena cifra que ayuda”.

A su vez, la Liga Universitaria pagaba $ 5.000 por su sede en el Centenario y hoy lo multiplicaron por 10 y pagan $ 50.000 por mes.

La Seccional 9ª no pagaba y ahora se fue. La escuela tampoco paga. “El local de la 9ª quedó en muy mal estado y esperamos que se pueda alquilar. O lo refaccionamos nosotros o la empresa que lo alquile”, dijo.

Otra entrada importante para CAFO y a lo que apuesta a futuro, son los conciertos. Este año, hubo uno solo, el de Ed Sheeran que dejó US$ 36 mil utilizando solo la Olímpica. Por ahora, no tienen ningún espectáculo más programado para este año.

Por esa razón, el objetivo siempre es alquilarlo para un gran espectáculo donde se utilice todo el escenario para lo cual se puede llegar a percibir entre US$ 150 y 200 mil como dejó el recital de Roger Waters, más allá de que la cancha sufrió las consecuencias.

Otro punto en contra de  las arcas de CAFO es que en 1998 se limitaron los ingresos de publicidad estática cuando se firmó con Tenfield. Allí, la AUF a través de Eugenio Figueredo, se comprometió a pagarle a CAFO US$ 180 mil por mes, pero casi nunca cumplió.

“Se van acumulando las deudas de la AUF. A veces la AUF ayuda aunque no en la forma deseada porque no llega a las cifras comprometidas. Dependemos de ellos, porque administramos el Centenario, pero no mandamos. No tenemos autonomía propia. Es que la AUF no está en condiciones económicas para poder pagar”, indicó.

Baldrich concluyó diciendo: “El Estadio, como único monumento al fútbol mundial va a tener que conservarse. Es una reliquia histórica en la que se realizó el primer Campeonato del Mundo. El tema es cómo se hará para conservarlo. Para nosotros es como una segunda casa. Hace 16 años que estoy en CAFO y desde 2006 soy presidente. No sé qué pasará con el Mundial 2030. Son todas incógnitas que se resolverán con el paso del tiempo”.

 

ASÍ LO UTILIZARON EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

                2015  2016    2017   2018

Equipos      PJ    PJ       PJ      PJ

Peñarol         40    22     18       9

Nacional        21    11     20      11

Uruguay        3       5       3        1

 

LAS CIFRAS

100.000 dólares es el presupuesto mensual que tiene CAFO para mantener al Estadio Centenario.

5 partidos se han jugado en estos cinco meses de 2019 y cada año que pasa, la gráfica de encuentros disputados desciende.

30 personas trabajan actualmente en CAFO; en 2003 eran 90.

80.000 personas por año visitan al Museo del Fútbol del Centenario; es el museo más visitado de Uruguay y con sus ingresos se paga el 20% del presupuesto de CAFO.

36.000 dólares percibieron por alquilarlo para el recital de Ed Sheeran este año.

500.000 pesos de luz debe abonar CAFO cada vez que se ilumina el Centenario debido a la potencia contratada con UTE.

90 años cumplirá CAFO el 6 de julio de este año; fue creada en 1929 para administrar y conservar el Estadio Centenario.

 

“DAÑOS COLATERALES

Baldrich sostuvo que lo que sucede actualmente con el Centenario “es una cuestión que recibimos daños colaterales por decisiones de los clubes por fijar los partidos como locales en sus estadios y ahora también en los clásicos. Prácticamente nos hemos quedado sin espectáculos deportivos. Más allá de los que juegue la selección, son muy pocos y esto coadyuva a que los ingresos de CAFO hayan mermado considerablemente. Apostamos a organizar espectáculos y que haya otros ingresos para mantener el presupuesto porque hoy los ingresos son cada vez más menguados. Se hace muy difícil”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...