Economía y Empresas > Entrevista / Francisco Carzoglio

"El recurso humano es infinitamente más poderoso que un producto"

Carzoglio habló sobre su carrera y su nueva trayectoria en la que asegura no depender de factores económicos

Tiempo de lectura: -'

30 de agosto de 2017 a las 05:00

Es licenciado en Comunicación. Fue músico, trabajó como publicista, emprendió, fracasó y volvió a emprender. Fue director creativo de la agencia de publicidad Avisa, aunque confiesa que el de la publicidad nunca fue su mundo. Dejó de ser empleado en 2006 cuando creó su primer proyecto personal al que describió como una especie de "Youtube" de aquel momento pero sin lo necesario para generar rentabilidad. Su último emprendimiento, Holograam, fue una compañía de marketing dedicada al desarrollo de hologramas y sistemas innovadores de comunicación visual. Cuenta que siempre quiso irse del marketing pero nunca pudo: "Todos los proyectos pasaban a ser en última instancia bancados por la publicidad". Siempre le atrajo la meditación y en 2014 se interiorizó en la temática de coaching. Su visión cambió y decidió que no necesariamente todo lo que hiciera tenía que rentabilizarse. Se retiró de Holograam con su parte de la sociedad y al año siguiente encontró un nuevo lugar en el mundo con el coaching ontológico. Realizó un máster en Newfield Consulting (Chile) y hoy brinda sesiones particulares.

¿Qué pasó con Holograam?
Como tal dejó de funcionar. Los proyectos de innovación tienen un período ventana en el que si se dan en el momento justo y con las condiciones adecuadas, pegan. (Holograam) era una estructura monstruosa con un crecimiento exponencial que requería un entorno que le permitiera ese crecimiento. Lo que nos pasó fue que la tecnología venía muy cara para el mercado y lo que hacíamos para adaptar el producto no era muy novedoso. Quisimos hacer algo super novedoso en Uruguay y el problema con los mercados latinoamericanos es que el factor precio incide muchísimo. La proyección holográfica tenía un efecto muy lindo que daba impresión 3D pero tampoco era que parecía que volaba en el aire. Entonces entre poner eso o una pantalla led, la gente ponía led. Trabajamos con empresas que pagaban por la innovación, como Coca-Cola, Audi, Mercedes Benz. Ahora, la innovación lo es una, dos, tres veces y después ya deja de serlo. La curva de producto bajó rápidamente porque dejó de ser innovador y seguía siendo caro. Nos dimos cuenta de que el producto tenía una vida útil bastante corta.

Asegura que no le gusta el marketing pero le dedicó gran parte de su vida. ¿Qué no le gustaba?
Me gustaba, pero no era mi mundo. Asociar ciertas marcas con algo bueno me generaba un conflicto interno. A veces me vi marketineando, vendiendo y empezó a dejar de cerrar, hasta que decidí darle un final a esa etapa que me hizo aprender muchísimo a autogestionarme y a generar recursos para seguir emprendiendo. La comunicación me gusta sobre todo en la creación de vínculos más que en la parte tecnológica.

¿Cómo define el coaching?
Hay diferentes abordajes. Hay coaching para el comportamiento, para mejorar vínculos humanos, o las ventas, o grupos de trabajo, para aprender a cocinar. Es utilizar los recursos que ya existen en las personas para maximizarlos, desbloquear creencias que bloqueen su máxima capacidad de gestión y desempeño y crear nuevos hábitos y condiciones para que esas capacidades se manifiesten permanentemente. El problema con las personas es que muchas veces lo que piensan, dicen y hacen no coincide y en esa inconsistencia se generan desajustes. Entonces está bueno juntar lo que se dice, hace y siente y cuanto más alineado está, más la persona se relaja. La Programación Neuro Lingüística (PNL) asume que tenemos programas y que nuestro subconsciente es como una computadora. Si en la computadora apretás una tecla, pasa algo. Y nosotros de alguna manera, según este abordaje, somos como una computadora. Una vez que ves esos programas podés reprogramar. Se utiliza toda la energía canalizada en cosas destructivas y se hace constructiva. La PNL es conductista y el coaching tiene un abordaje menos conductista.

La herramienta surgió en los años de 1970 pero parece escucharse ahora más que antes ¿Por qué cree que se da esto?
Están los que adoptan primero las nuevas tendencias, las prueban; eso genera resultados y los resultados da paso al boca a boca, el animarse. Eso es un período natural que en 10, 20 30 años se hace una tendencia. Pero creo que principalmente, antes se consideraba que si tenías un gran producto la empresa se disparaba. La historia mostró que en realidad el producto no necesariamente hace que la empresa crezca. Se empezó a ver que el recurso humano es infinitamente más poderoso que un producto.

¿Piensa crear una empresa?
Así estoy bien. No soy coach para crear un imperio de coaching ni para ser el mejor.
No está el crecimiento económico como factor que me hace tomar decisiones. Si mañana surge y me interesa como proyecto y desafío personal, si creo que lo que puedo aportar es bueno, lo evaluaré. Pero no voy a ir atrás de algo solo para generar más. Hay mucho mercado para crecer en todo lo que es el crecimiento personal y corporativo. Sobre todo en empresas que se dan cuenta que sus recursos humanos son lo mas valioso.


REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...