Economía y Empresas > DERES

¿Estamos transitando hacia nuevas modalidades de consumo?

Por distintos caminos, las compañías se involucran en lo referente a lo sustentable

Tiempo de lectura: -'

06 de junio de 2018 a las 05:00

Eduardo Shaw
Director ejecutivo de Deres

Solemos decir que las empresas se "meten" en los temas de sostenibilidad o Responsabilidad Social Empresaria (RSE) por alguna de las "Tres C". (1) Convicción: estamos convencidos que esto es un deber y hasta casi una obligación desde el punto de vista ético y moral; (2) Coacción: no tenemos más remedio ya que la normativa o alguien nos lo impone; (3) Conveniencia: lo hacemos porque nos conviene.

Podrá discutirse la validez de cada uno de los caminos pero la realidad indica que, a la larga y sea por el motivo que sea, las empresas que incorporan una gestión sostenible alcanzan una mayor competitividad. Y muchas lo tienen claro desde un principio: la sostenibilidad es un buen negocio.

En una nota anterior hacíamos referencia al estudio de la Comisión de Negocios y Desarrollo Sostenible: sólo en Latinoamérica, existirían oportunidades de negocio por más de US$ 12 billones anuales. Y en esta línea uno de los temas que vemos crecer con fuerza son las "compras sustentables": la inclusión de criterios de sostenibilidad al momento de decidir una compra.

Esto no es nuevo pero hay dos factores que seguramente acelerarán este proceso. Por un lado la irrupción de los ODS (Objetivos de Desarrollos Sostenible) aprobados por 196 países y a los que Uruguay, a través de la OPP, les está dando una gran relevancia. El propio ODS 12, "Producción y Consumo Responsables" en su Meta 12.7 establece la necesidad de "Promover prácticas de adquisición pública que sean sostenibles".

Y si bien los ODS fueron aprobados en 2015, Uruguay viene trabajando desde antes para implementar compras públicas sustentables. Hoy, la Agencia de Compras y Contrataciones del Estado (ACCE) está finalizando la elaboración de una política que seguramente se aplique en este período de gobierno.

El otro factor que acelerará esta modalidad de compra somos los propios consumidores. No es casual que muchas empresas comienzan a explicitar sus compromisos con temas sociales y ambientales.

Algunas expresan públicamente su compromiso con la equidad de género adhiriendo a los Principios de Empoderamiento de las Mujeres (WEP por sus siglas en inglés). Otras explicitan que la diversidad e inclusión las hace más fuertes, como es el caso del Scotiabank. Estos dos casos los podemos englobar dentro del concepto de "marcas que toman una posición". Es que los consumidores quieren que los productos o servicios que adquieren compartan con ellos determinados valores y asuman compromisos en temas sociales.

Según un estudio global de la consultora HAVAS, al 74% de los consumidores no le importaría si sus marcas habituales desaparecieran. ¿Quién se puede dar el lujo de perder 7 de 10 clientes habituales?

Según expresó Yannick Bolloré, CEO del Grupo HAVAS, "vivimos en un mundo recargado de contenidos. Sólo las marcas que generen conexiones con sentido con las personas prosperarán. Ya no es suficiente producir productos que funcionen. Las marcas necesitan conocer por qué cosas se preocupan las personas y qué hace que sus marcas tengan significado".

Hace pocos días tuvimos la oportunidad de participar en Montevideo de "MOLA Evento": cuatro días dedicados a temas sobre moda sustentable. Muchísima gente, en su mayoría jóvenes, que ya tienen la sostenibilidad como un valor incorporado en su lenguaje y vida diaria.
¿Convicción, coacción o conveniencia?
La oportunidad está. No aprovecharla está en cada uno.



REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...