The Sótano > THE SOTANO/ EDUARDO ESPINA

¿Fin de una era?

Los republicanos tiemblan tras el sorpresivo triunfo de un candidato demócrata

Tiempo de lectura: -'

14 de diciembre de 2017 a las 05:00

Lo que parecía imposible, fue finalmente posible. Uno de los estados más republicanos de la Unión Americana ya no tendrá dos senadores de ese partido, algo que en lo previo, meses atrás, nadie se hubiera animado a vaticinar. Alabama era un bastión del partido republicano y allí en las últimas presidenciales Donald Trump arrasó, obteniendo casi el 63 por ciento de los votos.

Sin embargo, tal como suele pasar en los accidentes aéreos, una serie de factores se confabularon para que por primera vez en 25 años un candidato demócrata al senado obtuviera el triunfo, derrotando al juez Roy Moore, a quien muchas mujeres habían acusado de conducta impropia.

Sin embargo, Donald Trump le dio su apoyo, lo mismo que la mayoría de los votantes blancos de Alabama, para quienes la política tuvo mayor peso que la ética y las acusaciones de acoso sexual. Sin embargo, el 99 por ciento de la población afroamericana de ese estado votó a Doug Jones, abogado de prestigio nacional, quien ganó por muy escaso margen, apenas un 1.5 por ciento (670. 551 votos contra 649. 240).

Como pocas veces antes, la población negra salió a votar en masa, seguramente motivada por el mensaje telefónico enviado días antes por el expresidente Barack Obama, quien instó en forma enfática a votar en contra de Moore. Se mensaje decía: "Esto es serio. No se pueden quedar sentados. Doug Jones es un luchador por la igualdad, por el progreso. Doug será nuestro campeón de la justicia. Así que sal y vota, Alabama".

El triunfo de Jones es la primera gran derrota política del partido republicano durante la era Trump, y prende las luces de alerta de cara a las elecciones para el congreso y gubernaturas de noviembre del año próximo, pues hay un corolario relevante y es el siguiente. Si las minorías, negra e hispana, salen a votar y logran dejar de lado la clásica apatía que ha caracterizado a ambos grupos raciales a la hora de asistir a las urnas, en 2018 el partido demócrata podría hacerse con el control de ambas cámaras, o al menos del senado, un panorama que los republicanos temen mucho, y más ahora tras lo ocurrido antes de ayer de manera tan sorpresiva en Alabama, estado donde el cambio parece haber empezado.

Comentarios