Fútbol Internacional > UNA MIRADA SOBRE PEP

"Guardiola tenía poca confianza en sí mismo"

El ex médico de Bayern Múnich, quien abandonó el club por conflictos con DT, le pasó factura al catalán en su autobiografía

Tiempo de lectura: -'

14 de marzo de 2018 a las 13:20

El médico Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt, que en su momento abandonó el Bayern Múnich por conflictos con Pep Guardiola, ajusta cuentas con el entrenador catalán en su autobiografía de la que este martes publica un adelanto el diario "Bild".

"Considero a Pep Guardiola como un persona de poca confianza en sí mismo, que vive con constante temor, no ante posibles derrotas, sino ante la posibilidad de perder poder y autoridad", dice Müller-Wphlfahrt, que ha regresado al Bayern.

Las diferencias de Müller-Wohlfahrt con el catalán empezaron prácticamente desde la llegada de Guardiola al Bayern.

Ya en el tercer entrenamiento de la temporada, Guardiola se quejó ante Müller-Wohlfaht de que había tres lesionados que, según el diagnóstico original, ya deberían haber vuelto a las canchas.

"Me lo dijo en un tono agresivo", indicó el médico. "Guardiola me veía como un subordinado al que podía recurrir en cualquier momento", agregó.

Müller-Wohlfahrt es una leyenda en Alemania, no sólo por su trabajo en la selección alemana y en Bayern Múnich sino también por la ayuda que ha prestado a otros pacientes célebres, entre ellos el velocista Usain Bolt.

"Esperaba de nosotros auténticos milagros"

El médico considera que, pese a que Guardiola es considerado como un innovador y un revolucionario, para Bayern representó un retroceso al "poner patas arriba" el programa de preparación física previo a los entrenamientos desarrollado por el equipo de Müller Wohlfahrt.

Una de las primeras medidas de Jupp Heynckes al regresar a Bayern en esta temporada fue volver a introducir ese programa, dirigido fundamentalmente a la prevención de lesiones musculares, y dirigido por uno de sus asesores, Helmut Broich.

"Por una parte, Guardiola no se interesaba por cuestiones médicas. Por otro lado, esperaba de nosotros auténticos milagros", señaló el médico.

Müller-Wohlfahrt recuerda que en la temporada anterior a la llegada de Guardiola sólo hubo tres lesiones musculares en Bayern.

"Luego llegó Pep Guardiola y ya en su primera temporada tuvimos muchas más lesiones musculares que en la exitosa temporada 2012/2013", subraya.

A Guardiola, según Müller-Wohlfahrt, le bastaba con un calentamiento rápido de cinco minutos lo que, en opinión del médico, no era suficiente.

"Ya durante el mundial de clubes en Marruecos, a mitad de temporada, cualquier observador podía constatar que los jugadores de Bayern no estaban en forma", dice Müller-Wohlfahrt.

El entrenador catalán, según el médico, no prestaba atención a sus informes sobre jugadores lesionados a diferencia de sus antecesores que se interesaban siempre por su trabajo, e incluso observaban los tratamientos en el vestuario y "sabían que por lo general no usábamos ni analgésicos ni cortisona".

Los conflictos se fueron haciendo más graves con el paso de los meses y Guardiola se quejaba cada vez que Müller-Wohlfahrt retiraba a un jugador del campo por lesiones musculares y calificaba esas medidas de "ridículas".

La situación explotó finalmente en una conversación que debería haber servido para limar diferencias.

"Perdí por completo el control, le grité a Guardiola y di un golpe sobre la mesa que hizo que los platos y las tazas vibraran. Por primera vez en todos mis años de trabajo le grité a alguien", dijo el médico.

"No podía entender que un entrenador que tenía tantos años de edad como yo de vida profesional no hiciera caso de mi experiencia", agregó.

El día definitivo fue el partido de ida contra Porto, que Bayern perdió por 3-1 a domicilio, y después del cual Guardiola responsabilizó a Müller-Wohlfahrt de la derrota, delante de los jugadores.

Al día siguiente, Müller-Wohlfahrt renunció a su cargo de director médico de Bayern, después de 38 años de trabajo.

Comentarios