Nacional > HISTORIA

"Hacer las cosas bien": el objetivo de un exrecluso que consiguió trabajo en la construcción

Sebastián Romano es uno de los 500 liberados que hizo una pasantía en la Dinali 

Tiempo de lectura: -'

09 de diciembre de 2019 a las 05:00

"Seguir haciendo las cosas bien", repite una y otra vez Sebastián Romano. Es la consigna que quiere que su cabeza retenga y lo guíe en la nueva etapa de su vida, que comenzó el 17 de febrero, cuando salió del Penal de Libertad.

Romano, de 27 años, cometió dos hurtos, lo condenaron a un año de prisión pero salió a los once meses por estudiar y trabajar. Desde el primer día que pisó el penal, supo que a ese lugar no quería volver. Rescata como positivo haber terminado segundo de liceo durante su pasaje por la cárcel, aunque sin quitarse el sabor amargo de no haber podido estar ese tiempo con su familia. "Se hacen largos los meses, es complicado. Al que más veía era a mi padre", cuenta en su casa de Flor de Maroñas.

Es jueves y hace menos de una hora llegó de trabajar. Más tarde mirará junto a Juan Carlos, su padre, la final del Torneo Clausura. Luego de las diez horas de trabajo como peón de la construcción, su rutina incluye visitar a su novia, ir a la casa de su hermana, tomar mate y mirar televisión, o jugar con su sobrino de cuatro años, que también lo visitaba en la cárcel. "Trato de desvincularme de la calle, porque las juntas te llevan a hacer cosas que no te digo que uno no quiera hacerlas, pero ta, a veces es difícil", afirma.

Romano mira un punto fijo y sus ojos adquieren el brillo que revela emoción, cuando recuerda que veía a su sobrino cada dos meses. "En la visita pasaba pegado a mí y se iba llorando. Eso te deja mal. Hoy por suerte estoy acá y lo estoy disfrutando".

Cuando piensa por qué llegó a delinquir, hace una pausa y un gesto intentando elaborar una respuesta a la que no encuentra muchas explicaciones. No robó "por necesidad". Eso remarcó varias veces, sino que buscaba "plata fácil", "no tenía que estar laburando y ta". Ahora piensa diferente y no quiere volver a lo mismo. Cuando salió de la cárcel, empezó una pasantía en la Dirección Nacional de Apoyo al Liberado (Dinali), que atiende a aproximadamente 6 mil liberados cada año.

En ese entonces también trabajaba diez horas por día, como parte de la pasantía, en una escuela en Paraje Echeverría, en otra de Casavalle y en la Intendencia de Canelones. Tuvo que aprender a ser peón de la construcción: hacer materiales, placas de yeso y colocarlas. "Gracias a Dios hoy estoy laburando en la constru", dice con entusiasmo.

Su primo lo ayudó a encontrar trabajo y esta semana empezó en una obra de un edificio cerca del Estadio Centenario, donde tiene contrato por dos años.  "Está bueno, es una experiencia nueva, nunca había laburado y por suerte ahora se me están abriendo las puertas", dice.

Además de hacer mezcla, en Dinali aprendió sobre compañerismo, hábitos de trabajo y el trato afable de la gente, que es "diferente" al del resto de la sociedad. "Ellos saben que estuviste preso y te tratan normal, pero mucha gente no", sostiene.

La cabeza y la familia

Romano asegura que "gracias a Dios" se llevó bien con la gente en la cárcel, aunque reconoce que es complicado. "Si la sabés llevar y cómo dialogar con la gente, te entienden".

Su padre fue policía, recorrió cárceles y sabe "lo que estar ahí", aunque una lesión en la rodilla le impidió continuar trabajando. Mira a su hijo emocionado y con esperanzas de no volver a cruzar esas puertas. " Yo quiero que él se porte bien, salga adelante, porque ya tengo 67 años, no puedo andar en los trotes de antes", dice y agrega que por ahora "va marchando bien", a nueves meses de estar libre.

La familia y luchar contra algunos pensamientos son los pilares que deben estar siempre firmes para no volver a delinquir. "Pienso en mí familia antes de hacer alguna bobada. Ya está, no necesito, nunca necesité, lo hacía sin pensar",afirma.

Juan Carlos sabe que no volver a delinquir es la pelea diaria de su hijo. "Es como fumar y tomar, no tenes que hacerlo más y chau. Mucha voluntad, como todo", indica.

Sus amigos de varios años, con los que se reúne a comer un asado cada tanto, también apoyan su nuevo camino. "Están contentos, te ven bien, te dan para adelante. Por suerte hay muchos que están ahí, al firme", cuenta.

También hizo amigos en Dinali, donde algunos siguen con sus pasantías porque no consiguieron algo mejor. "Es complicado teniendo antecedentes, pero se da la posibilidad, hay que esperar. Yo estaba esperando hace tiempo", recordó.

Cuando se presentó y avisó que renunciaba a la pasantía porque había conseguido trabajo, empezó a recibir llamados de varias personas que conoció trabajando en Dinali, que lo felicitaban, y le dejaron las puertas abiertas. "Me dijeron que cualquier cosa no dudara en llamarlos, que me iban a dar una mano. Pero por ahora estoy acá", reafirma.

Sabía que el trato que recibió trabajando en el organismo del Ministerio del Interior no era el mismo que tendría cuando se propusiera buscar trabajo en el mercado laboral, compitiendo con personas sin antecedentes. Las oportunidades escasean para los exreclusos, lo que a la larga lleva, a algunos, a reincidir en el delito. En su trabajo actual, siente que lo tratan bien porque lo conocen del barrio.

Romano trata de situarse en la cabeza de alguien que debe darle trabajo a una persona que estuvo en la cárcel. "Capaz que piensan que vas a volver a hacer lo mismo, yo siento que te miran diferente", piensa.

De todos modos, llama a aprovechar las oportunidades. "Es difícil cambiar de un día para el otro, pero si pones un poquito de voluntad, sale", afirma convencido. Siempre mirando a un punto fijo, dice: "todo lo que estoy logrando ahora en este tiempo no lo había logrado antes, está bueno".

El 23 de este mes sale de licencia y quiere irse de vacaciones con su novia. "Tenía ganas de ir a Brasil pero es caro", y probablemente vaya a las termas en el litoral para despejarse y descansar. 

También planea continuar estudiando para terminar ciclo básico, por lo que quiere inscribirse en el liceo el próximo año. Sus aspiraciones para el futuro inmediato son claras: "Trabajar, seguir trabajando, seguir haciendo las cosas bien. Ya no da para más".

Reincidencia y presupuesto
Dinali sustituyó al Patronato Nacional de Encarcelados y Liberados en el año 2015, y cuenta con varios programas. Laura Cotelo, asesora técnica, explicó cuáles son los programas que desarrollan. Las pasantías laborales, en las que este año trabajaron 500 personas en organismos públicos, escuelas y otras obras, durante un año con opción de extenderlo a dos. 
Hay capacitaciones a través de un convenio con Inefop,del que participaron 300 exreclusos, realizando cursos de tres a cuatro meses con rápida inserción laboral: herrería, sanitaria, reparación de aire acondicionado, entre otros.
"Todos los programas tienen acompañamiento psicosocial, que es de los mas importantes", explicó Cotelo. 
Para que los ex presos conozcan los programas de Dinali, un equipo técnico concurre a las cárceles para comenzar a trabajar con quienes están a seis meses de salir en libertad. "Llevan información y es una manera de bajar expectativas, porque muchos piensan que salen con trabajo seguro", sostuvo.
La reincidencia de los presos en Uruguay se sitúa entre un 60% y 70%. El director de Dinali, Jaime Saavedra, dijo a El Observador en junio de este año que entre quienes realizan pasantías, la reincidencia se sitúa entre el 3% y el 17%.
Saavedra critica el presupuesto destinado a Dinali, ya que en 2019, para todas sus actividades, dispuso de US$ 300 mil.
Durante el el Congreso Latinoamericano de Políticas Pospenitenciarias se refirió al problema. “El Ministerio de Desarrollo Social en 2017 ejecutó US$ 274 millones de US$ 294 millones que tenía para ejecutar. Lo que no ejecutó el Mides es 60 veces el presupuesto que tiene la Dirección Nacional del Liberado. No puede ser”, dijo en esa oportunidad.
Dinali tiene entre 80 y 90 funcionarios, muchos de los cuales trabajan en la Posada de Camino, un hogar para liberados que no tienen donde vivir, con 25 cupos y pueden permanecer entre 90 y 120 días. 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...