Opinión > OPINIÓN

¿Podría Donald Trump ser sometido a juicio político?

Ahora que los demócratas controlan la cámara, se abren las puertas para el juicio político al presidente

Tiempo de lectura: -'

25 de abril de 2019 a las 14:52

Kadhim Shubber, Fan Fei y Niki Blasina

Desde que Donald Trump asumió el cargo se ha hablado de someterlo a juicio político. Ahora las revelaciones del informe de 448 páginas de Robert Mueller han intensificado los llamados de algunos demócratas a convertir esas palabras en acciones.

El informe no acusó al presidente de delitos relacionados con la conspiración con Rusia u obstrucción de la justicia, pero la evidencia aportada por el abogado especial ha alimentado las denuncias hechas por los críticos de Trump de que no es apto para el cargo.

Los demócratas están divididos sobre si ejercer el poder del juicio político. La dirección del partido, encabezada por Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, prefiere enfocarse en las elecciones de 2020 como la manera de destituir al presidente. Otros, como Elizabeth Warren, la senadora demócrata quien está intentando ganar la nominación del partido para las próximas elecciones presidenciales, han instado a los demócratas a comenzar los procedimientos de juicio político a pesar de los riesgos.

Cualquier intento de destituir a Trump sería un tema amargo y partidista, porque el presidente ha solidificado la base republicana a su alrededor. Encuestas recientes han demostrado que alrededor de un tercio de los votantes apoya el juicio político, mientras que el 48% se opone.

El juicio político es el proceso que establece la Constitución estadounidense para destituir al presidente, vicepresidente y otros funcionarios civiles, como los jueces, de sus cargos. La prueba de juicio político es, en última instancia, política.

El Artículo II de la Constitución establece que una persona puede ser acusada de "traición, cohecho u otros delitos y faltas graves". El Artículo I le otorga a la Cámara el poder de iniciar un proceso de juicio político y le da al Senado la tarea de juzgar el caso.

La frase "otros delitos y faltas graves" ha llevado a debatir sobre qué es exactamente una ofensa procesable. El papel del congreso hace que este asunto superficialmente legal sea un proceso partidista.

"Una ofensa procesable es lo que una mayoría de la Cámara de Representantes considera que sea en un momento dado en la historia", dijo el congresista Gerald Ford en 1970, antes de convertirse en presidente de EEUU.

Ningún presidente estadounidense ha sido destituido de su cargo mediante juicio político. Dos han sido acusados y otro, Richard Nixon, renunció antes de que pudiera ser enjuiciado, cuando se hizo evidente que tenía poco apoyo en el congreso.

La mayoría demócrata en la Cámara de Representantes ofrece la posibilidad de destituir a Trump, incluso aunque algunos demócratas consideran esa medida una distracción inútil de temas como la atención sanitaria y los recortes fiscales.

Los demócratas han usado su control de los diversos comités de la Cámara para organizar investigaciones sobre la administración de Trump y sus asuntos personales. Sin embargo, no han abierto una investigación de juicio político.

El comité judicial, encabezado por Jerrold Nadler, un demócrata de Nueva York, sería responsable de semejante investigación. Podría celebrar audiencias, como lo hizo en el caso Watergate, antes de votar sobre si recomendar el juicio político para una votación plenaria en la Cámara, donde se requiere una mayoría simple para trasladar el caso al Senado.

El Senado, por su parte, todavía tiene una mayoría republicana. Cualquier campaña exitosa para destituir a Trump deberá convencer a los senadores republicanos para que voten en contra de un presidente de su propio partido. El voto para la destitución requiere dos tercios del senado.

La situación aún podría cambiar.

Alrededor de Trump aún hay una serie de investigaciones realizadas por organismos federales, estatales y del congreso y los hechos que descubran podrían cambiar el cálculo político para los demócratas y los republicanos.

Las revelaciones de estas investigaciones podrían convertir la amenaza de juicio político en realidad.

Trump podría sobrevivir, con sus partidarios estimulados por la guerra política.

O podría convertirse en el primer presidente estadounidense en ser destituido de su cargo mediante juicio político.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...