Fútbol > MERCADO DE PASES

¿Por qué Peñarol no retuvo al Cachila Arias?

El club no pagó US$ 300 mil por el 20% de su ficha pero luego desembolsó dinero por Gonzalo Freitas

Tiempo de lectura: -'

24 de julio de 2018 a las 05:00

La semana previa al comienzo del Torneo Clausura terminó ardiendo en la interna mirasol, a causa de las contrataciones que llegaron al club. El eventual arribo de Claudio Herrera –anunciado el viernes pasado y que se definía al cierre de esta edición–, más los detalles de la transferencia trunca del zaguero venezolano Fernando Amorebieta y el porcentaje que Peñarol pagó por Gonzalo Freitas, derivaron en los detalles de la salida de Ramón Arias, que añadieron leña al fuego de la molestia de los hinchas con los directivos.

"Cachila" se transformó en referente aurinegro apenas pisó Los Aromos. En enero de 2017, el defensa arribó luego de su pasaje por Liga de Quito, a pedido del entrenador Leonardo Ramos.

"Me acuerdo de la primera vez que fui a ver a Peñarol, claro. Me llevó mi padre a la Ámsterdam, era un partido contra el Frontera Rivera Chico. Después de un tiempo empecé a ir a la Olímpica", dijo Ramón, en su presentación.

Pero si hubo algo que siempre tuvo claro Cachila, fue que no solo había que hablar en los micrófonos. La cancha lo marcó enseguida como referente absoluto de la defensa mirasol y tras la llegada de Fabiricio Formiliano, el fondo casi no tuvo discusiones. Con los aurinegros logró el Campeonato Uruguayo 2017 y la Supercopa 2018, jugó más de 60 partidos y fue capitán en más de una oportunidad.

Su pasaje por la institución no generó críticas, todo lo contrario, pero cuando llegó el momento de decir adiós, muchos lo lamentaron. Más allá que existía un documento firmado con una clausula de recisión alta, los árabes de Al-Ettifaq accedieron al pedido del flamante entrenador Leo Ramos y fueron con todo por el zaguero.

Fuentes de la interna mirasol le aseguraron a Referí que el jugador hizo todo lo posible para quedarse. Para eso, los aurinegros tenían que pagar el 20% de su ficha, tasada en aproximadamente US$ 300 mil. Pero Peñarol consideró que no podía hacerse cargo del monto, que además implicaba duplicar su sueldo, y Cachila se marchó.

La cláusula de salida del jugador, con contrato vigente en los carboneros, llegaba a los US$ 400 mil, pero Arias podía, si quería, irse libre ya que la institución le adeudaba cinco meses de sueldo.

Con tan solo un reclamo en la Mutual de jugadores, se quedaba con su pase en la mano, pero prefirió jugar para los mirasoles y arreglar su salida dejando libre de deuda al club.

"Entre lo que le debíamos al jugador y algunos montos más que se manejan en las transferencias, a Peñarol le quedaron algo así como US$ 240 mil libres. Se portó muy bien Cachila con nosotros", confiaron fuentes al tanto de la transferencia.

Enseguida comenzaron las comparaciones y la llegada del volante Gonzalo Freitas hizo explotar a algunos dirigentes. Los aurinegros abonaron US$ 450 mil por el 60% de la ficha del ex Atlético Tucumán.

Desde la interna mirasol, aseguran que el negocio no solo responde a la calidad del jugador –a quien lo ven con mucho futuro por lo que estiman que podrá ser revendido a buen costo–, sino en también en que su ficha se pagará en 30 cuotas. "Para hacer comparaciones hay que ver todo, no solo el precio de la ficha. Acá también hay sueldos en juego, que a la larga suman, y para que se quedara Cachila había que doblar una mensualidad grande", aseguraron desde Peñarol.

La diferencia económica que hará Arias en el fútbol árabe será muy grande, pero dirigentes y allegados dejaron algo muy en claro: hizo todo para quedarse en el club del que es hincha.

LA CIFRA

300.000 dólares aproximadamente, tenía que pagar Peñarol para poder adquirir el 20% de la ficha de Arias y así quedarse con el jugador. Además, sus representantes pidieron una suba en su contrato del 50%.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...