Latinoamérica 21 > POPULISMO

¿Qué nos dice el populismo?

Un medio para atender la angustia surgida de los pactos políticos ausentes, amenazados o rotos.

Tiempo de lectura: -'

07 de noviembre de 2019 a las 05:02

Por Judith Teichman*

El término “populismo” se usa en estos días para referir una amplia gama de líderes, movimientos, partidos y gobiernos, desde el partido antiinmigrante de extrema derecha Fidesz de Viktor Orban hasta el movimiento antineoliberal de izquierda de Evo Morales, pasando por Jair Bolsonaro, quien ha glorificado el periodo de gobierno militar de Brasil, prometió librar al país del socialismo y dar a la policía “carta blanca” para matar a presuntos delincuentes. ¿Tiene algún significado el término si se aplica a una gama tan dispar?

La respuesta corta es que lo tiene (significado válido) si se le conceptualiza no como una ideología sino como un método para organizar el poder que surge de la ausencia o el deterioro de un pacto. Los pactos políticos vinculan a las fuerzas sociales que contienden en una sociedad determinada y obligan a los gobernantes a honrar el acuerdo realizado. El populismo es un medio para atender la angustia surgida de los pactos políticos ausentes, amenazados o rotos. Incluye lo siguiente: 1) el líder carismático que hace un llamado o apelación emocional, basándose en emociones profundamente sentidas de miedo, inseguridad, enojo y traición; 2) invocación de la “voluntad del pueblo”; y 3) deseo (idea de que es conveniente y deseable) una relación directa entre el líder y sus seguidores populares. El populismo usualmente involucra un desprecio hacia los procesos institucionales formales por haber fracasado en responder a la intensa angustia emocional popular. Implica apelar al nacionalismo e identificar un enemigo interno o externo, o ambos –a menudo una oligarquía rica y/o extranjeros. El populismo surge cuando entre una proporción significativa de la población existe el sentimiento de que su exclusión del proceso político está teniendo un impacto profundamente perjudicial. Las características del populismo identificadas aquí representan una construcción de “tipo ideal” (a la Max Weber); esto significa que el populismo en su forma pura no existe en realidad en ningún lugar, pero varios movimientos, partidos, gobiernos y líderes pueden ser descritos en términos de la medida en que se acercan a esas características –grandes cantidades de ellos han tenido elementos populistas pero claramente ha habido mayores dosis de populismo en tiempos recientes.

Tanto en la literatura académica como en las discusiones de los medios de comunicación se ha debatido acaloradamente sobre cuál es la causa raíz de la angustia popular-populista: ¿son las presiones migratorias, el influjo creciente de extranjeros o la dislocación creada por los procesos de globalización económica que han contribuido a la desindustrialización, el empleo precario y el aumento de la pobreza? La respuesta depende del contexto particular. En casi todos los casos, por supuesto, tanto la protección de la identidad como el bienestar socioeconómico son elementos importantes de los pactos políticos nacionales, pero el equilibrio entre ambos depende fuertemente del contexto.

En los Estados Unidos y Canadá, y en otra medida en Europa noroccidental, podemos hablar de un pacto político y socioeconómico de posguerra entre capital y trabajo, en el que los capitalistas aceptan la negociación colectiva, las protecciones laborales y el Estado de bienestar y, a cambio, los trabajadores aceptan mantener una relativa paz social. Como se ha mostrado en una voluminosa literatura académica, hubo diferencias sustanciales y muy importantes en la fuerza y balances de esos pactos, así como en la naturaleza de los estados de bienestar. En países de asentamiento de inmigrantes como Estados Unidos y Canadá, donde la inmigración fue bienvenida como parte de los proyectos de construcción nacional, la identidad era una responsabilidad estatal menos importante que en Europa de Occidente. Por el contrario, en Europa del Este la protección de la identidad ha sido un aspecto mucho más central de los pactos políticos. Hay razones históricas para ello: los mongoles y los tártaros invadieron y conquistaron la mayor parte de Europa del Este durante un periodo de 300 años, desde el siglo XIII hasta el XVI; la muerte y la destrucción de esas invasiones sobreviven en la memoria popular y en una vasta literatura. En países como Polonia, la ocupación alemana durante la Segunda Guerra Mundial, con el propósito de destruir la cultura polaca, reforzó aún más la centralidad de la protección identitaria como misión del Estado. Y la globalización económica ha subvertido los pactos del Estado de bienestar. Los flujos migratorios a gran escala han avivado la ansiedad en todos lados pero particularmente en aquellos de Europa donde existe un largo miedo histórico a los extranjeros.

En América Latina, con excepción de Chile y Uruguay, los países han carecido de grandes pactos políticos distributivos o basados en identidad. Los populismos de todas las franjas políticas han sido y siguen siendo predominantes en la región. El desconcierto sobre la naturaleza izquierda/derecha de estos movimientos quizá se aclara al enmarcarse en la pregunta de si –o en qué medida- un populismo mejora la vida de las personas. Ciertamente es posible que un movimiento y un líder populistas utilicen la capacidad de movilización del populismo para lograr algún bien social. El caso de Evo Morales es un buen ejemplo. Bajo su tutela y con una fuerte presión social desde abajo, la pobreza disminuyó dramáticamente. Lo mismo podría decirse de la presidencia de Rafael Correa en Ecuador. Pero en ambos casos, los líderes a veces jugaron de manera temeraria o floja con las instituciones de la democracia liberal. Y eso tiene sus peligros. El desprecio por las sutilezas de dichas instituciones se hizo más marcado en el caso de Venezuela, donde una forma particularmente radical de populismo de izquierda se enfrentó a una clase capitalista especialmente intransigente. Como he señalado en otro texto, el desprecio populista hacia las instituciones democráticas liberales y las crisis políticas que han seguido pueden entenderse dentro de la larga historia de exclusión política del país. Al final, son las clases populares las que siguen sufriendo las crisis políticas y económicas.

Un problema adicional con los movimientos populistas es que, por estar impulsados emocionalmente, pueden ser secuestrados con facilidad por intereses creados. Estos intereses pueden jugar con los sentimientos populares y usar los movimientos para sus propios fines, persiguiendo medidas perjudiciales para el bienestar social popular. Es bajo estas circunstancias que muchas veces se hace difícil ubicar a los populismos en el espectro tradicional de izquierda/derecha. El caso de Bolsonaro en Brasil ilustra este punto. Por un lado, la posición de Bolsonaro contra los políticos codiciosos y corruptos, que se han vuelto ricos a expensas de los ciudadanos comunes, le habla a las clases bajas y las atrae. Pero al mismo tiempo, el movimiento bolsonarista ha sido efectivamente abrazado o aun cooptado por el poderoso sector privado brasileño, un hecho reflejado en su adhesión a las políticas neoliberales que incluyen reducciones de impuestos para los ricos, un recorte al programa social más importante del país, Bolsa Familia, y la austeridad del gobierno. En sentido similar, mientras los cambios en la legislación laboral húngara –que permiten hasta 400 horas anuales de trabajo extra no remunerado- han provocado protestas, la postura antiinmigración de Orban ha asegurado un apoyo popular amplio y continuo al régimen.

Por todo lo anterior, el populismo es un concepto útil. Nos dice que algo está fundamentalmente mal u olvidado en el panorama político subyacente. Nos dice que falta un pacto político o que un acuerdo preexistente se ha roto o está bajo amenaza. El populismo es una manifestación del hecho de que existe una desconexión profunda entre una porción significativa de la sociedad y los líderes políticos tradicionales.

*Judith Teichman es Profesora de Ciencia Política y Desarrollo Internacional en la Universidad de Toronto, Canadá. Su libro más reciente es The Politics of Inclusive Development. Policy, State Capacity, and Coalition Building.

Traducido del inglés por José Ramón López Rubí

www.latinoamerica21.com, un proyecto plural que difunde diferentes visiones sobre América Latina.

https://www.facebook.com/Latinoamerica21

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...