Mundo > Elecciones EEUU

Primer debate presidencial: 100 minutos de ataques y poco espacio para los argumentos

El presidente Donald Trump, abajo en los sondeos a 35 días de la elección, interrumpió una y otra vez a su adversario. "No hay nada inteligente en ti", le dijo el mandatario. "Es difícil hablar con este payaso, perdón, persona", ripostó Biden.

Tiempo de lectura: -'

29 de septiembre de 2020 a las 22:45

En el 60 aniversario de los debates presidenciales que inauguraron Richard Nixon y John F. Kennedy —el 26 de setiembre de 1960, en Chicago—, Donald Trump y Joe Biden se enzarzaron en un acalorado intercambio de poco más de los 90 minutos previstos, en el que prevaleció la descalificación, más que las ideas, las acusaciones por encima de las propuestas, y que resultó muy difícil de contener por el moderador Chris Wallace, el presentador de Fox News Sunday.

Wallace, que discutió con el presidente en algunos momentos del acalorado debate, moderó también el primer enfrentamiento televisivo entre Trump y Hillary Clinton en 2016

No hubo apretón de manos cuando los dos septuagenarios subieron al escenario y, si bien esto se debió a las restricciones por la pandemia de covid-19, la ausencia del saludo tradicional simbolizó también la profunda división en el país en la cuenta regresiva hacia los comicios del 3 de noviembre.

Desde el inicio del debate, con el tema de la nominación de la jueza conservadora de Amy Barrett para suplir a Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema, Trump mostró la faceta que mantendría a lo largo de la hora y media siguiente: interrumpir a Biden cuando le correspondía hablar, rebatir sus argumentos y lanzar acusaciones contra el aspirante demócrata.

Si pretendía sacar a Biden de su guión, de enfurecerlo, no lo logró. El aspirante demócrata supo llevar bien, al menos durante la primera hora, el debate que proponía Trump, sin caer en su juego, sin perder la compostura y exhibiendo una sonrisa, que aunque pudiera parecer de burla, lucía más como condescendiente con su agresivo adversario

Eso no impidió, sin embargo, que en algún momento y muy temprano en la noche le dijera: "Te vas a callar, hombre?". Biden debía saber que eso sería lo último que haría Trump, que se mostró como un tipo duro, sin gestos de consideración. 

Biden lo llamó mentiroso en repetidas oportunidades, en especial al entrar en el segundo de los temas de la agenda: la gestión del coronavirus.

"El hecho es que todo lo que está diciendo hasta ahora es simplemente una mentira. No estoy aquí para gritar sus mentiras. Todo el mundo sabe que es un mentiroso", dijo Biden sobre el mandatario republicano.

El presidente acusó a Biden de no hacer nada en 47 años de vida política. "No hay nada inteligente en ti", afirmó Trump.

El candidato demócrata aguantó con entereza los ataques de Trump, apeló más a argumentos o al menos lo intentó, porque enfrente su adversario no paraba de lanzar golpes directos: el más insistente, e hiriente quizás, el papel del hijo de Biden, Hunter, al que Trump acusó de ganar millones de dólares bajo la protección de su padre, entonces vicepresidente de Barack Obama.

Biden capeó el temporal en la primera referencia a su hijo Hunter Biden, pero en una segunda oportunidad acusó el golpe y respondió, sentido. Negó las acusaciones de Trump, recordó que su hijo peleó en el Ejército de los Estados Unidos y admitió su problema con las drogas "que ya superó..estoy orgulloso de él".

La tónica se mantuvo similar durante el debate de la situación económica y del racismo, que a mediados de año provocó protestas y manifestaciones en numerosas ciudades de los Estados Unidos.

El candidato demócrata a la Casa Blanca calificó al presidente estadounidense Donald Trump de "payaso" durante un momento tenso del debate pero se disculpó de inmediato.

"Es difícil hablar con este payaso, perdón, esta persona", dijo Biden, momentos después de que el moderador Chris Wallace le advirtiera a Trump que no interrumpiera. 

"Eres el peor presidente que Estados Unidos ha tenido", le había dicho antes Biden.

Trump pasó sus momentos más duros del debate en la primera parte, cuando se tocó el tema del pago de sus impuestos  —apenas US$750 en 2016 cuando salió electo presidente, según una investigación del New York Times— y cuando Biden recordó frases y afirmaciones que Trump había hecho sobre la pandemia, minimizando su impacto y desconociendo los criterios del ciencia. Pero para nada varió su estrategia. Por el contrario, la mantuvo y la profundizó.

La idea puede ser: ¿Está Biden preparado para soportar fuego enemigo, sin cesar, durante 90 minutos? 

Y esos primeros 90 minutos del debate dejaron en principio poco para pensar en un impacto significado en un electorado muy polarizado. Pero dependerá, como apuntaban analistas, del juego que se haga en los días que siguen a este primer careo.

Antes del cierre, el tema de la integridad electoral ahondó la gran interrogante que hay sobre esos comicios, con las dudas sembradas por Trump sobre el proceso. "Hay fraude", dijo; y repitió "esto va a ser un fraude", al reiterar sus críticas al voto por correo.

Diez minutos después de la hora prevista, concluyó el primero de los tres debates presidenciales entre Donald Trump y Joe Biden. No fueron 90 sino 100 minutos de intercambio, en el que Trump peleó con Biden y también con el moderador Wallace, que parecía aliviado cuando dijo: esto es el final.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...