Espectáculos y Cultura > STREAMING

A comer con Netflix: tres series sobre gastronomía que se pueden ver en la plataforma

Interesados en el buen comer tienen tres shows a disposición para conocer los estilos de cocina de todo el mundo

Tiempo de lectura: -'

17 de septiembre de 2018 a las 12:56

No solo de cine y series vive el hombre. Netflix incluye además una variada oferta animada, de documentales y hasta realities. Pero también ofrece una amplia gama para aquel interesado en el buen comer, en la elaboración de los productos y en los distintos estilos de cocina que hay por el mundo. A continuación, tres recomendaciones gastronómicas –o casi– en el servicio.


Somebody Feed Phil


Es la serie documental de un tipo que va a una ciudad y come. Nada más. ¿Cómo puede funcionar tan bien? Claro, ver las distintas comidas –exóticas o populares– de lugares como Vietnam, Dublín, México, New York o Israel tiene su curiosidad, es cierto. Pero el chiste es ver a Phil Rosenthal –guionista de cine y TV de longeva carrera, con la sitcom Everybody Loves Raymond entre sus variados galardones– disfrutar de la comida, encajar algunos chistes sanos –entre ellos, el reporte del viaje por Skype a sus ancianos padres radicados en EEUU que siempre es notable– y cándidamente maravillarse con las cosas, lugares y gente que va conociendo en el camino. El resultado se basa estrictamente en él. Si uno asume que verdaderamente se maravilla, se regodea con cada bocado, se emociona con cada historia que escucha y se fía de que realmente hace amigos allí donde pasa –la serie se basa en ese principio: viajo para conocer, sí, pero conocer es hacer amigos– no hay forma de que se pase mal. El concepto se refuerza muchas veces con los contactos famosos de Phil, desde actores como Wendell Pierce, Al Roker o Tracy Morgan, hasta cocineros reconocidos (al menos en el capítulo de Buenos Aires yo los conocía: Narda Lepes, Donato De Santis, etc., así que supongo son reconocidos en todos los lugares), quienes acompañan a esta suerte de Goofy judío mientras conoce comidas, personas, lugares y se/nos maravilla con ello. Muy disfrutables los 12 episodios que están disponibles en Netflix.


Ugly Delicious


Dave Chang es un reconocido chef estadounidense, hijo de coreanos, que ha hecho del sincretismo culinario una carrera. Con la firme convicción de que las culturas, las costumbres y las pasiones de las distintas etnias pueden encontrarse en sus comidas, es que conduce esta miniserie documental de ocho episodios en la que viaja y analiza las encarnaciones que diferentes platos –pizza, tacos, la comida casera, los camarones, el asado (que no se le perdonará nunca haber ignorado el Río de la Plata en ese caso), pollo frito, arroz frito y pasta rellena (el enfrentamiento entre la pasta italiana y los dumplings orientales)– van encontrando por el mundo. 

Chang es todo un personaje: pasional, entregado, por momentos malhumorado, al que cuesta acostumbrarse. Por momentos, parecería que es capaz de sabotear su propia serie, pero encuentra en los distintos invitados –actores como Aziz Anzari o Steve Yeun, el comediante David Choe, los periodistas culinarios Jonathan Gold y Gustavo Arellano o el chef Sean Brock (quien es el conductor actual de otra gran serie culinaria en Netflix: The Mind of a Chef)– el remanso necesario para matizar sus propias reacciones. Chang asume que el programa trata además de cocinar la comida que verdaderamente le gusta. 


“Como cocinero, siempre traté de hacer algo moderno con la comida con la que crecí, haciendo de todo menos comida coreana, y ahora, conforme me voy haciendo mayor, y sobre todo este año, me siento lo suficiente cómodo como para hacer comida coreana y no tener que decir que es una comida fusión francesa. Es lo que es”, contó en una reciente entrevista, en la que aseguró, además, que la serie es en cierta forma un alegato contra el racismo. Y añadió: “Que a alguien no le guste algo no quiere decir que no sea válido en otra cultura, que no sea exquisito, o que no tenga una rica historia detrás. Ugly Delicious nos recuerda que tenemos que ser más tolerantes”.


Big Family Cooking Showdown


Los realities de cocina se cuentan entre los más populares de su tipo en el mundo entero (prácticamente existe ya una edición de Master Chef para cada país occidental) pero una condición sine qua non de esos shows es cierta crueldad –“exigencia” dirían los jurados de los mismos programas– que muchas veces se transforma en sadismo hecho y derecho, cuando con minuciosa maldad los jurados destruyen y humillan a los participantes. Supongo que esto alimenta el morbo de algunos espectadores, pero para otros que buscan en estos programas ver recetas, comidas y sana competencia, muchas veces es un trago muy difícil de pasar. Bueno, nada de esto ocurre en este show británico de una única temporada, por el momento, de 12 episodios, todos realizados en 2017, donde familias inglesas pero con distintos backgrounds y etnias se enfrentan en desafíos culinarios. Estos siempre toman en cuenta la vida cotidiana de una familia: cocinar para todos con apenas 10 libras, cocinar en casa para los jurados, improvisar con lo que hay en una heladera, etcétera, pero todos por completo relajados (o no, eso va en los participantes pero sin influencia de un jurado cruel) y bienhumorados. 


Ayuda muchísimo a que esto sea así la conducción de la cocinera (y ganadora a su vez de su propio reality: Great British Bake Off) Nadiya Hussain y la conductora radial Zoë Ball. El jurado no es que no sea exigente –conformado por el chef ganador de una estrella Michelin Giorgio Locatelli y la maestra de cocina Rosemary Shrager– pero sí es amable su accionar. Se respetan muchísimo las costumbres y formas en que cada familia hace las cosas y se sobreentiende que en ese crisol de culturas y etnias que hoy es Inglaterra todos han salido ganando, por lo menos culinariamente. Es conocido que la comida británica era bastante olvidable antes de combinar inmigrantes de muchas partes del mundo.


Así sea para aprender qué es una estrella Michelin, cómo se cocina en un pantano en Vietnam o dónde podemos encontrar la mejor pizza en el mundo, estas son tres estupendas opciones para dar variedad a nuestra condición de espectador televisivo. 

 

Los sibaritas

Phil Rosenthal


Phil Rosenthal ya había protagonizado en 2015 una serie de viajes y cocina llamada I’ll Have What Phil’s Having y de mucho menos éxito y trascendencia y que se canceló luego de seis episodios.

Dave Chang


No es solo chef y conductor de documentales de cocina: tiene un pequeño papel en la serie de HBO Treme, creada por David Simon.

 

La familia 


La BBC confirmó recientemente una segunda temporada de The Big Family Cooking Showdown para este mismo 2018, con nuevos jueces y 14 episodios.

Comentarios