Nacional > EDUCACION

A la escuela sin túnica ni moña: 12 mil escolares asisten a programa educativo

Verano Educativo, el programa impulsado por Primaria, se realiza en 139 escuelas del país hasta el 9 de febrero

Tiempo de lectura: -'

14 de enero de 2018 a las 05:00

El último mes de 2017 mantuvo a Casavalle en vilo por una guerra entre bandas de narcotraficantes. A pesar de que la asistencia de sus alumnos disminuyó, la escuela Nº 178 del barrio no cerró y sus clases se siguieron dictando con normalidad. Tampoco cerró una vez finalizado el ciclo escolar, porque es una de las 139 escuelas públicas que forman parte de Verano Educativo, el programa de Primaria que invita a los niños a la escuela a realizar actividades desde el 8 de enero al 9 de febrero.

El consejero de Primaria, Pablo Caggiani, dijo a El Observador que el programa propone actividades que tienen un componente educativo pero que salen de lo escolar en su sentido más tradicional. Es decir, los niños participan de talleres, actividades recreativas y deportes. La iniciativa, que en el verano de 2016 tuvo 7 mil inscriptos, alcanzó los 11 mil el año pasado y este verano llegó a las 12 mil preinscripciones.

El miércoles 10 cerca de 60 niños de Casavalle se acercaron a la escuela Nº178 a participar de las actividades del programa. Mientras algunos bailaban en el taller de danza, otros jugaban tenis y fútbol. "Sacame una foto haciendo la vuelta al mundo", se animó a pedir uno de los niños al fotógrafo de El Observador.
13ac10 f2 3col DB.jpg
Uno de los salones que durante el año se llena de túnicas y moñas, estaba colmado de niños sin uniforme y de edades diferentes para leer e informarse sobre el Jardín Botánico, lugar que visitarían al día siguiente. Una de las maestras contó a El Observador que intentan poner en práctica "propuestas que atiendan al multigrado" en un clima "más informal" que el que suele haber durante el año escolar.

Además de atender a niños de todas las edades, inclusive de educación inicial, el programa no se limita solo a los alumnos que concurren a ese centro educativo durante el año lectivo, sino que también permite inscribirse a los alumnos que concurren a otras instituciones; incluso si se trata de colegios privados.


Ruben, por ejemplo, tiene 10 años y concurre a otra escuela de Casavalle. Ese miércoles se durmió y llegó un poco tarde al programa que funciona de 8.30 a 13.30 horas en todas las escuelas que son parte. El retraso no importó a la hora de sumarse a jugar al tenis apenas llegó. "Vine igual porque acá me divierto", contó.

"Verano Educativo es una apuesta a trabajar el arte, a profundizar en aprendizaje y a compartir desde otro lugar la escuela", dijo la directora de la escuela, Shirley Young a El Observador.

A diferencia de años anteriores en que Primaria era la encargada de determinar las escuelas se llevaría adelante Verano Educativo, hace dos años cada centro puede presentarse al programa con su propia grilla de actividades. Además, otras instituciones como el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), el Ministerio de Desarrollo Social (Mides), el Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU) y el Consejo Directivo Central (Codicen) de ANEP aportan a la organización. Así, por ejemplo, varios de los talleristas son enviados por el MEC.

A su vez, se coordina con las intendencias departamentales y los municipios de cada lugar para cubrir las zonas más vulnerables o aquellas que por zafra laboral se entiende que necesitan de este tipo de iniciativas.

taller de danza casavalle
Además de las 139 escuelas, el Sindicato Único de Telecomuncaciones (Sutel) cede su espacio en la zona de Tres Cruces –que incluye piscina, canchas, gimnasio y varios salones– para poder acoger a más niños. Este año las encargadas son un grupo de docentes que tienen como sede principal la escuela especial Nº 254 ubicada en el mismo barrio.

El mismo miércoles que en Casavalle se preparaban para la visita al Jardín Botánico, en Sutel 70 escolares divididos en tres grupos aprendían a nadar en la piscina, participaban de un club de lectura y hacían juegos en grupos. A Sutel concurren chicos de distintas escuelas del barrio. Algunos, incluso, no residen allí pero las prestaciones del lugar y la cercanía al Centro de Montevideo llevan a que varios padres elijan acercalos allí.

Caggiani dijo que se intenta que cada escuela tenga un cupo máximo de 100 inscriptos. Una vez que la institución llega a este número, se genera una lista de espera y se prioriza teniendo en cuenta la situación de cada familia.

Verano Educativo incluye el desayuno y el almuerzo para los niños y cada escuela organiza un campamento a fines de enero (hay 50 campamentos de 100 niños cada uno). En esos campamentos Primaria invierte $ 2.500 por niño, en transporte cerca de $50 millones y en funcionamiento (desayuno, almuerzo) otros $ 12 millones. A esto, hay que sumarle los salarios de los docentes.

Comentarios