Cargando...

Economía y Empresas > Nueva hotelería

A US$ 27 la noche: cómo son los hoteles cápsula que llegaron a España

La idea surgió en Japón y se hizo popular entre trabajadores agotados que no podían volver a casa. En España, sin embargo, apunta a jóvenes viajeros

Tiempo de lectura: -'

12 de junio de 2019 a las 11:03

El primer hotel cápsula de España, Optimi Rooms, acaba de inaugurar sus "nichos o mini-rooms" en el centro de Bilbao. Una novedosa oferta, importada de Japón, que se adapta a los tiempos modernos y a la demanda de los viajeros que quieren conocer mucho mundo a bajo precio. Sus responsables son dos jóvenes emprendedores vascos que "garantizan" que el suyo no es un establecimiento claustrofóbico.

Los empresarios vascos Iñaki Zabala e Iker Caballero aseguran que la idea les llegó mientras veían un documental sobre formas diferentes de vivir en el mundo. Así repararon en los hoteles cápsula y, bajo el paraguas de su empresa, Optimi (de optimismo y optimizar) decidieron apostar por ellos: "Enseguida nos dimos cuenta de que el cauto ritmo de expansión de este tipo de hoteles era debido a la importante inversión que requiere -ellos tuvieron que hacer un desembolso inicial de US$ 450.000-. Nosotros además queríamos cabinas de última generación pero que, a diferencia de las japonesas, fueran amplias, con medidas más occidentales y con mayor dotación de servicios", aseguran los creadores de Optimi Rooms. Y, de hecho, el flamante hotel dispone de 50 cabinas, de las que 36 son individuales pero las otras 14 son dobles con cama de 180 x 200 centímetros, algo que sí que es novedoso. "Además, las camas individuales son de 120 centímetros de ancho, no de 90 centímetros como es habitual", apuntan.

La ciudad japonesa de Osaka fue la primera en abrir, en 1977, un hotel de este tipo y fue por pura necesidad: cápsulas cerradas, pequeñas y baratas para que los trabajadores que no podían volver a casa, tras una larga jornada laboral, pudieran pasar la noche en la ciudad sin tener que desembolsar un alto precio (los hogares suelen estar a más de 50 km de la ciudad por lo que, perder el último tren, suponía gastar demasiado dinero en un taxi). La fórmula funcionó de inmediato y se extendió por todo el país y, de unos años a esta parte, ha comenzado a implantarse en Europa. Suiza, Croacia, Escocia, Bélgica y Francia son algunos de los países que ya cuentan con este tipo de hoteles y ahora España, donde acaba de abrir Optimi Rooms. La diferencia es que en occidente, los clientes son jóvenes viajeros dispuestos a renunciar al espacio vital típico de otros establecimientos hoteleros más que trabajadores agotados en busca de un descanso rápido y reparador.

Las cápsulas del hotel, de aspecto absolutamente futurista, vienen equipadas con la última tecnología: conexiones USB, y bluetooth, renovación de aire opcional, pantalla de 26'' con contenidos streaming incluídos, acceso a internet, caja fuerte, conexión para auriculares, Leds para lectura graduables, despertador lumínico, espejo tocador con led regulable, termómetro digital, toma de corriente internacional, detector de humo, extintor de apoyo y opción de "no molestar", además de aplicaciones multimedia como Youtube, y juegos: "Nuestras estaciones de descanso, asegura Iñaki, están preparadas para albergar visitantes que quieran disfrutar del confort de una cama viscoelástica más amplia que las de la litera de un hostel, y con más privacidad ya que tiene puerta corredera con cierre electrónico y apertura con tarjeta que insonoriza el habitáculo. Somos como una especie de Hostel Premium".

El local, ubicado en la calle Doctor Areilza, 58, en pleno centro de Bilbao, es obra del arquitecto Jan Arrabal, quien ha logrado con materiales de vanguardia, un alojamiento de diseño, minimal, con pasillos metálicos en color blanco brillo y "con aspecto de cinco estrellas y precio de hostel", añade Íker. Y los precios son bastante asequibles: US$ 27 la cápsula individual y US$ 40 la doble.

El hotel dispone de unas áreas comunes amplias con máquinas expendedoras de comida y microondas, zona de chek-in; además de 16 baños con duchas y 50 lockers XL, para guardar equipajes.

Los propietarios han añadido, como novedad a este concepto, la opción de Siesta que consiste en poder alquilar una estación de descanso durante 3 horas en la franja de tarde; eso sí, siempre que haya disponibilidad de cabinas libres. También han desarrollado un sistema de gestión y cajero de reservas a pie de calle para sus alojamientos y, aunque no se ofrecen servicio de desayuno ni comida, se pueden adquirir algunos extras como alargar el check-out hasta las 14 horas (este servicio resulta gratuito si la reserva la haces a través de la web del establecimiento), servicio de lavandería, alquilar contenidos multimedia o adquirir un kit de limpieza dental.

El público joven, que prefiere invertir en diversión y entretenimiento, es el que más demanda este tipo de hospedaje del que, hasta ahora, lo más parecido que tenía eran los hoteles con literas en forma de cápsulas de la empresa The Hostel Box. Ciudades como A Coruña, Valencia, Granada, Cádiz o San Sebastián ya se han mostrado interesadas en franquiciar el Optimi Rooms quizá motivadas por la aceptación que han percibido. Antes de la inauguración, ya estaban agotadas las 50 cápsulas del Optimi hasta después del verano

La idea japonesa de hoteles cápsula, con look de naves espaciales, ha llegado y para quedarse.

Fuente: Expansión - RIPE

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...