Nacional > medida cautelar

Acosó a una mujer en un ómnibus y juez dispuso 30 días de arresto domiciliario

El fiscal Gustavo Zubía había pedido cuatro meses de prisión preventiva y apelará la decisión de la Justicia

Tiempo de lectura: -'

20 de diciembre de 2017 a las 19:03

El martes por la tarde, una joven de 19 años viajaba en un ómnibus en Montevideo cuando vio que un hombre comenzó a masturbarse frente a ella. La joven denunció lo sucedido, el hombre fue detenido y el fiscal de Flagrancia de 9º turno, Gustavo Zubía, fue el encargado de llevar adelante la investigación.

Este miércoles se realizó la audiencia de formalización, en la que el fiscal solicitó al juez Eduardo Pereyra cuatro meses de prisión preventiva como medida cautelar. Sin embargo, el juez Pereyra resolvió disponer como medida cautelar 30 días de arresto domiciliario y la colocación de una tobillera electrónica. Consideró que la prisión preventiva no correspondía porque no contaba con antecedentes penales y, entre otras cosas, el hombre tenía un trabajo estable y no existía riesgo de fuga.

Según explicó Zubía a El Observador, argumentó en su solicitud que el hombre tenía dos anotaciones policiales por el mismo hecho, una de este año y otra de unos cinco años atrás. A su vez, para el fiscal el presunto acosador representaba "un peligro para la víctima y para la sociedad".

Lea también: Nuevo sistema penal: ¿qué puede hacer la Policía y qué no?

El fiscal apelará la decisión este jueves y se amparará en el artículo 224 del Código del Proceso Penal (CPP), que establece que, a pedido de los representantes del Ministerio Público, "el tribunal podrá decretar la prisión preventiva del imputado si hubiera semiplena prueba de la existencia del hecho y de la participación del imputado y elementos de convicción suficientes para presumir que intentará fugarse, ocultarse o entorpecer de cualquier manera la investigación o que la medida es necesaria para la seguridad de la víctima o de la sociedad". Si bien el fiscal reconoce que el riesgo de fuga no es una de las causales en este caso, sí se centra en que "la medida es necesaria para la seguridad de la víctima o de la sociedad".

La petición de Zubía se basó en el relato de la joven y dos testigos que declararon haber presenciado lo denunciado. Ahora el fiscal intentará localizar más testigos y el caso llegará en unos seis meses a juicio oral.

En caso de que el tribunal que estudiará la apelación le dé la razón a Zubía, el hombre deberá cumplir cuatro meses de prisión como medida cautelar.

Comentarios