Agro > LLUVIAS

Agricultores ajustan áreas y cultivos de invierno no crecerán lo estimado

Un estado del tiempo adverso en junio retrasó las labores y en varios casos cancelan siembras de trigos y cebadas y liberan esas chacras para sojas y maíces de primera

Tiempo de lectura: -'

01 de julio de 2019 a las 16:13

Hay productores que decidieron sembrar menos trigo y cebada que lo proyectado, ajustando el área de chacra en la actual campaña de invierno, consecuencia ello de atrasos que en las diversas labores generó un estado adverso del tiempo durante buena parte de junio, cuando hubo varios días seguidos con niveles de lluvias superiores a lo adecuado.

La adversidad es muy variada, dependiendo de la zona del país, existiendo emprendimientos en los que el avance de la siembra es óptimo y en casos puntuales labores concluidas, otros donde hay atrasos pero se podrá plantar todo lo decidido originalmente durante esta semana y/o la próxima y otros en los que ya se tomó la decisión de achicar la superficie, de modo de no incurrir en inversiones que no aseguren un retorno que al menos evite pérdidas.

En ese marco, el crecimiento proyectado por técnicos el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca de un 3% del área global de cultivos de invierno –alcanzando las 474 mil hectáreas– está en duda y hay quienes ya sostienen que no se concretará.

 

 

Marcelo Jacques, ingeniero agrónomo expresó este lunes a El Observador que en las zonas en las que brinda asesoramiento agronómico (en Río Negro y Soriano) “está todo bastante parado”, especialmente en las zonas más bajas de los campos, donde “no se ha podido ingresar a trabajar”.

Si bien en líneas generales estimó que el avance en la instalación de trigos y cebadas llega a un 30%, hay zonas “muy paradas”, incluso con casos extremos en los que ni siquiera se pudo cumplir con la aplicación de herbicidas previa a la siembra.

Añadió que una fecha razonable como para marcar un límite para cumplir la siembra puede mencionarse el 15 de julio, como mucho el 20 del mes que acaba de comenzar. En todos los casos, complementó el profesional, ya hay que estar pensando en utilizar genética de ciclos más cortos, “porque estamos muy al límite”.

Dado ese escenario, en el que la ocurrencia de nuevas lluvias terminaría por complicarlo todo, “hay mucha gente que ya está pasando parte del área sobre todo a soja de primera, también a maíz de primera”, dijo Jacques, considerando que sembrar trigo en forma tardía implica sus riesgos y, además, al cosecharse con diciembre ya avanzado, retrasaría la implantación de soja de primera, una realidad a considerar dado que la soja sigue siendo el cultivo de mayor presencia en el área agrícola nacional y la ideal es no generarle dificultades a ese negocio.

 

 

Alejandro Costa, productor agrícola principalmente en zonas de Florida y también en Canelones, dio cuenta de un panorama bastante diferente: “En nuestro caso llegamos al 80% del área y creemos que vamos a poder cumplir con la siembra de todo lo proyectado”, señaló.

Expresó que luego de las lluvias intensas que hubo hace unos 10 a 15 días las chacras secaron bastante y si bien hubo precipitaciones importantes “los cultivos aguantaron bien y están muy prolijos”.

Igual algo hubo que resembrar, pero en esos casos la mejora en el estado del tiempo y una buena disponibilidad de soporte tecnológico permitió avanzar a buen ritmo, hacer también las áreas pendientes y ahora queda poco para completar la labor de siembra.

Añadió, en otra situación muy reiterada en distintas zonas del país, que “cuando se anunció que iba a haber tanta lluvia se paró de sembrar para no perder la inversión”, sobre todo porque los pronósticos, confirmaros, era de lluvias muy intensas.

En el caso de este productor, el área dada su experiencia no cambia y será similar a la de la campaña 2018/2019.

 

 

Rafael Marín, productor agrícola en la zona sur del país, en áreas de San José, informó que en el caso de otro cultivo de creciente participación en la campaña de invierno, que es la canola, “el 100% se plantó y nació bien”, tratándose de una oleaginosa de implantación temprana, previo a concentrar las labores en trigos y cebadas, en cuyos casos “se avanzó en un 70%”.

Las lluvias, intensas y durante varios días, además de atrasar la siembra “nos mataron un 20% de lo sembrado”, lamentó.

Marín decidió “resembrar lo afectado, sobre todo porque ahí hubo una inversión en fertilizante y herbicida, para no perder eso y dejar bien esas zonas”, pero a la vez se optó  por no sembrar en nuevas áreas, “por lo cual en nuestro casos el área de trigo y cebada disminuye de un 20% a un 30%”.

“Hay campos que siguen muy mojados y además estamos muy al sur, considerando los datos de Facultad de Agronomía la fecha límite para sembrar es el 20 de julio y estamos muy arriba de eso, en Paysandú incluso la fecha límite ya era 1° de julio y es en lo que estamos”, expresó.

En las áreas donde finalmente no se plantará trigo o cebada ya el foco se pondrá en hacer allí soja de primera, indicó este empresario.

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...