Latinoamérica 21 > LATINOAMÉRICA 21/ JERÓNIMO GIORGI

América Latina como destino de la emigración latinoamericana

Argentina, Costa Rica, República Dominicana y hasta hace poco tiempo Venezuela, son los mayores receptores de inmigrantes regionales

Tiempo de lectura: -'

07 de septiembre de 2017 a las 05:00

La emigración tradicional de paraguayos y bolivianos hacia Argentina, de peruanos a Chile, colombianos a Venezuela, haitianos a República Dominicana, nicaragüenses a Costa Rica y guatemaltecos, hondureños y salvadoreños a México es parte de un fenómeno en ascenso: la inmigración intrarregional. En los últimos 10 años, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la región ha cambiado sus patrones de migración. Los latinoamericanos tendemos a movernos cada vez más entre países de la región.

El cambio de patrón comenzó a ser notorio en el 2005. Por un lado, debido a la crisis económica que afectó a los países receptores como Estados Unidos y España, donde se disparó el desempleo y se implementaron políticas más restrictivas hacia la inmigración. Y por otro, debido a una mayor estabilidad política y al boom económico que experimentaron los países emisores. Este fenómeno impulsó el regreso, sobre todo de sudamericanos a sus países, y simplificó los desplazamiento especialmente entre países fronterizos, gracias a la mejora de las comunicaciones y los medios de transporte.

Estas condiciones han provocado que varios países latinoamericanos hayan registrado un gran aumento de la inmigración desde países vecinos o de la región. Según el estudio, Nuevas tendencias y dinámicas migratorias en América Latina, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), entre los censos de 2000 y 2010 hubo un aumento del 32% en los stocks de latinoamericanos viviendo en otro país de la región. De hecho, entre 2009 y 2015 los países latinoamericanos concedieron más de 2 millones de residencias temporales y permanentes a personas de naciones vecinas. Las motivaciones fundamentales han sido la búsqueda de trabajo, el tránsito fronterizo, la movilidad indígena, la reunificación familiar, la movilidad por estudios y la búsqueda de refugio por persecución política.

Si bien los flujos hacia los principales destinos extrarregionales han disminuido, y los intercambios dentro de la región se han intensificado, aún es considerablemente mayor la cantidad de emigrantes latinoamericanos que residen en países extrarregionales. De hecho, la emigración regional hacia los Estados Unidos sigue concentrando a la mayoría de estos con cerca de 20 millones de personas. En este marco, México representa el 40% de la emigración regional con unos 12 millones de sus ciudadanos viviendo fuera del país, sobre todo en Estados Unidos. Este fenómeno sin embargo, presenta variaciones por subregión, donde El Caribe y Centroamérica con un 11,1% y un 10,2% de su población residiendo en el extranjero son las que tienen un mayor proporción de emigrantes.

Si bien estos países son los que han emitido más emigrantes, se trata de un proceso que se ha extendido a lo largo de varias décadas y que se ha centrado sobre todo en un flujo masivo hacia Estados Unidos. Sin embargo, los fenómenos migratorios más recientes han tenido una mayor incidencia intrarregional. Haití, el país más pobre de América Latina y el Caribe ha emitido alrededor de 400.000 emigrantes desde el año 2000. Y si bien prácticamente la mitad se han ido a Estados Unidos, su vecino República Dominicana aloja a casi el 30% de estos.

El fenómeno reciente más destacado sin embargo, por su acelerada evolución es el flujo de venezolanos, ya sea hacia países de dentro como fuera de la región. Según un cálculos de la Universidad Católica Andrés Bello de Venezuela, más de dos millones de venezolanos han dejado su país en los últimos años, y en los últimos meses esta tendencia "se transformó en una fuga vertiginosa". Y según un estudio realizado por el experto Iván De la Vega y el Laboratorio Internacional de Migraciones (LIM), tras la llegada de Hugo Chávez al poder han llegado solo a Colombia 900.000 venezolanos, incluyendo los que tienen doble nacionalidad.

Del lado contrario, Argentina, Costa Rica, República Dominicana y hasta hace poco tiempo Venezuela, son los mayores receptores de inmigrantes regionales en proporción a su población, mientras que México y el Brasil se suman a la lista en números absolutos. Y en este marco es Costa Rica, con 385.000 inmigrantes registrados por el censo, el país que cuenta con la mayor proporción de inmigrantes, con un 9% de la población total.

Jeronimo Giorgi, periodista uruguayo dedicado a temas internacionales, cursa una maestría en Estudios Latinoamericanos, ha colaborado con varios medios de América Latina y Europa, y ha recibido distinciones como el Premio Rey de España de periodismo.

www.facebook.com/Latinoamerica21

@Latinoamerica21

Comentarios