Economía y Empresas > DÍA DEL EXPORTADOR

Analista pintó un panorama sombrío para Argentina a corto plazo

Experto rosarino pronosticó tres años de crisis en su país e inflación en 37% para 2018

Tiempo de lectura: -'

11 de junio de 2018 a las 19:00

Uruguay tendrá en Argentina un socio complicado durante los próximos tres años, y del cual no podrá esperar demasiado empuje para su actividad económica incluido el turismo. Esa fue la visión que transmitió este lunes el analista argentino Salvador di Stéfano, quien fue uno de los expositores que participó del Día de la Exportación.

Con una manera extrovertida -que varias veces consiguió la carcajada de los participantes-, Di Stéfano mostró un ejemplo de ese comportamiento. "La gente me pregunta en las conferencias que doy: ¿Salvador cuándo va a explotar esto? Yo les digo: ¿a quién votaste vos? A (Mauricio) Macri. Le pregunto: ¿Y a quién vas a votar después? A Macri", comenzó relatando.

Y siguió. "Entonces le digo: ¿Y por qué querés que explote? Porque tengo dólares, te contestan", añadió. Luego remató el cuento. "¿Y por qué no vas al psicólogo y te hacés ver? Si querés que explote tenés que votar a Cristina (Fernández). Pero te contestan: no, a Cristina no la voto", dijo.

"Tenemos una contradicción muy loca los argentinos", complementó Di Stéfano para definir la forma que se manejan en su país con el dólar.

En otra parte de su exposición, el analista indicó que los argentinos compran US$ 1.500 millones al mes. Pero una buena parte de esas divisas se va del país. En ese sentido, recordó que cuando Cristina Fernández impuso el cepo cambiario en 2011 salieron de Argentina US$ 18.602 millones y el año pasado, durante la administración de Mauricio Macri, fueron US$ 17.768 millones. "¿El problema es Cristina, el problema es Macri? No, el problema es el Estado", afirmó Di Stéfano.

Para este año, el analista previó una inflación de 37%, un tipo de cambio a 28 pesos argentinos, sin aumento del consumo.


Con esas variables y otros indicadores expuestos pronosticó que la economía argentina no va a crecer. Y además fue un poco más lejos. "Inevitablemente habrá que sobrellevar un escenario de crisis de tres años, en un país descapitalizado", expresó.Por tanto, dijo que si en Uruguay se espera que lleguen muchos argentinos a Punta del Este en verano "van a venir, pero un poco menos".

Después recorrió varios aspectos internacionales para concluir que el "mundo está loco, con armamentismo, populismo, proteccionismo, belicismo y xenofobia".

Por eso, señaló que la región está "mejor que el resto del mundo" y eso le otorga oportunidades. En este sentido, sostuvo que "si América Latina no empieza a vertebrar una estrategia común para venderle a Asia va a estar complicada, pero si hay estrategias está para que se llene de oro".

Exportadores reclamaron por inserción

El presidente de la Unión de Exportadores (UEU), Alejandro Bzurowski fue el primer orador del evento y aprovechó la oportunidad para enumerar algunos aspectos que complican el desempeño del sector.

Manifestó que una cuestión fundamental para los exportadores es mejorar la competitividad. Como otro aspecto básico sostuvo que Uruguay debe avanzar en acuerdos comerciales con el resto del mundo "con o sin el Mercosur". Sobre este punto, señaló como "insólito el trancazo" en la firma del tratado bilateral con Chile, que todavía se encuentra en el Parlamento por diferencias internas en el Frente Amplio que no permiten avanzar en su concreción.

Ejemplificó que no alcanzar más acuerdos con el mundo "es como jugar el Mundial con nueve jugadores". Por último, reclamó una mayor eficiencia en el control del gasto público.

Más optimismo con Brasil

El tercer orador del evento fue el economista argentino Gustavo Segré, radicado en Brasil que expuso sobre la actualidad de ese país.

Como aspectos negativos mencionó al elevado déficit fiscal que el gobierno de Michel Temer no pudo controlar y la falta de inversión. Como uno de los positivos señaló que la economía brasileña va a crecer.

En otro parte de su exposición marcó cuáles fueron los elementos que llevaron a Brasil a una crisis durante la presidencia de Dilma Rousseff. Manejó que durante la administración de la exmandataria "cambió la matriz económica, se descuidó el gasto público, se aumentó la oferta de créditos, se otorgaron beneficios fiscales para algunas empresas y aumentó la inflación".

Comentarios