Nacional > SEGURIDAD

Antony Macaris, el golfista del Cerro de 18 años al que mataron para llevarse un morral

Tenía un futuro como golfista pero quedó trunco a pocas cuadras del lugar en el conoció su pasión por el deporte

Tiempo de lectura: -'

26 de abril de 2018 a las 05:00

Nelson Olivera calculaba mentalmente la fuerza con la que debería pegarle a la bola de golf para acercarla al hoyo número 15. De frente, observaba el pasto verde perfectamente cortado, el paisaje arbolado y el Rio de la Plata que asomaba. A sus espaldas, unos arbustos y pastos altos marcaban la línea entre la cancha de golf y las casas precarias construidas sobre la calle Camino Cibils.

"¿Puedo jugar contigo?", le dijo un niño de aspecto desaliñado, que se había colado al campo de juego. Olivera, quien hoy es presidente de este club, decidió aquel día saltearse las reglas y permitirle hacer algunas pruebas aunque no era socio.

Antony Macaris tenía unos 11 años, y por aquel entonces vivía una situación familiar "compleja", según quienes lo conocieron. Sus padres se habían separado y él junto a su hermano habían quedado prácticamente solos.

Alcides Flores, vecino de Antony, y padre de uno de sus mejores amigos, lo trató como si fuera su propio hijo. Como entrenador en la escuela del Club de Golf del Cerro, Flores también lo inició en aquel deporte que tiene fama de elitista.

Como las clases no tenían costo, ni requería de sus propios elementos para jugar, el niño encontró en el club la distracción perfecta.

Antony demostró rápidamente tener dotes de "muy buen golfista", contó Olivera y comenzó a competir. Para poder participar de aquellas competencias que se realizaban los fines de semana en Punta del Este o en Punta Carretas, Antony se hospedaba en la casa de Olivera, quien vivía en el barrio Punta Carretas, donde junto a su mujer, lo adoptaron como a un hijo, contó el presidente del club.

"A veces por vivir acá (en referencia al Cerro) tenés algunos problemas de transporte, porque si salís tarde no hay ómnibus o los taxis no se animan a entrar", explicó.

Con el tiempo Antony fue mejorando y por intermedio del Club de Golf del Cerro, logró ser becado en el club de Punta Carretas. Allí le pagaban los viáticos de transporte, le daban la comida y le ofrecían un entrenamiento de alto rendimiento.

Alcides Flores contó que aquella beca tenía a Antony "muy feliz", porque lo acercaba al objetivo de convertirse en un golfista de la talla de Juan Álvarez, el profesional nacido en el cerro. Su habilidad lo llevó a jugar en distintos torneos y a representar a Uruguay en el Sudamericano Pre-Juvenil de 2014 que se llevó a cabo en Brasil.

Según dijo su madre Mónica Serrón a Telenoche, el joven tenía previsto viajar a España para continuar profesionalizando su carrera de golfista.

Sin embargo, durante la tarde de este martes, Antony, de 18 años, se encontraba en la casa de su amigo, ubicada en Camino Cibils y Prusia, a tres cuadras del hoyo 15 donde se inició en el golf, cuando unos hombres lo abordaron, le dispararon en el pecho y se fugaron con el morral del joven.

Alcides, padre del amigo de Antony, se encontraba dentro de la vivienda cuando sintió el disparo. Al salir al frente de la casa vio a su hijo en estado de shock y a Antony tirado en el suelo, ya inconsciente. El móvil policial demoró cinco minutos, y aunque lograron trasladarlo a una policlínica, el joven murió debido a que la bala lastimó su corazón.

Olivera dijo a El Observador que "Antony era un chico bueno, muy respetuoso, que a pesar de haber vivido una situación llena de limitaciones y vacía de contención y apoyo seguía siempre vinculado a la escuela y tratando de mejorar".

La investigación

El fiscal del caso, Juan Gómez, dijo a El Observador que hay "algunos indicios" sobre los autores del homicidio.

El asesinato provocó conmoción en el ambiente del golf. En las redes sociales circulan mensajes sobre Macaris, posando con su atuendo y equipo de golf.

En su cuenta de Facebook, el Club de Golf del Cerro, de donde el joven asesinado era socio, publicó: "Es un día muy triste para nuestro Club. Compartimos el profundo dolor de la desaparición física del muy querido exalumno de la Escuela de Golf ChiMont, Antony Macaris. Hacemos llegar a su familia y amigos nuestras sentidas condolencias y respeto. Que en paz descanses, querido Antony".

En tanto, Olivera escribió en su cuenta personal: "Antony, el de la sonrisa amplia, el del abrazo cálido que más que dar, pedía cariño. Antony a quien todos queríamos ayudar, pues conocíamos su realidad, que disfrazaba con una sonrisa compradora. (...) Antony el 'gurì del Cerro' a quien todos conocían por su educación y saludo afectuoso. Hoy la bala de un asesino se llevó su vida, apagó su sonrisa, nos dejó sin su abrazo. ¡Cuanta impotencia y dolor! Descansa en paz querido amigo".

Comentarios