Agro > SECTOR EN PROBLEMAS

Apicultores manifestaron su crisis rodeando el Palacio Legislativo

Exigen al gobierno una compensación económica dada su falta de rentabilidad, prohibir el uso de agroquímicos que afectan a la abeja y una ley que proteja a los polinizadores

Tiempo de lectura: -'

02 de julio de 2019 a las 14:42

Este martes apicultores procedentes desde diversas zonas del país realizaron una movilización en Montevideo, para exteriorizar los motivos de una crisis que tiene en jaque a la apicultura nacional, tanto que según la declaración jurada de colmenas de 2017/2018 Uruguay tenía 2.545 apicultores, cuando a mediados de la década pasada eran al menos 4.000.

Productores consultados en el marco de esta movilización dijeron a El Observador que varios apicultores siguen abandonando sus explotaciones debido a la poca –o nula– rentabilidad que brinda la actividad.

Como se indicó, decenas de productores se movilizaron alrededor del Palacio Legislativo. Lo hicieron presentándose con sus camionetas y camiones de trabajo. En algunos casos lo hicieron exhibiendo muñecos vestidos de apicultores y carteles denunciando "matanza de abejas" (acusando por ello al mal uso de agroquímicos). Otros llevaron cajones que se usan para el manejo de las colmenas –que fueron colocados prácticamente en toda la zona circundando del edificio donde acciona el Poder Legislativo– y ahumadores que fueron encendidos en varias ocasiones. Lo que más llamó la atención fue la vestimenta de todos los participantes: usaban el traje de apicultor, el tradicional mameluco blanco. Incluso algunos tenían la capucha puesta para resguardarse del frío y del viento de la mañana.

A la hora de hacer públicos sus reclamos, se solicitó al gobierno una compensación económica de US$ 30 por colmena para detener el achique del sector, que se corrija el modelo de uso de agroquímicos en la agropecuaria nacional y la elaboración de una ley que proteja a los polinizadores.

Néstor Causa, apicultor de Palmitas (Soriano), narró a El Observador que la movilización es consecuencia de la asamblea nacional de productores que se efectuó el 25 de mayo en Libertad, San José, donde se abordó en forma urgente la grave crisis que afecta al sector apícola.

Según informes elaborados por El Observador en este otoño, los productores han vendido sus mieles en el mejor de los casos a US$ 1,50 por kilo, aunque la mayoría no logró eso, cuando el costo productivo por kilo de miel ronda los US$ 2 por kilo.

 

 

El directivo de la Sociedad Apícola Uruguaya (SAU) hizo referencia a que con la manifestación se buscó mostrar a la sociedad en general y a los legisladores los problemas que atraviesa el sector.

En la asamblea mencionada se definió una serie de reclamos y planteos para presentarle al gobierno, entre ellos la necesidad de una compensación económica de US$ 30 por colmena en virtud de que el sector, entre otros problemas, está afectado por dificultades para exportar dada la detección en las mieles de resíduos de agroquímicos, en niveles que no impiden su ingesta, no obstante exceden los límites impuestos por algunos mercados.

Causa destacó que la compensación económica exigida tiene por objetivo poder mantener a las unidades productivas en un momento en el que lo que ingresa por la venta de mieles no cubre los costos productivos en la mayoría de las empresas.

 

 

“La miel es rehén de una sustancia que está en el ambiente y, por eso, se pide esa compensación”, expresó el productor.

Ese problema además de incidir en la pérdida de competitividad, produce un incremento de mortandad de abejas, algo que ha resentido fuertemente la actividad productiva.

Por otro lado, se solicitó la prohibición de agroquímicos que afectan drásticamente a las abejas generando mortandades, problemas nutricionales y contaminando los productos de la colmena.

Sobre el tercer planteo, la necesidad de una ley que proteja a los polinizadores, expresó que pese a que existe una que "está en proceso hace cuatro o cinco años" se aspira a diseñar una norma “que tenga más celeridad para que se pueda empezar a aplicar”.

 

 

Como plazo máximo, los apicultores plantearon 60 días para obtener una respuesta, aunque reconocen que los objetivos trazados no se van a lograr “de un día para el otro”.

“Mínimamente aspiramos a que en ese período se empiece a negociar o a trabajar”, dijo Causa.

En tanto, señaló que se busca que las gremiales vinculadas al sector se incorporen a la defensa de estos temas, aludiendo a la SAU y a la Comisión Nacional de Fomento Rural.

 

 

“La idea es tener nuevas respuestas, de lo contrario se evaluarán nuevas medidas asumiendo que en este momento el gobierno no puede hacer muchas cosas, pero sí de cara a lo que va a ser el nuevo gobierno, sin importar el color político. Queremos marcar la cancha y la necesidad de tener algún tipo de apoyo”, comentó.

Finalmente, mencionó que la solución no pasa por el acceso a nuevos créditos, de hecho varios productores ya los han tomado. “Ya tienen créditos hace años y no los pueden pagar, porque si producís y no podes vender tu producto no hay forma de pagar”, concluyó.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...