Economía y Empresas > EMPRENDEDORES

Aprender a crecer en la empresa: una de las dificultades del camino emprendedor

El cocreador de Kingdom Rush, Pablo Realini, se refirió a los momentos desafiantes por los que atraviesa un emprendimiento

Tiempo de lectura: -'

01 de junio de 2018 a las 14:35

A Pablo Realini le costó entre tres y cuatro años tomar la decisión de dejar su empleo y emprender. A los 30 años decidió, junto a sus socios Álvaro Azofra y Gonzalo Sande crear Ironhide Game Studio y desarrollar videojuegos independientes y no para vender a firmas internacionales, con el esfuerzo que eso implica para posicionarse y atraer jugadores.

Pero esa era su verdadera pasión. Comenzaron como la típica "empresa de garage", trabajando a medio tiempo en una habitación de la casa de Azofra, mientras mantenían sus trabajos dependientes.

Luego de varias pruebas y una llegada a destiempo al momento de lanzar una trivia para el Mundial de Sudáfrica en 2010, desarrollaron el videojuego de aventuras que se popularizó rápidamente: Kingdom Rush.

"No podíamos creer que 500 millones de personas apretaron el botón de "jugar" en el juego que salió para los portales web alrededor del mundo y que fue el segundo juego más descargado", dijo Realini en el escenario del Salón Los Robles del LATU durante una nueva edición de la Mega Experiencia Endeavor este jueves.

Sin embargo, el camino para lograr el éxito no fue fácil. La constancia fue una de las claves, además de no dejarse amedrentar por los "riesgos de crear una empresa", sostuvo el emprendedor, al tener que pagar cuentas y contratar gente, entre otras responsabilidades.

"Hubo un tiempo en el que comíamos fideos todos los días, e incluso tuve que pedirle plata a mi padre", contó el emprendedor.

Posteriormente, la empresa se dividió en tres y ahí surgió otro de los problemas: empezar a delegar. "Los juegos no siempre los podemos hacer nosotros, hay que aprender a delegar y entender que otras personas tienen mejores ideas que nosotros", recordó.

Incluso en ese momento, recurrieron a una consultora para "aprender a crecer", algo que "no fue fácil", sostuvo Realini.

Jugar en las grandes ligas

En medio del crecimiento, dos mudanzas de oficinas y el intento de compra que Ironhide Game Studio rechazó por parte de la finlandesa Rovio, creadora del popular Angry Birds, el siguiente anhelo fue ingresar a China. "Un mercado impresionante para nosotros", dijo. Luego de dos años y medio lo lograron, con el videojuego de estrategia Iron Marines.

Lea también: ¿Por qué los empleos de tiempo completo atraen cada vez menos a los jóvenes?

En su charla de inspiración a emprendedores, Realini no dejó de nombrar a sus socios Álvaro y Gonzalo y al equipo de 40 personas que trabajando desde Uruguay lograron posicionar a Kingdom Rush entre los más populares del mundo digital.

"Tres tipos en una oficina en Montevideo hicieron un juego que jugaron 500 millones de personas en el mundo". Pablo Realini.

Uno de los cambios que sufrió la empresa en estos años de crecimiento fue el acercamiento con grandes compañías. "Al principio nosotros buscábamos tener reuniones con Apple; ahora ellos nos tienen de referencia y en sus visitas a Latinoamérica se reúnen con nosotros", explicó.

Para Realini, disfrutar de cada etapa y tomar riesgos para tratar de subir al siguiente escalón fueron las últimas reflexiones que dejó en el escenario. "Traten de disfrutar cada escalón del emprendimiento porque no vuelven", sintetizó.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...