Fútbol > LA VUELTA DEL FÚTBOL

Arbitrar a puertas cerradas, entre el silencio, los pitidos y las injurias

¿Les facilita la tarea dirigir los partidos sin hinchas? Jueces contaron las sensaciones de pitar sin público, en una vuelta del fútbol con futbolistas, técnicos y hasta parciales expulsados por insultos y desobediencias

Tiempo de lectura: -'

29 de agosto de 2020 a las 05:04

La vuelta del fútbol uruguayo, a puertas cerradas como medida preventiva para evitar la propagación del coronavirus, además de marcar un nuevo escenario para futbolistas y entrenadores, también significó una nueva normalidad para los árbitros.

Acostumbrados a dirigir con hinchas, cientos o miles, según la importancia del partido y si juegan los equipos “grandes”, y en ambientes generalmente hostiles, los jueces se prepararon para arbitrar en estas circunstancias, en las que los diálogos en la cancha y la tribuna se escuchan más, y salen por TV, como también sus propias indicaciones a los otros actores de los partidos.

Para volver a arbitrar en estas condiciones, los jueces tuvieron charlas en el Colegio de Árbitros en los que se tocaron distintos temas.

Daniel Rodríguez, que fue cuarto árbitro en el clásico del Estadio Centenario en la etapa que volvió el fútbol, y que luego dirigió varios partidos más en este formato, contó a Referí que trabajaron en las reglas de juego como en otros factores referidos a la comunicación y al trato con futbolistas y entrenadores.

“Se trabajó en la concentración y en el cuidado de que al no haber gente, todos los diálogos se van a escuchar”, señaló. “También en que trabajemos en prevención con los actores, que lo estamos haciendo antes de los partidos. Como para todos es nuevo, a veces la pasión de los entrenadores o los jugadores los lleva a gritar o decir algo fuera de lugar”, explicó.

En ese sentido, antes de los encuentros, en los calentamientos, el cuarto árbitro se acerca para hablar con los preparadores físicos, jugadores y técnicos. “Les hacemos un recuerdo de la situación, más allá de que la conocen”, dijo Rodríguez. “Porque antes no se escuchaba nada y ahora se escucha todo. Hay que tener cuidado con lo que se dice y se habla porque hoy las cámaras te toman todo”, comentó.

Otro árbitro, Gustavo Tejera, señaló a Referí que los miembros técnicos del Colegio les pidieron que tuvieran más conciencia y cuidado de lo que se habla, porque los diálogos se escuchan más.

“Cuidado en el sentido de que tomemos precauciones, no porque se hable algo raro ni mucho menos”, explicó.  “A veces pasa de que un jugador le dice a otro algo y con gente, si estás lejos, no lo escuchas. Y ahora que no hay público, capaz que si estás a 50 metros se escucha todo”.

Expulsiones por injurias e insultos

En la vuelta del fútbol se han visto y oído reclamos de entrenadores y jugadores, como también amonestaciones y expulsiones por parte de los jueces ante comentarios subidos de tono o desobediencias, que han sido percibidas por los referís y por los micrófonos y las cámaras de TV.

En el Saroldi, por ejemplo, cuando River Plate recibió a Nacional, Leodán González hizo retirar a un hincha que insultaba al juez de línea. Luego, expulsó a Jorge Fossati por injurias.

Boston River también fue advertido a causas de sus parciales, quienes en estos partidos puertas cerradas son directivos, allegados y jugadores que están autorizados a ingresar a las tribunas.

“Se escucha un poco más, pero creo que para el afuera, para la TV o la tribuna, que para la cancha”, contó Daniel Rodríguez. “Nosotros, adentro de la cancha, por lo general siempre escuchamos la mayoría de los gritos. Ahora tenemos la ventaja, o desventaja, de que tenemos que cuidarnos de los que hablamos, tanto los jugadores o entrenadores, como los jueces”, agregó.

También Leodan, pero en el Tróccoli, expulsó al arquero suplente de Cerro, Adriano Freitas, por insultos con el público, según quedó estampado en el formulario del partido ante Fénix.

En tanto, Román Cuello, DT de Liverpool, vio la roja en manos de Esteban Ostojich por desobediencia en el partido que Cerro Largo venció a los de Belvedere en Melo.

El juez mundialista Andrés Cunha, no cree que jugar sin público influya en la tarea de los árbitros. “Veía partidos televisados de colegas y se escucha todo lo que hablan con los micrófonos en cancha, que aparte son bastantes”, indicó a Referí.

“Es fundamental saber que es diferente el diálogo con los jugadores”, comentó. “Muchas veces tenemos diálogos mano a mano que ahora, al no haber gente ni ruido ambiente, se van a sentir por el resto de los jugadores. Ese es un tema a tener en cuenta”.

Tejera, que volvió a la “nueva normalidad” con el partido Fénix – Wanderers en el Capurro, contó que ese día desde las tribunas escuchó “protestas normales” desde las gradas. “Siempre con respeto. Un ‘qué penal te comiste’ o ‘mirá que aquella fue falta’. Pero nada desubicado, expresiones normales sobre fallos que entendían que no eran lo que habíamos sancionado”.

En el boletín de tarjetas amarillas acumuladas que publica la Asociación Uruguaya de Fútbol, llama la atención que entre los jugadores y técnicos que tienen cuatro cartulinas y están al borde de la suspensión, aparece en la cima un entrenador, Pablo Marini, de Montevideo City Torque. Luego, con tres viene Danielo Núñez, de Cerro Largo, y con dos están Alejandro Orfila de Defensor, Matías Rosa de Plaza Colonia y Jorge Fossati de River Plate. Con una tarjeta, hay varios técnicos y asistentes más.

El juez de línea Eduardo Aguirre, que por su posición en la cancha está más cerca de DT y suplentes, señaló que “siempre se escuchan” los reclamos. “Es parte de nuestra función, ahora creo que se presta más atención a lo que protestan, ya que sí se escucha más”, señaló.

¿Están más tranquilos?

Cuando se supo que el fútbol volvía sin hinchas, varios consideraron que los jueces iban a estar más tranquilos para dirigir, sin insultos ni gritos desde las tribunas.

“Tengo compañeros que decían que iba a ser un poco mejor”, contó Rodríguez. “Pero yo me quedó con lo anterior, de vivir el partido, el entorno, los gritos. Eso te lleva a un ambiente lindo, que contagia al jugador y a nosotros nos motiva”, indicó.

Lo que han notado los jueces consultados es que los futbolistas no sienten la presión que suele haber en los encuentros con público. “Al jugador el aliento de los hinchas les influye anímicamente, tremendamente. Y eso cambia hasta en lo disciplinario con nosotros”, dijo Rodríguez.

Para Tejera, los futbolistas sienten más que los jueces el efecto de jugar a puertas cerradas. “Cuando hay público, los jugadores se van contagiando de la gente y eso se traslada a la cancha y capaz que están un poco más nervioso. Ahora los noté tranquilos y para mí es mejor”.

En la misma línea se manifestó Cunha, quien considera que ese aspecto puede jugarle a favor a los árbitros, ya que los futbolistas juegan “más tranquilos” al no tener presión. “Muchas veces me ha pasado, cuando la tribuna local silba o abuchea a sus jugadores, eso se trasmite a la cancha, el nerviosismo, sienten que tienen más presión. Por ese lado, me parece que van a sentirse más sueltos y enfocados en jugar”.

De todas formas, el mundialista consideró que es “frío y feo” jugar sin público, algo que coinciden los demás jueces consultados, quienes, a pesar de ser blanco de insultos y reclamos, prefieren las tribunas con hinchas.

“En momentos claves, cuando explota el estadio o la cancha levanta, a mí me motivas más”, dijo Rodríguez, mientras que Tejera sostuvo que sin gente al fútbol le falta el “condimento” que le da un “clima especial” a los partidos.

Lo qué dicen los psicólogos deportivos sobre arbitrar sin público
“Los jueces van a cumplir el sueño del pibe ante la ausencia de insultos que va a haber”, dijo a Referí el psicólogo Gabriel Gutiérrez, quien trabajó en la selección uruguaya y hoy está en Nacional, al dar su punto de vista como profesional en la materia.
De todas formas, consideró que a los árbitros les debe gustar que haya gente en las tribunas por la “adrenalina” que le genera a todos los que están dentro del campo de juego. “El juez, cuando empezó su carrera, sabía cómo era el fútbol”, comentó. Gutiérrez también se refirió a la “intelectualización”, al explicar que los jueces “internamente saben que tiene 20 cámaras pasando el replay y analizando todo”. “La presión va a ser la misma, pero no van a tener el insulto directo que es lo más común con los jueces”.

Por su parte, Pablo Ferreira, quien trabaja en el cuerpo técnico de Rentistas, cree que no se puede generalizar las sensaciones de los jueces al pitar a puertas cerradas. “Hay jueces que quizás tienen mejores mecanismos de afrontamientos de las situaciones de estrés, que son muy hostiles, pero los jueces desde el inicio de su formación se entrenan para trabajar y concentrarse en todo aquello que es relevante”, comentó. “La profesión implica que tengan la capacidad de abstraerse y concentrarse en la tarea que realizan. En este caso no van a tener ningún tipo de problema”, señaló.

Para Nicolás Palatnik, quien trabaja en la Primera división de Defensor Sporting y da soporte a la Tercera violeta, “la psicología del arbitraje es fascinante”. “El árbitro parte de la base de que tiene que resolver una situación conflictiva, impartir justicia en un choque de fuerza y en la misma línea del jugador. Está expuesto de maneara muy especial, quizás más que el jugador, a la influencia del hincha”, indicó.

Agregó que muchas veces, “e incluso inconscientemente”, los árbitros pueden favorecer a determinado equipo “por la fuerza del hincha” y del ambiente que se genera en un partido de fútbol o de básquetbol. “Esta circunstancia, jugar sin público, facilita la tarea de los árbitros. Creo que se van a sentir más livianos, con un elemento menos de tensión habitual o natural”, comentó.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...