Economía y Empresas > Cuentas Públicas

Argentina acelera reducción del déficit y se encamina a cumplir meta anual

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne dijo que el 2,7% acordado con el FMI es "irrenunciable"

Tiempo de lectura: -'

19 de julio de 2018 a las 15:15

El gobierno argentino aseguró este jueves que tiene un compromiso "irrenunciable" con cumplir la meta de déficit fiscal del 2,7% acordada tras el préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y señaló que el país "arrastra un problema fiscal desde hace décadas".

"No hay ningún 'chance' de que la Argentina no cumpla con estas metas. Pensamos que esa es la única manera que tenemos de seguir progresando, creciendo y construyendo una economía más sólida", afirmó el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, en una conferencia de prensa.

A su juicio, el "problema fiscal" que afronta el país es de hace "tantos años" lo ha puesto en una situación de "debilidad", que se ha manifestado en "una economía muy volátil, de bajo crecimiento, de alta inflación" y escasa productividad.

Lea también: Macri se resigna a tomar "medidas kircheneristas" ante peor escenario

"Nos ha costado muchísimo crecer sostenidamente, bajar el desempleo y reducir la pobreza", señaló el ministro, al presentar los datos financieros del primer semestre del año, que registró un déficit fiscal primario de US$ 3.752 millones, un 26,7% menos que en el mismo periodo de 2017.

Esto significa que fue del 0,8% del Producto Interior Bruto (PIB), a lo que se une una baja del déficit financiero (que incluye el pago de intereses de la deuda), hasta 1,9% del PIB.

Según el ministro, esta "marcada mejora" en el resultado fiscal y esta "marcada caída" en el déficit son producto de que, en ese periodo, hubo una "brecha" de siete puntos entre el ritmo de crecimiento de los ingresos (26,3%) y el de los gastos (19,3%).

Para él, la diferencia se va a mantener hasta final de año, lo que "va a conducir al cumplimiento o el sobrecumplimiento" de la meta de déficit de 2,7 puntos del PIB para 2018.

"Durante la gestión anterior, el gasto inició una escalada interminable donde prácticamente se duplicó, tanto a nivel nacional como consolidado", lo que "no era compatible con el crecimiento", dijo.

"Hemos cumplido sistemáticamente con las metas que hemos venido trabajando y vamos a cumplir las metas que tenemos por delante. (...) El compromiso con el cumplimiento de esas metas es irrenunciable", aseveró.

Al anunciar en junio el alcance del acuerdo con el FMI para acceder por tres años a financiación por US$ 50.000 millones, el gobierno argentino se comprometió a desarrollar un programa con metas fiscales ambiciosas, que, además de ese déficit del 2,7% del PIB para 2018, establece un objetivo del 1,3% para 2019, equilibrio primario en 2020 y superávit de 0,5% en 2021.

"Gracias a esta modificación en las metas, el tamaño del programa financiero de Argentina para los próximos años es mucho más chico: necesitamos financiar US$ 20.000 millones menos", señaló antes de hacer hincapié en que esa "retirada" del gobierno del mercado de deuda permitirá que el sector privado "tenga mucho más crédito que antes".

El funcionario también fue consultado por la elevada inflación en el país, que, según datos oficiales, creció en junio un 29,5% en términos interanuales y acumuló en el primer semestre del año un alza del 16%, ya un punto por encima de la meta que había fijado el gobierno para todo 2018.

"Todavía es alta. Lo sabemos, nos duele, y es una asignatura pendiente, pero nadie puede dudar de que estamos totalmente comprometidos con la lucha contra la inflación", aseguró.


Comentarios