Cargando...
El ministro Javier García analizará la situación

Nacional > DEFENSA

Armada ordenó cortar el pago de luz, agua y gas al Club Naval y otros privados; García pidió antecedentes

Las organizaciones son privadas pero los pagos se realizaban con fondos públicos; la decisión la tomó el contralmirante Otto Gossweiler, que enfrenta al comandante en jefe Jorge Wilson y acaba de cumplir arresto a rigor

Tiempo de lectura: -'

29 de junio de 2022 a las 05:03

La Armada Nacional ordenó cortar el suministro de luz, agua y gas al Club Naval, la Liga Marítima y el Centro de Suboficiales tras detectar que durante años pagó las facturas pese a que son instituciones privadas.

La decisión fue tomada el viernes 24 por el director de Material Naval (Dimat), el contralmirante Otto Gossweiler, y responde a una revisión de los gastos y la cancelación de los que considera irregulares. El monto pagado asciende a decenas de millones de pesos anuales, según dijeron a El Observador fuentes de la Armada.

Enterado, el ministro de Defensa Nacional, Javier García, solicitó los antecedentes para analizar la situación, determinar desde cuándo tenía lugar y en base a qué instrumento jurídico se realizaba.

Este martes se registró la primera consecuencia: el Club Naval debió cerrar sus puertas debido a que un grupo de funcionarios de OSE cortaron el agua de los dos predios de la institución ubicados en las calles General French y Copacabana en el barrio de Carrasco en Montevideo. 

“Se pone en conocimiento que por un problema en el suministro del agua las instalaciones permanecerán cerradas hasta nuevo aviso”, dice el texto enviado de forma privada a todos los socios, y al que accedió El Observador.

OSE cortó el agua del Club Naval

Desde OSE explicaron que el corte se produjo porque Defensa es el titular de los dos servicios y porque se verificó que el pedido había salido de la Armada.

Las solicitudes de cancelar los pagos a la Liga Marítima y el Centro de Suboficiales ingresaron formalmente a las empresas públicas este martes.

El Club Naval fue fundado hace 93 años y surgió como un "espacio de socialización" para los oficiales de la Armada, aunque se ha ido ampliando hasta transformarse en "un lugar de esparcimiento para la familia naval y todos sus allegados", según señala en su web institucional. La sede queda al lado de la Escuela Naval.

La Liga Marítima es una asociación civil que busca "contribuir al engrandecimiento de la conciencia marítima nacional" y "estimular las actividades marítimas", en particular "las que se relacionen con los intereses uruguayos y contribuyan al desarrollo de la patria", mientras que el Centro de Suboficiales Navales también es una asociación sin fines de lucro que –como su nombre indica – está integrado esencialmente por suboficiales en actividad o retiro y por "todas aquellas personas que simpaticen con sus fines y propósitos".

Contexto de enfrentamiento

Los pedidos de cortar los servicios se producen en medio de un enfrentamiento entre Gossweiler –quien tomó la decisión– y el comandante en jefe de la Armada, el almirante Jorge Wilson

El director de Material Naval acaba de retornar a sus funciones tras permanecer 15 días arrestado a rigor en una base naval de La Paloma. El arresto fue apelado ante García y está siendo estudiado por la Dirección Jurídica de Defensa.

La sanción fue dictada por Wilson el 27 de mayo luego de que Búsqueda informara que Gossweiler había denunciado “irregularidades” y “hechos con apariencia delictiva” en el pago de compensaciones adicionales en varias dependencias de la Dimat. En su escrito, Gossweiler señaló que había varias personas que recibían las compensaciones pese a que no cumplían con las funciones, y algunas eran colaboradoras del comandante en jefe, por lo que pidió que se informara al ministro. 

Wilson fundamentó la sanción señalando que Gossweiler elevó la denuncia “sin las medidas de reserva pertinentes” y “alteró el procedimiento habitual de entrega de documentos a mesa de entrada del Comando General de la Armada, no haciendo firmar el libro de correo correspondiente y sí una copia, la cual fue fotografiada y subida a la red social WhatsApp”.

Tras la denuncia, García inició una investigación administrativa en la que ya declararon varios de los implicados.

Antes de ser sancionado, Gossweiler realizó una segunda denuncia, esta vez por “posibles irregularidades” en el pago de horas extras fictas a los funcionarios civiles del Servicio de Construcciones, Reparaciones y Armamento (SCRA), del que dependen todos los diques de la Armada. El contralmirante pidió también asesoramiento a la Dirección de Finanzas por situaciones en la “venta de dólares” del SCRA.

Ante esta denuncia, el 30 de mayo –mientras Gossweiler cumplía el arresto a rigor en La Paloma– Wilson dispuso que el SCRA dejara de estar en la Dimat y pasara a estar bajo su órbita de forma “transitoria”. 

“En los últimos veinte años la Armada planteó al Poder Ejecutivo la necesidad de definir categorías laborales para los funcionarios civiles del SCRA, ajustando la remuneración acorde a la misma y las compensaciones por mayor responsabilidad que estos perciben”, dice la resolución del comandante, que señala que “en coordinación con el Ministerio de Defensa Nacional se decidió profundizar en el análisis de la situación referida e instrumentar un régimen jurídico adecuado para regularla, procurando evitar eventuales interrupciones en las tareas hasta la concreción de la solución definitiva”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...