Cargando...

Nacional > MIRÁ EL VIDEO

Así recorre las playas la Prefectura para prevenir y controlar aglomeraciones en Punta del Este

Los militares caminan entre los veraneantes para observar el cumplimiento de los cuidados sanitarios y asisten llamados desde la base de guardavidas en caso de que haya concentración de personas

Tiempo de lectura: -'

12 de enero de 2021 a las 05:01

A un niño se le dislocó un hombro en la Isla Gorriti, en Punta del Este. El alférez Germán Díaz recibió la noticia mediante un llamado y coordinó de inmediato el traslado hacia la costa.

-Que vaya una lancha, en un bote se va a mover todo – ordenó Díaz.

El suceso generó unas cuatro o cinco llamadas entre el personal de la Prefectura que mientras organizaba el traslado y preguntaba por el estado sanitario del menor. En el interín, en una nueva llamada, una voz le comunicó a Díaz al otro lado del teléfono que le está entrando agua a una embarcación. Y hay nuevas llamadas de coordinación.

Todo sucede arriba de la camioneta de Prefectura que mientras tanto en la tarde de este domingo, como en otras de la temporada, controla que no haya aglomeraciones en las playas de Punta del Este.

Díaz recordó que la Prefectura Nacional Naval no solo se encarga de intervenir cuando no se acatan las medidas sanitarias, sino que hay una lista larga de tareas vinculadas con las embarcaciones, por ejemplo, que no se pueden desatender.

"¿Sabes lo que se extraña? Ver a los cruceros", dijo Díaz en diálogo con El Observador mientras miraba hacia la península de Punta del Este con el mar prácticamente vacío porque el cierre de fronteras impidió el ingreso de turistas extranjeros.

Por ese entonces la camioneta de Prefectura estacionaba en la parada tres de la playa Mansa. “La prefectura del puerto de Maldonado agradece su colaboración y recomienda permanecer en su domicilio si tiene síntomas, mantener una distancia de al menos dos metros del resto de las personas con las que no convive”, señaló parte del audio que un efectivo emite desde su celular y amplifica con el micrófono del vehículo.

-Vamos a pasarlo dos o tres veces- comentó Díaz en el ingreso de la parada frente al hotel Enjoy - ex Conrad-.

Mientras suena la advertencia, Díaz y dos funcionarios más se bajan de la camioneta y emprenden camino hacia la arena con todas las miradas puestas sobre sí de las personas que intentan averiguar por qué llegaron los uniformados.

"A veces nos preguntan si no nos morimos de calor con la ropa", apuntó entre risas uno de los efectivos.

Los tres llegan a la arena y se paran frente al mar porque dicen que esa es la mejor forma de ver si hay una aglomeración o no. “Si se mira desde los costados todos parecen estar más juntos de lo que están en realidad”, explicó Díaz.

El procedimiento se repite en varias paradas de la costa esteña, pese a que en ese momento no reciben ningún llamado desde la base de los guardavidas ni tampoco constatan aglomeraciones que ameriten “entrevistarse” con alguna persona.

El procedimiento

La base de los guardavidas es un contenedor devenido en oficina frente al mar, ubicado en la parada 11 de la playa Mansa de Punta del Este. Ahí se monitorean los pedidos de emergencias y la comunicación con Prefectura.

En una computadora cada uno, dos guardavidas retirados controlan el estado de las playas. Cuando el guardavidas de turno iza la bandera de aglomeraciones en la casilla, la base recibe la comunicación y la traslada a la Prefectura.

Además los funcionarios actualizan las banderas tanto de aglomeración como de riesgo para bañarse en el agua en la aplicación que está alojada en la página web de la Intendencia de Maldonado.

“Nosotros somos civiles, sí hacemos prevención, pero cuando se pone la bandera de aglomeración interviene Prefectura”, explicó el supervisor de la brigada de guardavidas de Maldonado, Carlos Curbelo, que contó que a esta altura del año llevan realizados 30 rescates y 20 asistencias.

En una oficina frente al puerto el Capitán de Navío Hernán Lavandera, prefecto del Puerto de Punta del Este, informó que hasta el momento la Prefectura intervino 18 veces por aglomeraciones en las playas.

En 25 años de servicio en la Armada, Lavandera vivió junto a su esposa y sus dos hijas en varios departamentos del país y dos veces viajó a misiones de paz en el Congo. Iba a haber una tercera, pero no hubo cuórum.

“En todos los años que llevo cumpliendo tarea en la Armada nunca me imaginé tener que estar enfrentando una situación de este tipo”, reflexionó. “Hay gente que recibe las recomendaciones de buena manera y se ajusta a lo que recomienda la Prefectura, hay otros (…) que en ocasiones podrían estar tallando hasta con la falta de respeto”, señaló Lavandera.

Mientras sigue la recorrida de Prefectura por las playas, Díaz y los demás efectivos caminan sobre las maderas del muelle La Pastora porque ven que hay gente con intención de tirarse al agua desde allí, algo que está prohibido, aunque no hay ningún cartel que lo anuncie.

- No se pueden tirar del muelle, está prohibido-  le dice uno de los efectivos a un grupo de tres adolescentes que escuchan la orden con atención. 

El balance de camino de vuelta a la base de la Prefectura es de una tarde tranquila en cuanto a las aglomeraciones pese a los más de 30 grados que hay, en un balneario que este año es casi exclusivamente para uruguayos. Aunque para los efectivos la ausencia de turistas extranjeros no es garantía de tranquilidad “porque al estar en su propio país, los uruguayos son más desobedientes”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...