Economía y Empresas > Controversia

Barbie está en problemas

La popular muñeca lucha por mantenerse relevante siendo más inclusiva, pero sus esfuerzos no son suficientes

Tiempo de lectura: -'

15 de diciembre de 2017 a las 05:00

El 21 de noviembre, la cuenta de oficial de Instagram BarbieStyle publicó una foto de Barbie junto a otra muñeca -Aimee-, en la que se miran a los ojos mientras acarician a un perro. En otra se las ve desayunando juntas.

Sus remeras llevan estampada la frase "Love Wins" (el amor gana) en letras multicolores, lema adoptado por la comunidad LGBT para dar pelea por la igualdad de derechos. La relación entre Barbie y Aimee no se explicitó en estos posts, pero los seguidores no tardaron en sacar sus propias conclusiones.

Días más tarde, las especulaciones terminaron cuando la diseñadora de modas Aimee Song –en quien se inspiró la muñeca Aimee- publicó en su Instagram: "Barbie y yo apoyando la igualdad de derechos, porque #Elamorgana. Como algunos de ustedes habrán especulado, quizás estemos saliendo en secreto. Cuando supe que iba a tener mi propia muñeca Barbie, fue súper importante saber que representaría quién soy y en qué creo. ¡Gracias a @Mattel@Barbie por dejar a mi Barbie ser yo!".

Song dijo en esa misma publicación que lanzó esta camiseta en junio y que los fondos recaudados por sus ventas son para apoyar a la fundación The Trevor Project, enfocada en la prevención del suicidio entre jóvenes de la comunidad LGBT.

Según un artículo de la revista de negocios estadounidense Fast Company, la popular muñeca Barbie, que lleva 58 años presente en tiendas y jugueterías de todo el mundo, se ha transformado en un intento de la compañía Mattel -fabricante de Barbie- por mostrarse más inclusiva. El posteo en Instagram de las muñecas con la camiseta puesta en apoyo a la comunidad LGBT, es solo un paso más en ese camino hacia la inclusividad.

La Barbie original lanzada en 1959, extremadamente delgada, de pechos grandes, cintura ultra fina y piernas largas, ha ido mutando en los últimos años su color de piel y la forma de su cuerpo con la adición de curvas. A comienzos de 2016, la compañía creó las siguientes variantes de la muñeca: curvilínea, baja y alta, con siete tonos de piel diferentes, 22 colores de ojos y 24 peinados.Y hasta una con un hiyab.

La Barbie original lanzada en 1959, extremadamente delgada, de pechos grandes, cintura ultra fina y piernas largas, ha ido mutando en los últimos años su color de piel y la forma de su cuerpo con la adición de curvas.

En setiembre, la cuenta de Instagram de BarbieStyle presentó a Barbie usando una camiseta de "People Are People" (personas son personas) como una protesta contra la prohibición de inmigración del presidente estadounidense Donald Trump.

Durante sus 58 años de historia, no faltaron las Barbies cirujanas, atletas olímpicas, pilotos de avión, buceadoras, ingenieras y emprendedoras.

Pero, al mismo tiempo, su fabricante parecía perder el rumbo y continuaba produciendo muñecas que reforzaban las ideas sexistas; por ejemplo, una con un botón que al tocarlo decía "planeemos nuestra boda soñada" o "la matemática es difícil", o la Barbie ingeniera que constantemente rompía computadoras y necesitaba la ayuda de sus amigos varones para repararlas.

No faltaron las Barbies cirujanas, atletas olímpicas, pilotos de avión, buceadoras, ingenieras y emprendedoras. Pero, al mismo tiempo, su fabricante continuó produciendo el otro tipo de muñecas, como por ejemplo, una con un botón que al tocarlo decía “la matemática es difícil”.

Padres millennials

Según Fast Company, el esfuerzo de convertir a Barbie en un ícono progresista es visto por las personas como una movida de negocios de Mattel para captar a los padres millennials, ya que los padres jóvenes son menos entusiastas respecto a la compra de esta muñeca para sus hijas que las generaciones anteriores.

Barbie no ha perdido poder en las jugueterías. Generó US$ 971 millones en ventas en 2016, dice el artículo. Pero sus ventas no han dejado de caer desde 2009. Solo entre 2012 y 2014, cayeron un 20%. En el primer trimestre de 2016 apareció una pizca de esperanza para Mattel, ya que crecieron un 11%, pero continuaron cayendo después.

Esto se atribuye no solo al hecho de que los niños estén optando más por juguetes electrónicos y pantallas táctiles, sino también a que Mattel no ha sabido liberarse de la percepción general que se tiene de Barbie como marca que genera mala influencia en niñas por promover el sexismo.

En una encuesta de YouGov, solo el 35% de los consumidores tuvo una impresión positiva de la marca Barbie antes de que aparecieran las muñecas inclusivas. Esta cifra solo subió a 41% después del lanzamiento de los nuevos productos.

Esto, según se indica en el artículo, se debe a que Mattel no impulsó lo suficiente a estas muñecas, que continuaban siendo casi imposibles de encontrar en jugueterías y otro tipo de tiendas.

Barbie no ha perdido poder en las jugueterías, ya que generó US$ 971 millones en ventas en 2016, dice el artículo. Pero sus ventas no han dejado de caer desde 2009. Solo entre 2012 y 2014, cayeron un 20%

De acuerdo con un informe de Pew Social Trends, los millennials son progresistas y más tolerantes que las generaciones anteriores. Y estos jóvenes de entre 20 y 36 años están comenzando a formar familias y a introducir estos valores en sus hijos.

Investigaciones demuestran, según el artículo de Fast Company, que las niñas de entre 5 y 8 años expuestas constantemente a las Barbies reportan una autoestima más baja respecto a su cuerpo y mayor deseo de verse flacas. Y, además, se señala que hay evidencias acerca de que jugar a las Barbies limita a las niñas sus habilidades de imaginar lo que pueden ser de adultas. Otro estudio encontró que niñas de entre 4 y 7 años que juegan a las Barbies ven menos opciones de carreras a elegir para ellas que para los varones.

En una encuesta de YouGov, solo el 35% de los consumidores tuvo una impresión positiva de la marca Barbie antes de que aparecieran las muñecas inclusivas. Esta cifra solo subió a 41% después del lanzamiento de los nuevos productos.

Una historia de controversia

El vicepresidente de comunicaciones de Mattel, Michelle Chidoni, dijo a Fast Company que durante toda la historia de Barbie, se trató de mantener la relevancia buscando ser un reflejo de cada época.

La compañía insertó a Barbie en el mercado en 1959 por el precio de US$ 3 –equivalentes a US$ 25 hoy en día-. Barbie se describía como una modelo adolescente "fashion", lo que servía de excusa para vender a los padres muchos atuendos intercambiables que costaban entre uno y cinco dólares.

En sus comienzos, la muñeca generó escándalo por ser considerada "muy sexy" para ser un juguete de niñas. De todos modos, logró prosperar en tiempos en los que las niñas solo jugaban con muñecas de trapo. Hubo un momento en el que, según Fast Company, un 92% de las niñas estadounisendes tenía una Barbie.

Las primeras Barbies reforzaron los estereotipos de la mujer en la década los 60. Eran novias, anfitrionas o invitadas en la alfombra roja. Pero no mucho tiempo después, la compañía fabricante entendió que podía llegar a más. En 1965, creó la Barbie astronauta y en 1969 creó a Christie, una muñeca negra diseñada para ser amiga de Barbie, poco tiempo después los disturbios raciales luego del asesinato de Martin Luther King. Además, creó a la Barbie presidenta y vicepresidenta en cada una de las elecciones de Estados Unidos.

Mientras que Matter ha tratado de expandir la cantidad de Barbies de diferentes carreras y profesiones, la mayoría de las ventas siguen siendo de la muñeca "fashion" tradicional, según Chidoni. Esto indica que en realidad Mattel no empuja más a sus variantes porque no se venden lo suficiente.

Según la psicóloga Christia Spears Brown consultada por Fast Company, Mattel necesita vender más de las variantes a la Barbie tradicional a los padres, pero a la vez tomaría años de marketing para convertirlas en familiares y deseables para los niños


.


Comentarios