Cargando...
EO

Agro > TRIBUNA / Natalia Silva Isasmendi

Beneficios para la inversión en el agro

Una adecuada planificación financiera de las inversiones, combinada con el uso de beneficios tributarios, seguramente permitirá al sector mejorar su productividad

Tiempo de lectura: -'

20 de mayo de 2022 a las 21:42

Por Natalia Silva Isasmendi (*), especial para El Observador

Toda empresa agropecuaria que tribute IRAE puede utilizar los beneficios fiscales asociados a sus inversiones presentando un proyecto a la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (Comap) y con estos incentivos mejorar el retorno de las inversiones a través del ahorro impositivo.

En 2021 la Comap recomendó al Poder Ejecutivo la aprobación de 504 proyectos por US$ 534 millones, de los cuales 81 correspondieron al sector agropecuario por un total de US$ 33 millones.

Dependiendo de los indicadores que se comprometan a cumplir, bajo el actual Decreto 268/020, los productores pueden acceder a una exoneración de IRAE del 30 al 100% de la inversión realizada, a utilizarse en un plazo de cuatro a 25 años. Pero por ejercicio económico pueden deducir como máximo el 90% del impuesto a la renta.

También acceden a la exoneración de Impuesto al Patrimonio y de todo tributo (incluido el IVA) a la importación de bienes no competitivos con la industria nacional. Para las compras en plaza, tanto los bienes muebles como los materiales y servicios destinados a la obra civil, tienen la posibilidad de obtener devolución del IVA bajo un régimen similar al de los exportadores.

Las inversiones comprendidas para un proyecto promovido del agro son la maquinaria agrícola, las mejoras fijas (tajamares, represas, pozos, molinos de viento, tanques australianos, bombas para extraer agua, bretes, tubos, cepos, porteras, tanques de frío, paneles solares, alambrados, entre otros), muebles y útiles, equipos informáticos, obra civil y vehículos utilitarios. Se podrán incluir las inversiones efectuadas en el ejercicio o en los seis meses anteriores a la presentación del proyecto, y las futuras por hasta 10 ejercicios.

El beneficio está asociado al cumplimiento de indicadores (por tres años), los cuales en algunos casos se acumulan y en otros se deberá optar por elegir entre uno u otro. Para la puntuación en la matriz de indicadores, se evaluará el compromiso que la empresa agropecuaria asuma con respecto a la contratación de nuevos empleos, el incremento de las exportaciones (sean directas o indirectas), la ubicación del proyecto (descentralización), las inversiones en tecnologías limpias o en investigación, desarrollo e innovación, la capacitación del personal o las inversiones en generación de energía de fuentes renovables.

El sector agropecuario tiene además algunos indicadores propios tales como el de Inversiones en adaptación al cambio climático. En este caso se valorarán las inversiones en gestión del agua (reservorios, conducción, utilización en riego y suministro a animales), instalación de montes de abrigo y sombra, instalación de cortinas rompevientos, instalación de nuevos alambrados y la construcción de terrazas. Este último indicador se utiliza combinado con el de tecnologías limpia, que para el sector agropecuario promueve las inversiones en reservorios de agua para subsanar períodos de déficits hídricos (tanques australianos, pozos, represas y tajamares), y sistemas de conducción de agua, de riego y de suministro de agua a animales.

Otro indicador, aunque no tan utilizado en el sector, es el de diferenciación de productos y procesos que fomenta las certificaciones en buenas prácticas agrícolas, producción forestal sostenible y sustentable, producción de carne orgánica , certificación de carnes, inocuidad de los alimentos, ISO 22000, 45001, entre muchas otras.

También se puede elegir como indicador el encalado de suelos, por el cual se computan aquellas inversiones que tienen por objetivo ajustar la acidificación de aquellos suelos con un pH menor a seis, promoviendo la aplicación de productos como la calcita o la dolomita.

En el escenario actual de precios altos y mayores posibilidades de invertir, una adecuada planificación financiera de las inversiones, combinada con el uso de beneficios tributarios, seguramente permitirá al sector mejorar su productividad, con efectos positivos en las exportaciones y el producto bruto nacional.

(*) contadora pública, socia de Carle & Andrioli Contadores Públicos, firma miembro de GGI Global Alliance

EO

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...