Nacional > CERRO LARGO

Botana encendió la mecha y Pedro Saravia lo prendió fuego

El actual intendente lo había acusado de expulsar funcionarios por "persecución política"

Tiempo de lectura: -'

31 de enero de 2018 a las 19:22

Las declaraciones del intendente de Cerro Largo, Sergio Botana, justificando el aumento de los cargos de confianza en su administración volvieron a crispar la relación entre el actual jerarca y su exsuplente en el cargo, Pedro Saravia, reeditando los enfrentamientos de hace dos años, previo a la última elección departamental, y poniendo en tela de juicio el proceder de la comuna nacionalista.

Luego de que El Observador publicara el pasado sábado un informe en el que se hacía mención al aumento de los cargos de confianza en la comuna arachana (que pasaron de 0 a 163 entre 2015 y 2016, según datos de la Oficina Nacional de Servicio Civil), Botana salió públicamente a explicar las razones detrás de esos números.


En diálogo con El Observador, dijo que luego de asumir su segundo mandato en 2015, reintegró a 202 personas que habían sido corridas "a lo perro" por Saravia, en el período en el que estuvo al mando de la intendencia mientras Botana hacía campaña por la reelección.


Según el intendente, esas personas pasaron a figurar como cargos de confianza porque entraron sin concurso. Aunque admitió que el mecanismo de contratación de todas esas personas fue "fuera de la norma", dijo que se trató de "un acto de justicia" con gente que fue "víctima de una feroz persecución política".

Respuesta

Ante las palabras del jefe comunal, Saravia no guardó silencio. En declaraciones a En Perspectiva, dijo que Botana "no tiene más remedio que tratar de echar la culpa a alguno, porque sus errores son muy graves y queda muy mal parado frente al tema de los funcionarios, al manejo de la administración y las finanzas".

Además, dijo que "él cree que es Dios en la Tierra y que puede hacer lo que quiere" y que "ahí comete el error de soberbia". "Es una lástima, este muchacho no va a madurar más", agregó.

Consultado por El Observador, Saravia argumentó que los funcionarios destituidos habían entrado "irregularmente" en año preelectoral, a pesar de que la Constitución lo prohíbe. Para el dirigente blanco, actualmente integrante del grupo Todos de Luis Lacalle Pou, el despido de los trabajadores fue una forma de enmendar esa irregularidad. "No tengo por qué no cumplir con la ley. Quien venga después que diga lo que interprete y acomode mejor a su situación", agregó. Botana, por su parte, entrevistado por En Perspectiva, negó haber contratado funcionarios en el año preelectoral y volvió a insistir en que hubo "una gravísima persecución".

Política y recursos humanos

Respecto a la acusación de haberse ensañado con funcionarios del riñón de Botana, Saravia dijo a El Observador que "es muy fácil hablar pero después hay que dar fundamentos".

Sin embargo, las atribuciones de fines políticos detrás de las contrataciones y destituciones de la intendencia son la norma de los últimos años en Cerro Largo. "Es un tema muy común", contó a El Observador Óscar Coronel, presidente de la Asociación de Empleados Municipales (Adeom), quien afirmó que el manejo político y sectorial "siempre ocurre, más allá de quién esté al mando". Por ejemplo, señaló que hace poco el sindicato logró que se reintegrara un grupo de trabajadores ("gente de Saravia") que habían sido "expulsados por Botana".



El exintendente dijo que "es un error muy grueso" usar esas categorías para "catalogar" a los trabajadores, pero admitió que "puede pasar" que la afinidad política influya en la contratación del personal. "En la medida que las administraciones, sobre todo las municipales, son muy flexibles para ingresar y sacar gente, eso puede pasar. En la intendencia era habitual que el que entraba llevaba a su gente y otra gente no le servía tanto", explicó Saravia, y agregó que "está en la voluntad del administrador del momento qué decisiones toma al respecto".

Por su parte, Adeom Cerro Largo discutirá el asunto de los cargos de confianza el lunes o martes de la semana que viene, en la que será la primera reunión de la nueva directiva, informó Coronel. "Nosotros no nos metemos en temas políticos. Esperemos que estas rencillas se terminen, porque el que paga es el trabajador", acotó.

"Fuera de la norma"

Este miércoles, luego de que El Observador publicara las declaraciones de Botana, el intendente salió en varios medios matizando sus dichos.

Entrevistado por radio Carve, dijo que cumplió “con la sustancia de las normas” y negó haber dicho lo contrario previamente. “Yo no dije que fuera por fuera de la norma”, afirmó. El Observador ratifica lo publicado el martes y pone a disposición de los lectores la grabación del fragmento de la entrevista.


REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...