Cargando...
Banco de Previsión Social (BPS)

Economía y Empresas > Polémica

BPS en juicio con instituciones culturales de San José por un local dado en comodato

En el organismo de la seguridad social sostienen que la decisión se tomó para que la ANEP pueda hacer usufructo del lugar; las instituciones maragatas apuntan que se quiere cortar un proyecto "exitoso" por "motivaciones políticas"

Tiempo de lectura: -'

22 de diciembre de 2021 a las 05:02

El Banco de Previsión Social (BPS) se encuentra en juicio por desalojo con un grupo de instituciones del departamento de San José por un local que dio en comodato y que una vez vencido el mismo, no fue devuelto.

En 2009 se suscribió por primera vez este comodato entre el BPS, el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) y las instituciones maragatas Sociedad Anónima (los humoristas que participan del concurso del carnaval en el Teatro de Verano), La Yuta Tango y Atreverse Teatro, Grupo Teatral Prohibido, La Otra Gente Producciones y Comparsa La Josefina.

El inmueble, que tiene una superficie de 882 metros y 7.850 centímetros y un área edificada de 209 metros, está ubicado en la calle Colón Nº 671 entre Solís y Dr. Bengoa, departamento de San José.

El destino del comodato fue la instalación de un Centro MEC, espacios con diversos usos para la Escuela Técnica María Espínola – dependiente de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) – y el funcionamiento de un Centro Cultural donde pudieran trabajar las instituciones maragatas.

El comodato fue renovado cada dos años hasta 2016. Ese año, el 26 de octubre, se firmó la última renovación con un plazo de tres años, pudiendo renovarse automáticamente por dos años más salvo que cualquiera de las partes comunique a la otra la voluntad de cortar el vínculo con sesenta días de anticipación al vencimiento.

En 2019 se renovó automáticamente el comodato por un año más hasta el 26 de octubre de 2020. Ese año, en setiembre, el BPS envió un telegrama a las instituciones maragatas para comunicarles que no iban a renovar el comodato. Por diversas circunstancias, las instituciones no pudieron devolver el local en fecha.

El 1º de febrero de 2021, el BPS presentó ante el Juzgado de Paz de San José una demanda por desalojo contra Sociedad Anónima, Grupo Teatral Prohibido, La Otra Gente Producciones y Comparsa La Josefina. 

El 25 de febrero de 2021 los demandados opusieron excepciones de “falta de legitimación pasiva y de plazo vigente del comodato”. Además, solicitaron la citación del MEC como un tercero necesario.

El 3 de setiembre de 2021 la Jueza Lourdes Calcerrada falló a favor del BPS desestimando las excepciones y confirmando el desalojo.

El 21 de setiembre los demandados apelaron la sentencia invocando los mismos argumentos que en la interposición de excepciones: “falta de legitimación pasiva y de plazo vigente del comodato” y citación del MEC como un tercero necesario.

Ante esta apelación, la próxima instancia está prevista para luego de la feria judicial que irá desde el 25 de diciembre de 2021 hasta 31 de enero de 2022.

Las partes involucradas contaron a El Observador su versión de la situación. Desde las instituciones maragatas pidieron mantener el anonimato.

Banco de Previsión Social (BPS)

Qué dicen las instituciones maragatas

Una de las fuentes de las instituciones maragatas con las que conversó El Observador sostuvo que el telegrama que anunciaba el fin del comodato les llegó en setiembre y que entonces se comunicaron con los directores de BPS Ramón Ruíz (activos) y Sixto Amaro (pasivos), quienes les informaron que el tema no se había tratado en el Directorio.

La diferencia entre la fecha en que llega el telegrama y la fecha en la que, según las instituciones maragatas, el Directorio decide no renovar el comodato, están basadas las excepciones presentadas en el juicio. “Llega una un telegrama antes de que el Directorio decida si se nos va a retirar o no el local. Nosotros con los plazos que teníamos siempre averiguamos antes qué sucedía, en que situación íbamos a estar y eso no se nos informó. Después se da la resolución del Directorio, pero mucho después, y ya con los plazos que no eran válidos”, explicó el informante. 

El abogado de las instituciones maragatas dijo a El Observador que se argumentó “falta de legitimación” debido a que el telegrama enviado por el BPS debió estar acompañado por la resolución del Directorio en la cual se determinó el desalojo y eso no ocurrió.

Una de las fuentes dijo que a pesar de tener diferencias con la decisión del BPS de no renovar el comodato, accedieron a devolver el inmueble en diciembre de 2020. Sin embargo, debido a un brote de covid-19 en los grupos, no se pudo concretar la entrega ni tampoco trabajar para vaciar el local porque todos estaban encuarentenados.

Explicaron que en el momento del brote de covid-19, se le solicitó una prórroga de 60 días al BPS pero esto no fue aceptado y desde ese momento el banco decidió interrumpir el diálogo e iniciar la instancia de desalojo. En el local había pertenencias de más de 13 grupos: “Donaciones para inundados, cosas de la Cruz Roja, ropa, materiales, alimentos. Es una sala teatral de más de 200 butacas y 1.200 trajes que no podemos tirar a la calle”, dijo la fuente. Según otra de las fuentes consultadas, el local dejó de ser utilizado en diciembre de 2020 y que desde el 18 de enero de 2021 está a disposición del BPS. 

Banco de Previsión Social (BPS)

Qué dice el BPS

El presidente del BPS, Alfredo Cabrera, informó a El Observador que la decisión de no renovar el comodato con las instituciones maragatas es para otorgarle todo el espacio y el tiempo de utilización del inmueble a la ANEP para dictar clases, particularmente a la Escuela Técnica María Espíndola.

El banco firmó un contrato y lo respeta hasta su finalización. Vencido el plazo de contrato decide darle otro destino que considera de mayor utilidad que el que tenía”, precisó. 

Y agregó: “En los hechos el local no está siendo utilizado por las personas que se resisten a su entrega. El local está vacío. Los ocupantes hacen un juicio por un local que no están utilizando”, cuestionó. 

Respecto al telegrama que se envió en setiembre de 2020, Cabrera señaló que “es la manera que tiene los contratos de hacer que no se renueven automáticamente”. “El telegrama no es ni bueno ni malo, es la manera fehaciente de comunicar la voluntad del banco”, puntualizó.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...