Economía y Empresas > SIN MIEDO

Brava: una start up para que las mujeres se animen a hablar

Magdalena Giuria y Macarena Botta buscan fomentar las voces femeninas a través de capacitaciones y charlas 

Tiempo de lectura: -'

12 de febrero de 2020 a las 05:01

Me gustaría tener más mujeres ponentes pero no hay”, le decían a menudo a Macarena Botta cuando ella criticaba la ausencia femenina en seminarios. Se dio cuenta que algo tenía que hacer para transformar esa realidad. Así fue que, junto a Magdalena Giuria, crearon Brava, un emprendemiento que se define como una agencia de talento femenino.  

La empresa, lanzada hace una semana, busca hacer visibles a las mujeres y “ponerlas en el tapete”, dijo Botta a Café y Negocios. “No puede pasar más que haya eventos donde se pone a Uruguay en el mapa, pero las mujeres no están representadas”, agregó. 
Para la emprendedora se ha vuelto “normal” escuchar que no hay oradoras o que las que pueden participar no se sienten preparadas. Por eso Botta y Giuria consideran que no solo deben capacitar, sino que también provocar un cambio de actitud para cerrar la brecha entre hombres y mujeres a la hora exponerse ante un auditorio o medios de prensa. 

Para Botta, Brava también deja sin “excusas” a los que piensan que no hay mujeres que hablen: “el que quiera una oradora mujer, nos llama y nosotros lo guiamos. Se terminaron las excusas”, afirmó categóricamente. Asimismo, más allá de acercar a las ejecutivas a los escenarios, también se buscará fortalecer las habilidades para mostrar de mejor manera la marca personal de cada una. 

El que las mujeres sientan miedo o les genere inseguridad hablar en público, según Botta, responde tanto a un tema de género como de falta de oportunidades. “Hay un tema que tiene que ver con ciertos prejuicios, pero el tener un equipo y un directorio que te apoye es vital”, explicó. Además, sostuvo que muchas empresas tienen mujeres trabajando pero no les dan el espacio necesario como para que se sientan cómodas, algo que termina fomentando las inseguridades. “No tiene que ver con el número, sino en qué posición están esas mujeres”.

Por eso, Brava no llegó solo para impartir conocimiento, sino que buscará cambiar “el chip” de las sociedad y las empresas. Para Botta, las compañías tienen que ser conscientes más que nunca de esto, porque si no los negocios no terminarán teniendo éxito. “Es innegable que tener mujeres termina en buenos negocios. Pero tenerlas en cargos de decisión”.

Alta receptividad 

La start up no ha tenido aún un lanzamiento físico, pero sí uno virtual y la cantidad de personas interesada llamó la atención de las emprendedoras. “Hicimos online la web y pusimos un tweet y ya son más de 20 personas interesadas en el primer curso ”, contó Botta.
Para cumplir con el objetivo y poner en marcha la empresa, se harán capacitaciones a lo largo del año. La primera ya está confirmada para finales de mayo y será “bastante intensiva” haciendo hincapié en el aumento de la visibilidad. “Para fomentar la marca personal, pero también para construirla”, subrayó Botta. Agregó que todas las capacitaciones están orientadas a “las mujeres reales”, ya que muchas veces se idealiza con “la madre y la ejecutiva perfecta”.  

Si bien el programa está dirigido a mujeres ejecutivas, también incluye a aquellas que se están preparando para llegar a un cargo de decisión. Botta contó que la idea de comunidad es muy importante para las emprededoras, porque es vital incluir a todos dentro del emprendimiento “si no es imposible hablar de cambio social”. Y, a pesar de la centralidad de Montevideo, Brava buscará llegar a todo el país a través de talleres online. 

En los talleres planeados a futuro, la emprendedora adelantó que se trabajará en la autoconfianza, en la comunicación para el alto impacto, cómo crear redes de contención y redes de negocio y se hará foco en el síndrome del impostor. “También vamos a colocar a referentes para que vengan a capacitar, porque ellos están mucho más aptos que nosotros”.

A su vez, ante la confirmación en el mercado de que la necesidad que sospecharon Botta y Giuria era real, el equipo de Brava buscará –en el largo plazo- comenzar a trabajar con hombres para cubrir todo el espectro. “Somos todos partes del problema, de eso no hay dudas”.

La idea es que quienes participen en esos talleres, puedan seguir generando el boca a boca para contagiar al resto. “Ojalá que en cinco años me tenga que conseguir un trabajo nuevo, pero no creo”, sentenció Botta. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...