Nacional > BALA NA CARA

Cachorrinho: un narco "doble chapa" que tiene en vilo a la frontera Rivera-Livramento

Nació en Uruguay pero se nacionalizó brasileño para evitar ser extraditado y poder controlar así su banda criminal desde una cárcel de Porto Alegre

Tiempo de lectura: -'

29 de enero de 2019 a las 05:02

Rivera y Santana do Livramento son una única ciudad con dos nombres por capricho de una línea invisible. No en vano, las más de 160 mil personas que viven de un lado y otro (79.000 en territorio uruguayo y 82.000 en suelo brasileño) suelen referirse a ella como la “Frontera de la paz”. 

Sin embargo, según contó una fuente policial a El Observador en los últimos años un conocido delincuente nacido en Uruguay –y preso desde 2008 en Porto Alegre, Brasil-, ha puesto en peligro esa paz de la que riverenses y santanenses hacen gala. Ernesto Andrés Vargas Villanueva, de 43 años, es un conocido traficante de armas y drogas, que desde hace cuatro años busca hacerse del control de la frontera Rivera-Santa do Livramento mediante la adhesión de grupos criminales locales y la eliminación de quienes se resisten. 

Cachorrinho, como se lo conoce en el ambiente criminal, mató a dos policías uruguayos antes de ser arrestado en Brasil en 2008, donde también fue condenado por matar a un efectivo policial brasileño. Además, es señalado como autor intelectual de al menos seis homicidios en la frontera, ejecutados todos por sicarios de su banda criminal: los Bala Na Cara (en español: Bala en la cara). 

La semana pasada detenidos en territorio brasileño dos sicarios de la banda Bala Na Cara en un operativo conjunto entre la policía de Uruguay y Brasil. Según información que manejaba la Jefatura de Policía de Rivera tenían como objetivo matar a personas vinculadas con el tráfico de drogas en Uruguay. 

Para este operativo, la policía uruguaya montó una guardia especial en la ciudad fronteriza, y alertó a sus pares del lado brasileño sobre la ubicación de una vivienda en la que se estaban alojando los sicarios. La policía de Santa do Livramento llevó adelante el allanamiento el pasado 22 de enero, en el que además de detener a los dos hombres, se incautaron tres chalecos antibalas, tres pistolas 9 milímetros, una escopeta calibre 12 y un revólver calibre 38. Además encontraron un cargador para pistola extensible para 9 milímetros.

Uno de los detenidos, está presuntamente vinculado con un crimen ocurrido el 22 mayo de 2018, contra una mujer de 21 años que llegó a la frontera desde Porto Alegre como mula de algún grupo criminal. La víctima del crimen estaba alojada en un hotel en territorio brasileño, pero fue atacada cuando se encontraba en suelo uruguayo, por lo que el caso viene siendo investigado por la policía de Rivera. 

Según dijeron fuentes de la investigación a El Observador, la mujer, que alguna vez trabajó para los Bala Na Cara, se quedó con dinero del grupo, y estos decidieron matarla como venganza. 

Los sicarios detenidos la pasada semana también están vinculados con otro homicidio ocurrido en territorio brasileño el pasado 22 de enero en el barrio Wilson de la ciudad de Santana Do Livramento, según informó el sitio Aplateia. La víctima fue un hombre de  38 años de edad, quien recibió seis disparos, uno de ellos en la cara. 

Delincuente doble chapa

Cachorrinho supo aprovechar desde muy joven las dificultades a las que se enfrentan la policía para controlar una ciudad dividida por dos juridisdicciones.  El 15 de enero de 1999, este delincuente circulaba por las calles de Rivera en un auto robado, cuando el agente Garibaldi Noble intentó detenerlo. 

Vargas se resistió, y tras un cruce de disparos, los dos acabaron en el suelo. El policía murió y el delincuente debió ser hospitalizado en Rivera, para luego ser enviado a prisión. 

Sin embargo, en 2002 logró fugarse hacia Livramento cuando fue traído desde Artigas -donde estaba recluido- para participar de una audiencia, según había informado La República. Durante algunos años logró mantenerse libre, escapando hacia territorio brasileño cada vez que la policía lo veía en suelo uruguayo. 

Fue así que en febrero de 2004 volvió a matar a un policía uruguayo, esta vez a Schubert Pereira, un efectivo del área de investigaciones de la Jefatura de Rivera. A los pocos meses, fue capturado en Brasil, pero ese país no lo mantuvo encerrado ni un año, ya que no había sido juzgado por los asesinatos de los dos policías, sino por los hurtos que había cometido en suelo brasileño.

Cachorrinho nunca pudo ser extraditado desde Brasil porque al poco tiempo de ser detenido en ese país se casó con una mujer de Livramento y se nacionalizó brasileño. Esto le permitió blindarse de ser juzgado en territorio uruguayo porque Brasil no extradita a sus conciudadanos.

En 2007 volvió a ser capturado en Brasil, según dijeron fuentes policiales, acusado de haber matado a un policía de ese país. Sin embargo, ese no fue el fin de su carrera delictiva. 

Cachorrinho logró construir su propio grupo criminal, al que le da órdenes desde una cárcel en Porto Alegre. 

Según dijo una fuente policial, el grupo de los Bala Na Cara se vale de personas de bajos recursos que son utilizadas como mulas. Asimismo, el grupo cuenta con varios  sicarios con orden de disparar en la cara de sus víctimas para hacerse notar. 


 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...