Cargando...

Economía y Empresas > CRÉDITOS DEL HIPOTECARIO

Caso a caso y "lobby grande": qué dijeron las autoridades del BHU sobre los deudores en UR

Para el director del Frente Amplio, Gabriel Frugoni, algunos de los que tienen créditos en unidades reajustables quieren hacer una "quita grande" y los diferenció de quienes tiene problemas

Tiempo de lectura: -'

21 de octubre de 2020 a las 05:03

Para las nuevas autoridades del Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) enfrentarse a los reclamos de los deudores del organismo no fue una sorpresa. De los 30 mil clientes que tiene el banco, hay más de 7 mil créditos en unidades reajustables (UR) que desde hace siete años reclaman cambios en las condiciones de los préstamos que acordaron en su momento con el banco estatal. Pero la nueva presidenta del BHU, Casilda Echevarría, no tiene planes concretos para esos clientes puntuales. 

Los proyectos que presentó Echevarría en la Comisión de Vivienda del Senado fueron los mismos que están vigentes a la fecha. La jerarca mencionó la posibilidad de que los deudores de UR cambiaran la unidad monetaria del contrato a unidades indexadas (UI) –una medida que el BHU tomó en 2013– y destacó que en cada caso de “dificultad económica” la situación se puede probar caso a caso, una opción que tienen todos los deudores, cualquiera sea la unidad en la que contrataron su crédito.

Las UR se ajustan por índice medio de salarios, mientras que las UI se ajustan por el Índice de Precios al Consumo (IPC).

Echevarría explicó que los problemas se tratan caso a caso y no buscan una solución general porque los problemas que se presentan al BHU son “todas situaciones distintas” y aseguró que a cada reclamo planteado, se respondió de forma individual.  

Otro de los motivos por los que no “tienen mucho sentido” las soluciones generales es que los créditos que otorga el BHU son “a medida” y se calculan “uno por uno”, dijo Echevarría.

La opción de cambiar la unidad monetaria del crédito no tuvo demasiado éxito: solo nueve personas cambiaron la unidad monetaria a UI desde el 2013. “Y ¿por qué solo fueron nueve? Porque, en realidad, la UR se ajusta con el índice medio de salarios, por lo que era la más conveniente para los deudores. Y la prueba de ello es que la gran mayoría ha cumplido y cerrado sus créditos”, explicó Echevarría, según consta en la versión taquigráfica de la comisión del 13 de octubre.

La morosidad del BHU es cercana al 1,6% y, por lo tanto, consideró Echevarría, la mayoría de los 30 mil clientes cumple con sus obligaciones. Durante la emergencia sanitaria del coronavirus, el retraso en los pagos "aumentó mínimamente", dijo la presidenta. Por la pandemia se tomaron dos medidas: bajar la cuota durante dos meses a todos los deudores y dejar el 25% para pasarlo al final del proceso amortizante. 

Echevarría planteó que “los contratos son lo que son” y que cuando una persona asume una obligación ya sabe que va a haber un ajuste “de una determinada forma” y que después no se “puede comparar con otra moneda”.

“Si yo tengo una deuda en dólares, no la puedo comparar con una deuda en pesos, porque cuando yo la asumí, lo hice de una determinada forma”, ejemplificó la presidenta.

Andrade y Frugoni con posiciones encontradas 

Dentro de la oposición el tema generó divisiones. El senador Oscar Andrade (PCU) que integra la comisión, dijo que los deudores “no esperaban” que haya una evolución del índice medio de salarios “tan diferente” a la inflación. “En el promedio puede haber deudores del Banco Hipotecario que no les afecta, pero también en el promedio hay sectores que, evidentemente, quedaron en una situación compleja”, apuntó.

Sin embargo, el director del BHU Gabriel Frugoni –integrante del Movimiento de Participación Popular (MPP) y representante del FA–  mencionó que los créditos en UR tienen más “ventajas” en comparación a los que son en UI. Dijo como ejemplo que las unidades reajustables aumentan una vez al año y tienen tasas “muy inferiores” a las unidades indexadas.

“Evidentemente, hay gente que tiene problema, pero hay otros que quieren hacer una quita grande en general. Podríamos preguntar, entonces, por qué en esa cantidad de unidades reajustables solamente tengo una tasa de 1,6% de morosidad. Eso es un indicador general. Después podemos tener problemas con 100. Está bien. Pero ¿qué pasa con esto? Para empezar, queremos dejar claro que no se trata de personas que no son del decil uno, dos, tres, cuatro, cinco ni del seis. Estoy marcando las cosas donde van”, dijo Frugoni.

El director del FA dijo que este problema está mal planteado “desde hace mucho tiempo” y que pagaron “justos por pecadores”. “Muchas veces se vuelve un lobby grande pero que, en realidad, el problema está en casos concretos”, argumentó.

Si bien hay más de 7 mil créditos en UR, el gerente general del BHU, Álvaro Carella, explicó que la cantidad de créditos es distinta a la cantidad de personas que están asociadas a ese crédito. Es por eso que el número que se maneja es de 20 mil deudores en total.

A fines de julio, un grupo de deudores en UR se manifestó frente al BHU en protesta por lo que considera como una "usura" por el aumento de la deuda en términos reales.

El planteo por los jubilados

La senadora Lucía Topolansky, integrante de la comisión, planteó que su preocupación por los jubilados que iniciaron el trámite siendo activos. “Muchos jubilados tienen la angustia porque quieren dejar todo pago a los herederos, los hijos o quien sea, entonces, están preocupados por el futuro del bien, porque puede pasar que paguen toda la vida y finalmente no dejen nada. Es decir que tienen también esa preocupación que yo estoy trasladando”, expresó la senadora del MPP.

Topolansky dijo que al tema de los jubilados “habría que ponerle una mirada más personalizada” porque son situaciones distintas a las de los trabajadores activos. Muchas veces están en una situación “justita” y, además, la tasa de reemplazo de las jubilaciones “tiene un tope”, argumentó la exvicepresidenta.

El gerente general del BHU explicó que la situación de los jubilados está “reglada” en la política de recuperación de créditos del banco.

“El banco lo que busca es priorizar la tenencia de la vivienda por parte de la familia, teniendo claro que cuando se produce la jubilación hay una merma de ingresos; la tasa de reemplazo es una cosa que el banco tiene en cuenta”, explicó Carella.

Carella aseguró que si una persona tiene un crédito con muchos años por delante para pagar y está jubilada es porque tuvo alguna refinanciación. De lo contrario, estaría sobre el final del proceso de pago. Sin embargo, el banco “busca que se adecue” la cuota del crédito para que la persona alcance “una porción de los ingresos”, dijo.

Echevarría reconoció que este es un asunto que aún no analizó y pidió disculpas.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...