Nacional > RENUNCIÓ AL INEED

Cayota: "En el último tiempo la directiva metió más mano en los informes que nunca"

Pablo Cayota renunció este lunes al Ineed y contó a El Observador las situaciones que lo llevaron a su desvinculación 

Tiempo de lectura: -'

03 de diciembre de 2019 a las 05:01

Luego de dos meses de licencia especial por problemas con el resto de la directiva por la demora de la aprobación de un informe sobre educación media, Pablo Cayota renunció este lunes al Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineed). En la tarde conversó con El Observador sobre las polémicas que generaron su descontento.

En su diálogo rememoró todas las mociones que perdió, acusó a la mayoría de la directiva de no defender ante la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) un informe que aprobaron por unanimidad y sostuvo que en el informe Aristas sobre educación media (que aún no se ha presentado) la directiva política "metió mano" como nunca antes.

A continuación, un resumen de la entrevista:

En su carta de renuncia usted señala que en el Ineed se rompió el equilibrio entre lo político y lo técnico dentro del Instituto. ¿A qué se refiere particularmente?

Hay muchos ejemplos, pero te doy uno. El Informe sobre el estado de la educación en Uruguay que se presentó el 31 de julio fue aprobado por unanimidad de la directiva. Al otro día de su presentación apareció un documento crítico sobre el informe, elaborado por los equipos técnicos de la ANEP. Porque el Ineed le había enviado con tres semanas de anticipación el informe en un hecho bastante inusual porque normalmente se le presenta dos días antes. Bueno, en una moción mayoritaria que contó con mi rechazo, al Codicen se le envío el informe tres semanas antes. Entonces, al día siguiente de la presentación, estaba ese texto elaborado por técnicos del Codicen. En ese momento presenté mociones en directiva para elaborar una respuesta a ese informe. Curiosamente, salió negativa esa moción. A mi me tocó escuchar a colegas de la directiva frente a las autoridades de la ANEP criticar el propio Informe sobre el Estado de la Educación y después no aprobaron las respuestas del equipo técnico (del Ineed) a las críticas que desde ANEP realizaron hacia ese informe. Es sorprendente.

Eso son síntomas, signos, de que hay algo que no está bien allí. Obviamente siempre estamos abiertos a escuchar críticas. Pero otra cosa es la descalificación como hubo, y otra cosa es tener una actitud poco digna en defensa de la institución que conducimos. 

A su vez, el informe no se publicó en el boletín institucional de agosto, otra moción en la que perdí. Rompiendo todas las tradiciones de todos los informes del Ineed, se vota en contra de que no salga el informe en el boletín de agosto y no salió nunca más en un boletín. No se quiso difundir, no se hicieron audiovisuales, no se hicieron materiales gráficos, normalmente siempre se hace inmediatamente después de todos los informes y, en este caso, no se hizo.

¿Por qué cree que pasa eso?

Porque la directiva no defendió con convicción lo que había aprobado por una unanimidad. Si tu revisas todas las salidas públicas vinculadas al informe, lo hizo Alex Mazzei en su carácter de presidenta y yo, como directivo que tuve mucho trabajo porque, curiosamente, nadie podía ir a las entrevistas salvo yo. Es realmente curioso que ese informe no haya contado con toda la capacidad y la energía de la mayoría de la directiva para ser difundido. Ese es un síntoma.

¿Ahí comenzó su descontento?

Puedo ir más para atrás. Yo estuve en discrepancia con todo aquel episodio referido a (el ex director ejecutivo) Mariano Palamidessi. Porque la directiva fue sacándolo a Palamidessi, antes de que renunciara, de todas las sesiones de la directiva. Normalmente el director ejecutivo integra la sesión de la directiva porque es es un nexo fundamental con todo el equipo técnico del Ineed. Por mayoría, también, se decidió que Palamidessi no participara en todas las sesiones y participaba solo cuando se lo llamaba. Y terminó pasando que prácticamente no participó durante un largo período y eso le hizo mucho daño al Ineed. 

Ahí empezó un proceso de debilitamiento de la figura de la dirección ejecutiva que culmina con su renuncia. Ya a Giselle Tur (la actual directora ejecutiva), en el nuevo período, no se le dieron los fueros de poder que necesita una dirección ejecutiva en un instituto como el Ineed.

En resumen, lo de Palamidessi más bien es un debilitamiento de la figura de la dirección ejecutiva. Luego, en julio de este año, hubo una actitud muy poco proactiva en la difusión del informe sobre el estado de la educación y críticas al informe en ámbitos que no corresponden, que no resguardan la dignidad institucional. Además hubo rechazo a aprobar respuestas técnicas a las críticas recibidas.

Y luego el detonante fue todo lo relacionado al informe Aristas Media.

El cronograma fue aprobado en setiembre del año 2018 y establecía el 31 de julio para la presentación del informe sobre el estado de la educación y establecía la publicación de Aristas Media antes del 30 de octubre. Ese era el cronograma y sobre ese cronograma trabajaron los equipos técnicos. Ellos cumplieron con el cronograma y el 5 de agosto estaba ya en la sesión de la directiva la primera versión completa del borrador del informe. 

El 16 de setiembre yo me retiro de la sesión porque por enésima vez se pospone el tratamiento de Aristas, estando ya el borrador, estando la versión nueva luego de haber sido hechas las revisiones por los revisores externos, empiezo a percibir con claridad -y por eso me retiro de la sesión- de que no hay voluntad política de la mayoría de la directiva para aprobar el informe de Aristas antes del 30 de octubre. Y me equivoqué. Porque no solamente no lo aprobaron antes del 30 de octubre sino que ahora lo tiraron para enero. Creo que no hubo voluntad política para aprobar el informe en las fechas establecidas. 

¿Hubo modificaciones del informe sobre educación media?

En el último tiempo la directiva metió más mano en los informes que nunca. El informe Aristas fue el informe en el que la comisión directiva se inmiscuyó más en términos de corrección, reescritura, reorganización de capítulos, etcétera. Y el plazo también, es el plazo más largo que se ha tomado para aprobar un informe del Ineed desde que estuve. Y además, su modo de actuar. A lo largo de todo el período, en relación al informe de Aristas, terminó generando algunas divisiones dentro del equipo técnico que son producto de esa conducción inapropiada en el proceso de construcción de un informe.

En la carta de renuncia que presentó también dijo que se generaron “chivos expiatorios” que ocultan los errores vinculados a la “influencia directriz”. ¿A qué se refiere particularmente?

Me refiero a que se empiezan a generar unas divisiones y ahora la mayoría de la directiva puede adjudicar a algunos técnicos el problema de la redacción del informe. Y no a sus propias decisiones. Estos episodios son reveladores de criterios de falta de autonomía y de independencia técnica y política.

¿Cree que la composición de la comisión directiva es parte del problema?

Sí, exacto. Una directiva que es designada en dos de sus miembros por el Ministerio de Educación y Cultura, uno de ellos dos es la presidencia, además dos cargos son designados por el Codicen, un cargo por la Universidad de la República y otro cargo por las asociaciones de colegios privados, es un diseño donde el órgano máximo de evaluación (Ineed) es designado por los organismos evaluadores en su mayoría (MEC Y ANEP). Ese esquema de directiva puede funcionar si la directiva aprueba el presupuesto, aprueba el plan estratégico, designa la dirección ejecutiva, designa algún personal, define los llamados a concursos, etcétera. Pero puede funcionar si tiene una dirección ejecutiva con autonomía técnica para hacer su trabajo.

Todos los informes del Ineed hasta el momento están referidos a la evidencia. En medio de tensiones, con dos directores que renunciaron, aún así, con costos muy altos, los informes refirieron a la evidencia. Pero en este último informe de Aristas, el manejo de los tiempos deja mucho que desear en términos de independencia y autonomía técnica.

Entonces, ¿cuál cree que debe ser el modelo ideal de conducción del Ineed?

Este diseño de designación de los organismos evaluados para el organismo que evalúa sería legítimo si mantenemos el equilibrio técnico-político, pero si ese equilibrio se descompensa estamos ante una situación no deseable, no garantista de la autonomía y de la independencia. Entonces, o volvemos a recuperar el equilibrio técnico-político si se mantiene esta forma de designación, o se busca otra composición de la directiva que puede ser otro modelo, con gente idónea, con aval parlamentario, pueden ser múltiples las formas.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...