Economía y Empresas > TRABAJO

Comercio uruguayo no escapa a la robotización y automatización

En alojamiento y servicios, siete de cada 10 empleos pueden ser suplantados

Tiempo de lectura: -'

20 de diciembre de 2017 a las 05:00

En los últimos dos años se perdieron casi 40 mil empleos. El avance tecnológico ha afectado la organización de las empresas, los perfiles ocupacionales y por ende el mercado de trabajo. En Uruguay ello preocupa no solo a los trabajadores, sino también al Estado.

En el sector de comercio y servicios –que concentra al 67% del total de los empleos del país– el comercio, los servicios de comida y alojamiento –junto con los financieros y los de transporte y almacenamiento–, son los que tienen un porcentaje de riesgo más alto de perder puestos de trabajo producto del cambio tecnológico, la automatización y la robotización, de acuerdo a un estudio presentado este martes por Ignacio Munyo, economista y director del Centro de Economía, Sociedad y Empresa del IEEM.

En concreto, en el sector de alojamiento y servicios de comida casi siete de 10 trabajadores tienen riesgo alto de ser suplantados por un robot. En el subsector de restaurantes y servicios de comidas móviles el porcentaje (78%) es bastante superior que el de alojamiento en hoteles (43%).

También, en el caso del sector de servicios financieros el 68% de los trabajadores tienen un riesgo alto de perder su trabajo. En el subsector de seguros de vida y generales, la cifra (80%) se sitúa 17 puntos porcentuales por encima que en el de intermediación monetaria (63%).

Por otro lado, en el sector comercio el riesgo disminuye a 61%, pero en el caso de la venta y reparación de vehículos 8 de cada 10 trabajadores puede ser suplantado por un robot.
Por último, en el sector transporte y almacenamiento el 53% de los ocupados tienen riesgo alto de perder su empleo. El subsector que se ve más afectado es el de transporte de carga por carretera (70%).

Habilidades no suplantables

La percepción y la manipulación son cuellos de botella de la automatización. Las habilidades para realizar movimientos coordinados, para agarrar, manipular o ensamblar objetos. También la habilidad para trabajar en espacios que impliquen posiciones incómodas.

La inteligencia social es otra de las características que aún siguen siendo valiosas. El poder para alcanzar acuerdos pese a las diferencias entre las partes, ser consciente de las reacciones de los otros y entenderlas e influir a otras personas para cambiar su pensamiento o comportamiento, son aptitudes humanas que no pueden ser suplantadas, dice el trabajo.

Por último, la capacidad creativa, es decir, la habilidad para producir sensaciones y para generar nuevas ideas o desarrollar maneras creativas de solucionar problemas, tampoco hoy está al alcance de boom tecnológico.

En este sentido, el sector servicios de salud, y servicios administrativos y de apoyo son los que menos riesgo de robotización tienen –debido a que utilizan en mayor medida esas habilidades– con 22% y 45%, respectivamente.

Enfrentar la automatización

El Instituto Nacional de Empleo (Inefop) y la Cámara de Comercio y Servicios presentaron este martes el Programa de reconversión laboral, en el mercado de la incorporación tecnológica y la sustentabilidad (Progretec) orientado al sector comercio y servicios.

El objetivo del mismo es capacitar a las empresas y los trabajadores para lograr que el avance tecnológico no sustituya los puestos de trabajo, sino que los complemente, explicó Munyo.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, destacó el trabajo de Inefop en los últimos tres años. "En este año se van a estar superando las 130 mil personas capacitadas. Esto significa siete, ocho veces más que lo que se hacía hasta hace tres años. Otra forma de medirlo es que lo que hemos hecho en estos tres años es la mitad de lo que se hizo en 25 años", sostuvo.








Comentarios