Nacional > OPERATIVO VACUNACIÓN

Cómo el miedo al pinchazo incide en la baja tasa de vacunación

En los primeros días de campaña se vacunó solo el 50% de los niños: los otros ya estaban inmunizados, o no los dejaron los padres o se pusieron a llorar

Tiempo de lectura: -'

06 de abril de 2018 a las 05:00

"¡Mirá lo que es esa vacuna!", comentaba una nena que miraba desde la puerta de la clase. Del lado de adentro, unos 25 periodistas presenciaban cómo una enfermera vacunaba a un varón de sexto año de la escuela Felipe Sanguinetti. Las cámaras de la televisión, las luces y los flashes desentonaban en ese cuarto con mucho olor a alcohol. "Flojito, flojito", repetía la enfermera, mientras el niño trataba de no llorar para no perder una apuesta que había hecho con una compañera.

A pesar del miedo, el varón logró el objetivo y se levantó sin chistar de la silla de vacunación. "¿Ya está? ¿Fue eso nomás?", preguntaba y se reía. El niño había recibido la triplebacteriana, que protege contra el tétanos, la difteria y la tos convulsa.


Enseguida le tocó el turno a la niña con la que competía. La chiquilina se mordía los labios y cerraba los ojos, dejando el brazo arremangado a la merced de la enfermera. "¡Mirá que duele horrible", le decía el varón para asustarla. La niña recibió primero la triplebacteriana y cuando pensó que ya había pasado todo, la enfermera le comunicó que tenía que suministrarle también la que protege contra el virus del papiloma humano (HPV), que solo la reciben las mujeres. "¡Así no vale, a él le dieron una sola!", decía la niña, quien resistió los dos pinchazos sin llorar.

Las lágrimas contenidas, las caras de susto y el alivio después de haber recibido las vacunas fueron el común denominador entre los estudiantes.

Si bien la campaña de vacunación organizada por el Ministerio de Salud Pública (MSP) se lleva a cabo desde el lunes, este jueves el subsecretario Jorge Quian visitó la escuela Felipe Sanguinetti y conversó con los alumnos y las maestras. "¿Y vos quién sos?", le preguntaban algunos chiquilines. El jerarca, con la risa en el rostro, respondía con humildad: "Yo trabajo en el Ministerio de Salud".

Tres factores

Las primeras cifras de vacunación, informadas por el subsecretario, no son para nada alentadoras. En los primeros cuatro días de la campaña fueron inmunizados alrededor del 50% de los niños, si bien esos datos serán afinados en los próximos días. Los niveles aceptables de inoculación se ubican en torno al 95% y Quian justificó que la baja tasa preliminar se debe a varios factores.


Uno de ellos es la negativa de los padres a que los niños sean vacunados en las escuelas. Si las familias no firman la autorización, el equipo de vacunadores no puede inmunizar a los estudiantes. A su vez, el subsecretario explicó que en algunos casos los alumnos ya habían sido vacunados en centros de salud. Otro factor clave es que si los niños lloran o se resisten a la dosis, los vacunadores no pueden obligarlos.

Quian afirmó que la estrategia para que los niños se dejen vacunar es muy importante. El equipo de enfermeros tiene que ser cálido, informativo y transmitir confianza. Eso fue lo que hizo este jueves la directora del área programática de Niñez del MSP, Claudia Romero, quien enseguida entró a la clase y empezó a darles ánimo a los niños. Los abrazaba, los llamaba por sus sobrenombres y por momentos daba la sensación de que los conocía de antes. Así logró que tres niñas que no se querían vacunar accedieran a recibir el tan temido pinchazo.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...