Cargando...
Entre tiempos muertos por la capacidad ociosa y una logística milimétrica, comenzó la inmunización en Uruguay

Nacional > MIRÁ EL VIDEO

Vacunación contra el covid: Con capacidad ociosa y logística precisa, casi 17 mil personas inauguraron inoculación en Uruguay

El MSP evalúa que aquellos trabajadores que, a pesar de estar habilitados a vacunarse en estos primeros días, no se anoten, puedan ingresar al registro cuando le toque al rango etario al que corresponde

Tiempo de lectura: -'

02 de marzo de 2021 a las 05:02

Uno de los momentos más ansiados de la emergencia sanitaria llegó este lunes por la mañana y fue recibido casi en silencio. Dos filas de unos 40 metros apostadas a un costado del Antel Arena sobre las 8 aguardaban su hora, entre unos pocos murmullos y el bullicio del tráfico por José Pedro Varela. Fue quince minutos más tarde, cuando pasaron las primeras personas, que se soltaron algunas risas nerviosas.

Minutos más, minutos menos, otros 90 vacunatorios en todo el país abrieron a esa hora. El Ministerio de Salud Pública (MSP) organizó una logística en que cada persona permanece como máximo cuatro minutos en el puesto vacunatorio —descontando los 15 o 30 minutos de espera posteriores a la inyección—, a un ritmo de 15 o 16 inoculados por vacunador cada una hora. 

A ese ritmo no tardaron en descomprimirse las extendidas colas del Antel Arena. "Hay un montón de vacunatorios, es rapidísimo y está todo muy bien organizado”, cuenta Daniel Porley, funcionario de la Escuela Nacional de Policía. Sobre las 8:35 es el primero en salir por el acceso este de la sede deportiva, tras reposar 15 minutos bajo vigilancia de que no aparezca ningún síntoma adverso. 

Dos horas más tarde, las filas señalizadas con cintas divisorias están vacías. Quienes llegan, así tengan hora para el mediodía —como es el caso excepcional de una mujer que extiende la muñeca para que le tomen la temperatura—, o les toque dentro de 30 minutos, pasan de inmediato. 

"Los uruguayos podemos y debemos hacerlo mejor", sentenció el ministro Daniel Salinas en rueda de prensa tras reconocer que hay capacidad ociosa. El jerarca explicó que quienes no se vacunen cuando le corresponda a su grupo prioritario, quedarán "rezagados en el pelotón" porque el plan de vacunación continuará. Es que este lunes se habían anotado casi 18 mil personas -al final concurrieron 16.505-, cuando la capacidad operativa es para 30 mil.

El MSP tiene establecido —aunque el curso del proceso pueda obligar a cambiar sobre la marcha— que los trabajadores esenciales que no se inoculen esta semana, tal como están habilitados, podrán hacerlo de vuelta recién cuando les llegue el turno por rango etario, según dijo una fuente de la cartera a El Observador. A modo de ejemplo, si un policía de 45 años no concurre a vacunarse en esta fecha, recién podrá anotarse cuando el gobierno lo habilite para las personas de esa edad. 

De este modo, quienes más deberán esperar son los más jóvenes. En esta primera etapa están habilitados militares, policías, bomberos, docentes de Inicial, Primaria, Secundaria, aduaneros y trabajadores de INAU, todos menores de 60 años. Un grupo que nuclea a unas 150 mil personas

Los siguientes serán los integrantes del personal de salud —preferentemente con dosis de Pfizer, aunque se continuará con la china Sinovac en caso de no concretarse el arribo del producto norteamericano—, luego aquellos con comorbilidades y en vulnerabilidad social —desde adultos en residenciales a privados de libertad—, y por último el resto de la población en franjas etarias.

—¿Embarazada?

—¿Alergias?

—¿Toma anticoagulantes?

—¿Covid en los últimos seis meses?

"No", precisan escuchar las enfermeras del Pereira Rossell a cada una de las preguntas antes de dar la inyección. Como centro de referencia en campañas de vacunación prepandémicas, las funcionarias ya están acostumbradas a la rutina, aunque el refuerzo de personal dispuesto en cada vacunatorio por la cartera sanitaria permite suplantar puestos sin interrumpir el flujo de pacientes.

"¡Wow!", exclama Natalia de los Santos cuando recibe el pinchazo. Como auxiliar de servicio de un colegio, se agendó para vacunarse casi a primera hora del lunes en la Asociación Española, en un vacunatorio montado junto a la Emergencia sobre Rivera y Bulevar Artigas. “Sentís el líquido cuando pasa, pero es ese momento y ta", relata mientras transcurre 15 minutos de espera en sala, con el brazo derecho arremangado y sosteniendo un algodón sobre el punto de inyección. 

Con dos puestos para inocular, la mutualista cuenta con capacidad para inmunizar a 32 personas por hora, explica la nurse Natalia Rodríguez. Afuera esperan los ansiosos que arriban antes de su hora agendada. Al ingresar, leen y firman el consentimiento en un mostrador junto a la entrada. Por mano derecha se trasladan luego a una zona pre-vacunatoria. Cuando les llega el turno, pasan al fondo para recibir la inyección. Acto seguido, deben esperar 15 o 30 minutos quienes presenten alguna alergia o comorbilidad.

"¡Prueba superada!", les canta la enfermera al sonido de una alarma que marca la hora cumplida. La planilla de doce cronómetros mide con precisión milimétrica cada uno de los doce asientos para recién inoculados en sala de espera. Enfermera y pacientes sonríen bajo el tapabocas a cada despedida. En 28 días volverán a verse las caras.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...