Nacional > MANIOBRA

Condenan a tres personas por estafa al Banque Heritage y cargan contra cambios

Son amigos y familiares de la ejecutiva de cuentas que gastó entre US$ 1,8 millones y US$ 2 millones de ahorristas de la institución financiera

Tiempo de lectura: -'

24 de julio de 2019 a las 05:02

Tres personas fueron condenadas este martes por reiterados delitos de receptación en el marco de las investigaciones sobre la estafa perpetrada contra ahorristas extranjeros del Banque Heritage. Los condenados son personas que habían realizado extracciones a pedido de la ejecutiva de cuentas del Banque Heritage condenada por estafa, a quien se la responsabilizó de haberse quedado con entre US$ 1,8 millones y US$ 2 millones entre los años 2003 y 2015 de una decena de clientes de la institución financiera.

Los condenados cumplirán su pena bajo el régimen de libertad vigilada, dos durante un plazo de 24 meses y uno de 20 meses. Son amigos y familiares de la ejecutiva y de su esposo, cuyo rol en la maniobra era  extraer el dinero en la institución financiera para luego trasladarlo a la casa de la mujer o hacia un comercio que la familia tenía en Montevideo.  Según había indicado el fiscal del caso, Enrique Rodríguez, durante la audiencia en la que fue condenada la mujer en octubre de 2018, en otras ocasiones el dinero era depositado provisoriamente en casas de cambio, una actividad ilegal que está expresamente prohibida por el Banco Central.

Los investigadores no encontraron pruebas de que los tres investigados tuvieran información sobre la maniobra, razón por la que se los acusa de receptación y no por estafa. De todas formas, la fiscalía entendió que al menos deberían haber sospechado del origen irregular de las extracciones que se cuentan por miles de dólares.

Por otra parte, a partir de agosto, el fiscal citará a los dueños de casas de cambio, a los que la ejecutiva de cuentas solía recurrir. La investigación apunta a que esas empresas eran utilizadas por la condenada por estafa para enviar dinero a Argentina cuando sus clientes del banco le solicitaban que se hiciera la extracción del efectivo. 

Si bien aquella actividad –a diferencia del hurto del dinero- sí contaba con la autorización de los clientes de la entidad financiera, es una actividad ilegal ligada al tráfico de divisas. Este servicio que brindaba la ejecutiva de cuentas permitía a clientes que tenían dinero en negro hacerse del efectivo evitando los controles de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) de Argentina.

Ese trabajo que durante años había desempeñado la mujer a servicio de sus clientes fue lo que permitió que muchos de ellos tuvieran una confianza intachable en la ejecutiva ahora condenada a dos años y cinco meses de prisión por estafa.

La mujer de 56 años comenzó a trabajar para el Banque Heritage en 1982 y tras 14 años de trabajo fue ascendida en 1996 al cargo de ejecutiva de cuentas. Como encargada de administrar los depósitos de clientes de alto poder adquisitivo, en la mayoría de los casos argentinos, debía ofrecerles la posibilidad de hacer inversiones para lograr rentabilizar sus depósitos, que en ocasiones ascendían a cifras millonarias.

Entre 1996 y 2017 –año en que fue descubierta la maniobra-, cosechó una confianza envidiable con sus clientes. A menudo la invitaban a cenas y a festejos tan íntimos como cumpleaños de 15.

Muchos de ellos pretendían que el trato con el banco fuera lo más discreto posible y por eso no querían tener un servicio de banca por internet ni que les enviaran estados de cuenta. Según admitió la mujer, la razón para esto es que se trataba de dinero no declarado ante el fisco de Argentina.

Si alguno de ellos quería extraer efectivo entonces se lo solicitaban a la mujer, quien directamente sacaba el dinero con un aval firmado por los clientes. Cada movimiento de sus cuentas, ya sea para hacer retiros, transferir a otras cuentas o hacer inversiones pasaba por ella, ya que los depositantes evitaban presentarse en la institución financiera.

A partir de 2003 la mujer comenzó a falsificar avales para hacer transferencias a cuentas o para extraer dinero.  La estafa no fue detectada por el banco sino hasta que un cliente se presentó en la institución financiera reclamando que le entregaran un aval de US$ 1 millón con el que pretendía comprar una maquinaria para su negocio. El problema es que del dinero que tenía en su cuenta no quedaba casi nada.

La investigación interna del banco permitió comprobar que las mismas personas y las mismas sociedades aparecían haciendo extracciones a cuentas de personas que formaban parte de la cartera de clientes que administraba la ahora condenada por una suma que superaba los US$ 20 millones.

Ese dinero no necesariamente fue a parar a las arcas de la  mujer y su marido. Parte de ese dinero había sido transferido a la cuenta de otros clientes como supuesta ganancia por inversiones bien hechas, o para devolver dinero a una cuenta a la que le había extraído importantes sumas, y así continuar sin ser descubierta.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...