Nacional > FRONTERAS CERRADAS

Crónica del reencuentro de uruguayos varados en Argentina

Un marido que esperaba a su esposa que había ido a visitar a sus hijos y una niña de 13 años que viajaba sola estaban entre los pasajeros

Tiempo de lectura: -'

19 de enero de 2021 a las 05:03

Por Nahuel Marichal

A las 20.05 se ve el buque Francisco desde la terminal de Buquebus y la atención de los familiares que aguardaban en el puerto de Montevideo se concentra en el movimiento lento del barco que ingresa a la bahía. Viajaban 383 personas desde Buenos Aires este lunes, en otro de los viajes humanitarios que el gobierno autorizó a realizar a la empresa Buquebus.

Según se informó desde la empresa, a la mañana el mismo barco había llevado a 370 pasajeros, la mayoría argentinos que pretendían también volver a su país.

Veinte minutos antes de la llegada del Francisco, tres efectivos de la Prefectura tomaron posición y se pegaron al amarre, a la espera. Dos horas antes ya se notaban los primeros movimientos que daban cuenta que era el día: taxistas, remiseros, personal de Aduana y de Buquebus volvían a sus tareas habituales como lo hacían cada día, previo a la llegada de la pandemia, en marzo. “Ahora, veinte minutos antes, se preparan y se ponen los trajes”, comentó un trabajador de Buquebus, mientras señalaba a un grupo de 10 funcionarios que aguardaba la hora.

La autorización fue de modo excepcional, para uruguayos y argentinos residentes que habían comprado los pasajes antes del 16 de diciembre, cuando el gobierno decidió cerrar las fronteras como medida para frenar el desarrollo de la pandemia. El 6 de enero decidió extender la medida hasta fin de enero.

“No sé si es peor el virus o los mosquitos”, bromea Walter con otros familiares que tampoco pueden dejar de mover brazos y piernas intentando evitar ser picados. Él es de Lagomar y espera a su esposa, de 55 años, que viajó en diciembre a ver a sus hijos. Dice que le preparó una habitación para que cumpla la cuarentena. Al octavo día podrá hisoparse por segunda vez, o deberá seguir aislada otros siete días hasta llegar a los 14, y seguramente opte por extender el aislamiento debido a que el costo del hisopado es de unos 4.400 pesos y con la situación de pandemia lo ve poco probable, afirmó.

Para viajar los pasajeros debieron realizarse previamente un test de PCR y realizar el check in dos horas antes de la partida, o hacerse el test en Buquebus y llegar cuatro horas antes del embarque.

El ministro de Transporte, Luis Alberto Heber, anunció a principios de enero que uruguayos y argentinos residentes en Uruguay que quedaron varados en Buenos Aires podrían viajar. Buquebus vendió algunos pasajes para enero, pero las frecuencias del mes no habían sido autorizadas por el ministerio y por ese motivo los viajes fueron rechazados. Los pasajeros "no son culpables de la situación" y la empresa "no lo hizo de mala fe", indicó Heber. El gobierno no ha anunciado nuevas frecuencias.

Los parlantes de la terminal que sonaron durante la mañana lo volvieron a hacer a la tarde a la hora 19.20, con un mensaje en el que pedía usar tapabocas y alcohol en gel, recomendaban el frecuente lavado de manos y mantener la distancia de dos metros; 19.25 volvió a escucharse. Y luego se repitió cada diez minutos.

Poco después de las 20.00, desde las ventanas algo empañadas del Francisco se podía ver a los pasajeros que aguardaban con ansias el desembarco. Algunos pasaban por la pasarela de vidrio y ya identificaban a quienes esperaban por ellos y saludaban.

Uno de los cuatro andenes estaba ocupado por un ómnibus de Buquebus que trasladaría a 14 pasajeros hacia Punta del Este. Además, 200 taxis aguardaban allí para trasladar pasajeros, en función de la demanda.

“En temporada hacíamos 120 viajes. Ahora eran viajes hasta dos veces por semana pero cada vez son menos” dice Sergio, quien no paró de sanitizar el taxi de su propiedad, unos 40 minutos antes de la llegada de los viajeros. 

***

Con un ramo de flores en mano y un moño dorado, Luis se acerca a la puerta de embarque. El abrazo con su esposa fue de los más emotivos entre las 40 personas que esperaban a sus familiares. Hace 30 años están casados y junto a Teresa habían cruzado el charco por las fiestas, pero él se volvió antes. Son argentinos y viven en la capital uruguaya. 

Más cerca de la puerta, Nancy tiene el celular en una de sus manos, pronto para filmar el reencuentro; en la otra, el collar de su perro, que también participa. La hija de Nancy tiene 13 años y fue la primera en pisar suelo uruguayo. Se la vio saludar por la ventana de la manga que la dirigía al check-in. Tenía pasaje para el 21 de enero pero la empresa le informó que éste sería este su viaje de regreso porque no habrá otras frecuencias, al menos por este mes. Sus padres viajaron desde la zona rural de Minas para ver a su hija que se había ido hace un mes.

Otros padres que esperaban a su hija habían salido rumbo al puerto cuando ella les confirmó que había dado negativo al test y podría viajar en el barco que llegaría sobre las 20 horas, tal cual sucedió.

La empresa Buquebus anunció a través de Twitter que el 28 de enero se realizará una frecuencia desde Montevideo a Buenos Aires pero sin retorno a Uruguay.
 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...