Cargando...
Álbum mundial

Espectáculos y Cultura > FIGURITAS

¿Cuándo sale el álbum de Catar 2022?: en un año mundialista atípico, Uruguay vuelve a una de sus pasiones

Uruguay habitualmente lidera la tabla mundial de venta de sobres per cápita, aunque suele estar atada al desempeño de la selección

Tiempo de lectura: -'

21 de mayo de 2022 a las 05:01

Es difícil no tenerles cariño a los Mundiales. Sin contar a las personas a las que no les interesa el fútbol, es bravo no ponerse ansioso cada cuatro años, cuando la cuenta regresiva se acerca al final y ese festín del balompié internacional asoma.

Es difícil incluso cuando los últimos torneos han hecho fuerza para generar rechazo. A esta altura, las investigaciones ya han demostrado que la asignación de las sedes de Rusia y Catar estuvo en manos de votantes untadas de rublos y riales –lo más probable es que fueran dólares en cuentas bancarias en paraísos fiscales, pero, bueno, nos entendemos– y el campeonato mundial de este año se va a disputar en un país cuyas leyes laborales para trabajadores inmigrantes fueron más cuestionadas que Óscar Washington Tabárez después de perder 3-0 con Bolivia en noviembre de 2021, con miles de obreros muertos en la construcción de los estadios, y con leyes que afectan a mujeres y a la población Lgbti que hacen ruido al mundo occidental.

A pesar de todo eso, es difícil no tener ganas de que la pelota empiece a rodar. Y el mundial, habitualmente, se anticipa con la compra del álbum oficial de figuritas, pieza que desde la edición de 1970 está a cargo de la editorial italiana Panini.

La empresa fundada por cuatro hermanos en la ciudad de Módena en 1961 tiene desde hace poco más de medio siglo la concesión de la FIFA para elaborar esta colección, que se ha convertido en un clásico de cada experiencia mundialista, y que en Uruguay tiene una tracción importante.

En circunstancias normales, a esta altura del año miles de uruguayos ya estarían rompiendo sobres, tachando números y depositando delicadamente (o no tanto) los stickers sobre los recuadros de cada página, ya que el álbum suele lanzarse a fines de marzo, casi tres meses antes del inicio del evento. Sin embargo, con el desplazamiento del torneo de sus fechas habituales entre junio y julio a noviembre y diciembre, para evitar así el feroz verano catarí, el calendario se corrió. Eso vuelve atípica la colección de Catar 2022 , ya que ni siquiera se han definido todos los equipos clasificados, con tres cupos que se resolverán en los repechajes intercontinentales a los que la selección uruguaya supo ser abonada y que se jugarán el próximo junio.

Nicolás Lerner, gerente comercial de Panini Uruguay, reveló que el álbum del mundial llegará entre fines de agosto y la primera semana de setiembre. Las figuritas que se comercializan en Uruguay llegan de Brasil, y la logística de distribución hace que no se pueda dar una fecha exacta, pero estará comprendida en ese lapso.

Lerner explicó que “la mayor parte de las compras de figuritas se hace antes de que empiece el evento”. De hecho, la empresa tiene como uno de sus lemas “el mundial empieza con Panini”, ya que la salida del álbum hace que entre en la agenda y en el imaginario colectivo. Se genera así un ambiente previo, un clima mundialista que en esta edición tuvo la particularidad de que fue disparado por el propio público, ansioso por conocer la fecha de salida del álbum y acostumbrado a tenerlo en sus manos a esta altura del año.

Después, durante el campeonato en sí, todo depende de cómo le vaya a la celeste. La presencia de la selección es clave para el interés por el álbum ya desde antes. Cuando Uruguay selló su pasaje a Catar el pasado 24 de marzo, en las oficinas uruguayas de Panini se festejó tanto como en el Estadio Centenario, porque tener a la selección entre los clasificados impulsa radicalmente las ventas.

La clasificación también motivó el inicio de una avalancha de consultas por el álbum mundialista, lo que refleja la conexión entre clasificación y demanda.

El efecto Tabárez

Algún día la academia resolverá si fue causa o consecuencia, pero el desempeño de la selección uruguaya en la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010 generó un cambio masivo en ciertas actitudes y comportamientos a nivel social, un fenómeno que una publicidad bautizó como “nuevo uruguayo”, y que se comprobó en estudios sociológicos que efectivamente se había producido.

El nuevo uruguayo, entonces, es muy de coleccionar figuritas. La reconciliación con la selección uruguaya a nivel popular que se disparó con ese torneo –en el que la celeste terminó en el cuarto puesto, su mejor resultado desde 1970– “marcó un quiebre a nivel de ventas”, señaló Lerner. “A partir de ahí creció mucho el fanatismo por completar los álbumes. Ya en ese momento nos pasaron cosas como que venían las madres de los jugadores de la selección a comprar las figuritas de sus hijos, o que maestras buscaban el álbum para usarlo en clase como disparador para ver temas de historia o geografía. Porque el álbum tiene mucho de juego y también de aprendizaje, se puede usar para aprender lectura o números, o incluso para mejorar la motricidad”.

El relativamente buen desempeño de la celeste en los torneos subsiguientes ha mantenido el interés por los álbumes de figuritas, y en Panini esperan que se mantenga para al Mundial de este año. Incluso, apuntó Lerner, los próximos amistosos que la selección jugará como preparación para el campeonato también servirán para incrementar el interés por el álbum, que siempre está acompañado por el debate de qué jugadores serán los elegidos por Panini y qué tan certera será esa selección paralela a la del entrenador.

Sobre cómo se arma esa lista de futbolistas retratados para el álbum (ver recuadro), el gerente de Panini Uruguay explicó que el diseño y la elección recaen sobre la casa matriz italiana. “Ellos están en contacto permanente con todas las federaciones que juegan el mundial. Hablan con la AUF y arman la lista según la información que les transmiten desde acá. Ellos nos pasan la lista y nosotros podemos dar nuestra opinión, pero no influimos en la selección final”, dijo.

El país de las figuritas

Más allá del buen vínculo con la selección que ha regido los últimos 12 años (y que se ha renovado con los resultados obtenidos desde la asunción de Diego Alonso como entrenador a fines de 2020), Lerner explica que Uruguay tiene de por si un vínculo prolífico y firme con los álbumes de figuritas, en particular los mundialistas.

“Se conjugan dos pasiones uruguayas: el fútbol, que está presente de forma muy fuerte a nivel social, y el coleccionismo, que está en nuestro ADN. Buena parte de los uruguayos juntamos algo: monedas, camisetas de fútbol, lo que sea”, consideró.  

Al margen de que sea parte de la idiosincrasia nacional, Lerner agrega que en Uruguay, y sobre todo a partir de 2010, se produjo un cambio demográfico entre quienes buscan figuritas. Una expansión de los grupos de niños y adolescentes en los que tradicionalmente se puede pensar. “En Uruguay juntan personas de todas las edades, y en estos últimos años también se han sumado muchas niñas y mujeres. Por ejemplo, abuelas que venían y compraban 20 sobres para su nieto, y otros 20 para ella”.

Los adultos suelen coleccionar de forma individual, mientras que los niños son los protagonistas de un coleccionismo colectivo en el que interviene el resto de su familia. “El álbum motiva la generación de relaciones, el tío con el sobrino, el abuelo con el nieto, el padre con el hijo. Sirven de excusa para acercar o para afianzar relaciones, porque hay un interés en común. Hay un álbum de la casa que se comparte, toda la familia aporta, es un proyecto conjunto”, consideró Lerner.

De los últimos mundiales, el de 2014 fue el pico de fervor por los álbumes. Ese año se batió el récord histórico uruguayo de venta de sobres, y el país se ubicó en la cima mundial de venta de sobres pér cápita. Según Lerner, Uruguay no baja del top 3 mundial en la lista de sobres vendidos en proporción con su población en cada Copa del Mundo.

Para hacerse una idea del subidón coleccionista que se da con cada edición del Mundial (y en menor medida, con la Copa América), mientras que lo habitual es que las figuritas de Panini se vendan en 5.000 puntos, para el torneo esa cifra puede cuadruplicarse, con un rango de entre 15 mil y 20 mil puestos de venta en total, con comercios que solo venden figuritas específicamente en ese momento, o los puestos informales que aparecen en avenidas y parques de todo el país.

Otro dato ilustrativo: mientras que para un álbum promedio que no esté vinculado al fútbol las cifras de sobres vendidos se cuentan en miles, para los mundiales se venden millones.

De todas formas, Lerner explicó que de cara a esta nueva edición de la Copa del Mundo hay algo de incertidumbre al respecto de lo que pueda pasar. El optimismo que generó la selección de Alonso se cruza con una situación económica delicada, con un momento complicado del mercado que no logró volver aún a su situación prepandemia, por lo que hay una cautela que se pisa con el optimismo deportivo. La pelota dirá lo que pasará, pero lo cierto es que los coleccionistas ya cuentan los días y se frotan las manos.

Los mundialistas de Panini

Las lesiones, las decisiones técnicas, los rendimientos. Razones por las que un futbolista puede perderse un mundial hay muchas, pero algunos terminaron ocupando igualmente uno de los lugares en los álbumes de figuritas aunque no hayan integrado los planteles que disputaron los torneos.
Mirando la historia de la selección uruguaya en los álbumes de Panini, el primer “error” ya está en la edición de 1970, la primera a cargo de la firma italiana. Allí figura Sergio Silva, delantero de Cerro que jugó tres partidos en las Eliminatorias pero finalmente no fue incluido en el plantel del entrenador Juan Hohberg que alcanzó las semifinales. En ese mismo álbum hay varios errores ortográficos en los nombres de los futbolistas, y hasta algún “bautismo”, como el de Ruben Bareño, que según Panini era Raúl.
En el álbum de Alemania Federal 1974, aparecen Walter “Indio” Olivera, Mario Zoryez (Soryez, en el álbum) y Atilio Ancheta, quienes no jugaron el torneo, pero si las Eliminatorias.
Uruguay recién volvió a los mundiales en 1986, en México, y para conmemorar, Panini acertó los 16 jugadores que llegaron a sus páginas, en las que Uruguay nunca padeció la ignominia de recibir una sola página, siempre ocupando un pliego completo.
En Italia 90 hubo otro pleno de aciertos, pero no hubo suerte en Corea/Japón 2002, donde Washington Tais, Guillermo Giacomazzi, Andrés “Pollo” Olivera –que en el álbum tiene los datos de Nicolás Olivera– y Javier Ernesto Chevantón estuvieron en la consideración de Panini, pero no en la de Víctor Haroldo Púa.
La edición de 2010 fue la primera que tuvo una “expansión”, una tirada de figuritas lanzada luego de que las federaciones anunciaran las listas oficiales, que pueden ser usadas para reemplazar en el álbum a los jugadores que no integraron los planteles. En esa oportunidad, los uruguayos podrían haber utilizado a las de Andrés Scotti e Ignacio González que se publicaron en esa actualización para reemplazar a los “equivocados” Bruno Silva y Cristian “Cebolla” Rodríguez, que se perdió el torneo por contar con una suspensión de dos partidos.
Si bien bajo el mando de Óscar Tabárez la selección se caracterizó por tener un elenco relativamente estable de jugadores, lo que seguramente facilitó la tarea del equipo de Panini, en el álbum de Rusia 2018 hubo cinco jugadores que finalmente no viajaron al torneo: Mathías Corujo, Egidio Arévalo Ríos, Álvaro González, Nicolás Lodeiro y Diego Rolan.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...